martes, 28 de octubre de 2014

¿QUÉ HORA ES?


¿QUÉ HORA ES?

Una vez vi un bonito reloj y me aproximé para verlo más de cerca. Debajo del reloj, había una pregunta curiosa que decía ¿Qué hora es?

Estas tres palabras unidas forman una gran pregunta para nuestras vidas. Luego de leer esta pregunta, vinieron a mi mente muchas respuestas para cada persona, como por ejemplo:

Es Hora de Perdonar, es la respuesta de las personas que a lo largo de los años han vivido odiando a alguien.

Es Hora de Arrepentirse puede ser la respuesta de los pecadores

Es Hora de Olvidar, responderá alguien que vive de recuerdos, pensando en el pasado, amarrado al pasado, atrapado en el pasado.

Es Hora de Dar, tendría que responder una persona que ha sido mezquina, que ha sido egoísta y se ha olvidado del prójimo

Es hora de ser Humilde, seria la respuesta de las personas orgullosas

Es hora de estar alegres, por la esperanza que tenemos (Romanos 12,12) seria la respuestas de miles que viven tristes y sin esperanza.

Es hora de buscar la Paz, Es hora de buscar la Armonía, tendrían que responder los que viven en guerra, buscando la violencia.

Es hora de ser Valientes y Trabajadores, tendrían que responder los perezosos y flojos.

Es hora de seguir el Camino La Verdad y La vida, dirían los que están perdidos

Es hora de seguir al Buen Pastor, dirían las ovejas descarriadas

Es hora de buscar la Luz, exclamarían los que viven en la oscuridad

Es hora de Ayunar, Es hora de la Penitencia, Es hora de la Limosna, dirían los feligreses en Cuaresma.

Es hora de Buscar a Dios, dirán también muchos

Para la pregunta "¿Qué hora es?" existen muchas y diversas respuestas. Hay diferentes maneras de contestar, pero de manera particular la respuesta que yo daría, mi respuesta preferida, la que mas me emociona es:

ES HORA de: "AMAR A DIOS con todo nuestro CORAZÓN, con toda nuestra ALMA, y con toda nuestra MENTE y con todas nuestras FUERZAS (Mc 12,29)"

Por gracia de Dios, nosotros tenemos aún un Reloj, el reloj de nuestra vida. Aún nos queda el tiempo necesario para responder adecuadamente a la pregunta: ¿Qué hora es? 

Responde con tu vida a esta pregunta, con tus acciones; responde con buenas obras.

Un consejo: Durante el resto de tu vida, prepara la repuesta que salvará tu vida.

Si aprovechas el reloj de la vida y aprendes a responder a esta pregunta, cuando mueras y te encuentres ante el tribunal de Cristo, a ti te corresponderá hacer esta pregunta. Sí, en efecto, probablemente cuando llegues asombrado por el cambio de estado, preguntaras: ¿Qué hora es Señor? 

Y si en la vida terrenal aprendiste a responder a esta pregunta, Jesucristo seguro te responderá:

Es hora de la ETERNIDAD, Es hora de la VIDA ETERNA. 

¿HAY CRISTIANISMO SIN CONTRASTES?


Autor: P. Fernando Pascual LC | Fuente: Catholic.net
¿Hay cristianismo sin contrastes?
No existe cristianismo sin contrastes porque No existe cristianismo sin cruz, sin sacrificio, sin verdades que penetran más que una espada.
 
¿Hay cristianismo sin contrastes?

Nunca ha sido fácil predicar el Evangelio. No lo fue para el mismo Cristo. No lo fue para los primeros cristianos. No lo fue para tantos y tantos anunciadores del pasado. No lo es tampoco en nuestro tiempo.

Existe, sin embargo, el peligro de una predicación apagada, tranquila, hecha más para tranquilizar a los oyentes que para ayudar a un encuentro auténtico con Jesucristo.

Ese peligro se produce cuando permitimos que la mentalidad del mundo nos domine. Entonces dejamos de sentir el fuego del Evangelio en nuestras almas y nos preocupamos en evitar críticas o reacciones negativas, en no incomodar a los oyentes.

Así, resulta fácil encontrar homilías donde no se habla del pecado. O constatar que hay sacerdotes y laicos que tienen miedo a denunciar la injusticia terrible que se comete en cada aborto. O leer textos de grupos más o menos competentes en catequesis que han eliminado conceptos como los de infierno, culpa, avaricia, tibieza, lujuria y parecidos.

Hay quienes piensan que de este modo atraerán a la gente a la Iglesia católica. Pero, ¿atrae la sal cuando se vuelve sosa? ¿Estimula una luz que no alumbra? ¿Es seguidor de Cristo quien deja de lado por completo la idea de la cruz y la necesidad de abnegarse cada día, quien olvida los deberes de caridad hacia los pobres, los enfermos, los más necesitados?

Un cristianismo descafeinado, anonido, tibio, no es cristianismo. Será, quizá, un espejismo más o menos engañoso, pero no la fe en todo lo que realizó y predicó el Hijo de Dios que vino al mundo para rescatar al hombre del pecado.

No existe cristianismo sin contrastes porque no existe cristianismo sin cruz, sin sacrificio, sin verdades que penetran más que una espada de doble filo (cf. Hb 4,12).

Sólo a través del mensaje auténtico, genuino, puro, que viene de Cristo, el cristianismo llega a ser lo que quiso su Fundador: el encuentro con el Camino que lleva a la Verdad y a la Vida, que nos saca de nosotros mismos para invitarnos a acoger el Amor y a amar a Dios y a los hermanos.

GOOGLE Y EL DERECHO AL OLVIDO


Google y el derecho al olvido
Debate

¿Podremos cancelar nuestra vida de internet o quedará en la red para siempre?



Por: Fabrizio Piciarelli | Fuente: familyandmedia.eu/es - A&A




Nueva etapa del comité consultor de Google para el derecho al olvido, en Roma. Lo ha seguido en exclusiva para vosotros Familyandmedia. Madrid, Roma, París, Varsovia, Londres y Bruselas. Estas son las ciudades del tour europeo del Comité Consultivo instituido recientemente por Google para afrontar el delicado tema del derecho al olvido. "Estamos aquí para escuchar", ha comenzado Eric Schmidt, presidente del Consejo de Administración de Google y moderador de la jornada de trabajo abierta el pasado 10 de septiembre en Roma y que Familyandmedia ha cubierto en exclusiva para sus lectores.
Pero demos un pequeño paso hacia atrás. El pasado 13 de mayo, la Corte Europea de Justicia, tras un recurso de un ciudadano español, estableció que los motores de búsqueda -y por tanto en primer lugar Google, ya que en Europa el 90% de las búsquedas en Internet pasa por aquí- son responsables del trato de los datos personales que aparecen en la web, por tanto no son solo "recolectores neutros".
Con esa sentencia, se abre la posibilidad de pedir la eliminación de los resultados del motor de búsqueda de cualquier tipo de información de crónica o de vida privada, documentada con textos o imágenes, si se considera que aquella noticia supone un daño para la persona. Es el llamado derecho al olvido. Para Google & company se trata de una nueva y delicada inconveniencia, válida -atención- solo para Europa y no para el resto del mundo; ya que la sentencia se ha pronunciado por la Corte de Justicia de la UE y no ha tenido, por el momento, un respaldo de otros tribunales internacionales.
Vista la cuestión espinosa y la falta de una legislación en materia a la que hacer referencia, Google para no tropezar en la oscuridad de la incertidumbre, ha decidido poner en pie un Consejo Asesor, una comisión encargada de estudiar una solución. Además del CEO de Google, Eric Schmidt, y a su mano derecha para las cuestiones legales, David Drummond, forman parte también muchos expertos de fama internacional, entre los cuales recordamos, solo por dar algunos nombres, el fundador de Wikipedia Jimmy Wales; Frank La Rue, invitado especial de las Naciones Unidas para la tutela del derecho a la libertad de opinón y Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, ex ministro de justicia alemán. A estos se añaden periodistas de fama internacional y profesores universitarios reconocidos.
La cuestión para resolver no es sencilla y plantea toda una serie de interrogantes: ¿Es mejor proteger el derecho a la tutela de la persona sobre sus datos personales o el derecho a la información?, ¿la libertad personal o la de prensa y expresión? No parece simple conciliar derechos fundamentales del hombre aparentemente en contraste. Y, pasando después a interrogantes más prácticos, ¿a quién le corresponde la decisión de eliminar una posible indexación en motores de búsqueda relacionados con un evento o una persona: al mismo motor de búsqueda, a un juez, a una "autoridad" especial o agencia?, ¿en base a qué criterios?
El primer paso de Google, además del de instituir esta Comisión especial para encontrar una solución definitiva en el tiempo, ha sido la de activar un módulo on line para poder abordar la previsile petición -por parte de los usuarios europeos- de eliminar los links de la indexación del motor de búsqueda. Y de hecho, en las primeras semana han llegado más de 100 mil instancias de todo tipo. Y el número está destinado a crecer. Google ha eliminado más o menos la mitad, aplicando como parámetro una valoración genérica basada en el interés público de la noticia o de las informaciones contenidas en el link indicado por los usuarios.
Más allá de la mesa redonda, y de todas las consideraciones particulares y opiniones de los expertos que en ella han intervenido, conviene reconocer que Google se ha movido deprisa y está demostrando una transparencia comunicativa y una voluntad determinada y precisa de encontrar una solución. Se ha puesto en discusión, no se ha cerrado en sí misma, escondiéndose detrás de silencios fáciles bajo la premisa de tener razón o perdiéndose en polémicas y acusaciones estériles. No ha gritado, apelando el "derecho sagrado" de la libertad de expresión, sino que ha hecho una serie de mesas redondas e iniciativas para el debate público para encontrar -no solo al interno de la empresa sino también fuera- una solución que encuentre el mayor consenso social.
En el debate en cuestión, realizado en Roma, se han visto de nuevo dos actitudes culturales de fondo que inspiran las dos líneas de respuesta legales, aún en trámite, a ambos lados del Atlántico: uno que garantiza más los derechos de la persona -y es también más paternalista, el europeo- y otro más liberal, más amigo de la libertad de expresión... y de comercio. Hemos dado cuenta de ello en un artículo precedente.
Un último hecho hay que tener en cuenta para comprender el cuadro. Antes de finales de noviembre, l'Article 29 Working Party (el organismo que recoge los Garantes europeos) debería publicar las líneas guías que las Autoridades nacionales serán llamadas a seguir para gestionar los recursos sobre el derecho al olvido.
Cierto, con este "tour europeo" Google mueve ficha con inteligencia y viendo a largo plazo. De este forma, además de encontrar una solución compartida y de disminuir al mínimo y sin grandes esfuerzos los costes y contrastes con la opinión pública, stakeholders, inversores, clientes, medios de comunicación y la sociedad en general, se garantiza un escudo formidable ante futuros ataques -por parte de los tribunales u otros actores- comprometiendo a todos desde el principio en una subdivisión de responsabilidad, que al mismo tiempo atenúa las culpas y hace pequeños los deméritos de la multinacional americana. Y también es verdad que el problema no lo podían enfrentar solos, pues sus implicaciones políticas, culturales, sociales y éticas necesitan de un acuerdo, o por lo menos una mediación entre todos los actores en juego. El recorrido aún es largo y complicado, y exige el compromiso de todos para evitar que la web sea un “Far West” digital.

CUIDADO: ESTOS SON LOS MOTIVOS QUE LLEVAN A LOS JÓVENES A INGRESAR A UNA SECTA


Cuidado: Estos son los motivos que llevan a 
los jóvenes a ingresar a una secta




MADRID, 28 Oct. 14 / 06:09 am (ACI/EWTN Noticias).- ¿Cuáles son las razones por las que un joven, un adolescente decide ingresar a una secta? ¿Qué lleva a un muchacho a participar de este tipo de grupos que no contribuyen a su desarrollo?

La licenciada Salomé Benoit ha publicado un nuevo libro titulado “Jóvenes sectarios, la acción de las sectas en niños y adolescentes”, en el que hace una investigación sobre este flagelo que puede llegar a dominar por completo la voluntad del individuo.

En una secta “el peligro principal es el líder. El líder es una persona con una psicología psiquiátrica muy compleja, con una gran capacidad de persuasión coercitiva hacia los adeptos”, señaló la autora a ACI Prensa.

Dentro de las razones por las que los menores se ven envueltos en estas situaciones se encuentra la carencia afectiva en la familia, lo que los hace vulnerables.

“El problema básico es que este individuo, este adolescente vulnerable y con una formación o una estructura que no es muy sólida, es absolutamente manipulable… El líder toma la voluntad de este adolescente y hace lo que él quiere”, añadió la licenciada Salomé Benoit.

El joven que es rescatado “viene con otra estructura familiar. Se le han borrado los recuerdos, se le han borrado las costumbres que la familia intentó brindarle cuando era un niño. Con lo cual hay que realizar casi una desprogramación y volver a rehabitualizar a este adolescente en nuevas costumbres, en las costumbres que él adquirió de niño”.

Asimismo señala tener mucho cuidado en la etapa de la pubertad porque “si este niño en la adolescencia tiene un modelo de líder psicópata y con una estructura psíquica absolutamente patológica, va a tomar ese modelo”.

Por ello sostiene que la única prevención a todo esto es la familia con buenos valores y que esté en constante observación de los hijos.

“La única prevención que existe en cualquier situación disfuncional de un individuo es la familia… la integración a una mesa familiar, el diálogo, la comunicación y el afecto obviamente es lo único que previene a un individuo a ingresar a un movimiento. De hecho como ingresar a la droga también  o como ingresar a algún tipo de adicción”.

Finalmente la autora invitó a leer este nuevo libro que busca ayuda a la gente que tiene algún contexto parecido de dependencia o que conoce de un familiar o un amigo que está en este problema porque “los va a alentar y a mostrar un posible camino para salir de la situación que están viviendo”.

“Muchas familias cuando tienen estas situaciones dentro de su ámbito familiar se asustan y dicen: “bueno es grande, que haga su vida”. Eso es lo que no hay que hacer por más que sea grande o lo consideren grande”.

“Hay que entender las cartas que este chico cada tanto puede mandar desde la secta. Hay pautas muy claras y bueno este libro pretende ayudar a descubrir esas pautas… Nunca es tarde”, concluyó Salomé Benoit.

La licenciada en trabajo social, Salomé Benoit, es de Buenos Aires. Tiene especializaciones en adolescencia y en trabajo social forense por la Universidad de la Policía Federal Argentina y la Academia de Medicina Legal de la Nación. Actualmente, entre otras cosas, se desempeña como docente y dicta talleres de relaciones humanas y sociales en diversas empresas.

Si desea ponerse en contacto con la autora y hacer consultas, puede escribirle a: salomebenoit2013@gmail.com

domingo, 26 de octubre de 2014

AMARÁS A DIOS CON TODO TU CORAZÓN


Amarás a Dios con todo tu corazón
Mateo 22, 34-40. Tiempo Ordinario. Pero el amor hay que demostrarlo más con nuestros comportamientos que con buenos deseos.


Por: P. Sergio Cordova LC | Fuente: Catholic.net



Del santo Evangelio según san Mateo 22, 34-40

Mas los fariseos, al enterarse de que había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo, y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?» Él le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas».

Oración introductoria

Jesús, lo más importante en mi vida debe ser el amor, a Ti y a los demás. Por ello, tener un diálogo de amor personal contigo es mi gran anhelo. Aumenta mi fe, mi esperanza y mi caridad para ser perseverante en la oración.

Petición

Cristo, Rey nuestro, quiero amarte con todo micorazón y todas mis fuerzas.

Meditación del Papa Francisco

Leyendo las Escrituras queda por demás claro que la propuesta del Evangelio no es sólo la de una relación personal con Dios. Nuestra respuesta de amor tampoco debería entenderse como una mera suma de pequeños gestos personales dirigidos a algunos individuos necesitados, lo cual podría constituir una "caridad a la carta", una serie de acciones tendentes sólo a tranquilizar la propia conciencia. La propuesta es el Reino de Dios; se trata de amar a Dios que reina en el mundo. En la medida en que Él logre reinar entre nosotros, la vida social será ámbito de fraternidad, de justicia, de paz, de dignidad para todos. Entonces, tanto el anuncio como la experiencia cristiana tienden a provocar consecuencias sociales. (S.S. Francisco, Exhortación apostólica Evangelii gaudium, n. 180) 

Reflexión
Recuerdo que hace unos años me encontré con un señor en el tren, mientras viajaba de Roma a Florencia. Comenzamos a conversar y, en un momento dado, me dice este buen hombre: –"Padre, yo soy muy católico, igual que toda mi familia. Desde pequeño he sido siempre muy creyente". Como me lo decía tan convencido, ponderándomelo tanto, yo me permití preguntarle si iba a misa los domingos y si rezaba todos los días al menos una breve oración. ¡Y cuál no fue mi sorpresa al escucharle decir: –" Padre –me respondió muy serio– soy católico, pero no fanático". Me sorprendí tanto que no supe si echarme a reír o a llorar... Me parecía casi increíble lo que oía.

Creo que hoy muchos cristianos –o que se dicen cristianos– cometen el grandísimo error de disociar su fe y su comportamiento: afirman creer y amar a Dios, pero luego no hacen nada para probar su fe y su amor a Él. Como el caso de la chica que te conté la semana pasada. ¿Te acuerdas?

En el evangelio de hoy vemos a uno de los fariseos que se acerca a nuestro Señor para preguntarle cuál es el primer mandamiento; y Jesucristo le responde sin vacilar: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas". Ésta era la fórmula más sagrada y solemne para un israelita y constituía como el "corazón" de toda la Ley. La llamaban el "shemá" y todo judío piadoso lo conocía de memoria. Al igual que nosotros, los cristianos, aprendimos de memoria desde niños el primer mandamiento de la ley de Dios.

Hemos oído miles de veces y tenemos archisabido que "el primer mandamiento es amar a Dios sobre todas las cosas”, y pensamos que de verdad lo amamos, aunque nuestras obras desdigan lo que afirman nuestras palabras. Pero el amor hay que demostrarlo más con nuestros comportamientos que con buenos deseos o sentimientos. "Obras son amores –reza el refrán popular–, que no buenas razones".

¿Qué pensaríamos nosotros de cualquier persona –podrías ser también tú mismo-- que dijera amar mucho a sus padres o a sus abuelos, pero que nunca fuera a visitarlos a su casa dizque porque "no tiene tiempo", porque viven muy lejos, o simplemente porque "no le nace"? ¿Verdad que eso nunca sucede en la vida real? Sería inconcebible, pues el amor nos lleva a estar cerca de los seres a quienes amamos. Y entonces, ¿por qué con Dios nos comportamos de esa manera? Decimos que lo amamos, pero no estamos dispuestos a visitarlo ni siquiera media horita cada semana. ¿Cada semana? ¡Ojalá fuera al menos cada semana! Y en ocasiones ni nos acordamos de Él a lo largo del día, al menos que "nos urja" pedirle algún favor. Es que somos a veces demasiado interesados...

A este primer mandamiento, nuestro Señor añade otro: "Amar al prójimo como a uno mismo". Es el mandamiento de la caridad, que es igual de importante que el primero. Es más, "quien dice amar a Dios a quien no ve, pero no ama a su hermano a quien ve, es un mentiroso", nos dice san Juan. Y el mismo Cristo afirma que "de estos dos mandamientos penden toda la Ley y los profetas". O sea que aquí se halla resumida toda la revelación bíblica. Éste fue el "mandamiento nuevo" que Él vino a traernos; éste es el núcleo del Evangelio y la esencia del cristianismo. Quien no vive el mandato de la caridad, simplemente no puede llamarse cristiano.

Pero, bueno, para hablar con calma de esto necesitaríamos de mucho más tiempo. Espero poder tratarlo en otra ocasión. Basta con que nos quedemos ahora con lo primero. Si vamos a visitar a nuestro Señor al menos cada semana en la Misa dominical y nos acordamos de conversar con Él algún ratito durante el día, creo que Él se sentirá feliz porque le mostramos nuestro amor filial con obras. Pero, además, nuestra vida cristiana mejorará de una manera muy notable. Entonces amaremos de verdad a Dios con nuestro comportamiento y no sólo con buenos sentimientos o palabras bonitas.

SER PADRES ES MÁS QUE SER HIJOS, MANUAL DE RECETAS


Educar es: "Ser padres es más que ser hijos: Manual de recetas"
Autor: Josemanuel Tarrío Ocaña



1. - Somos iguales pero, al mismo tiempo, somos distintos.

2. - Ser distintos no significa ser superior o inferior. Las diferencias personales hacen que la vida sea atrayente y divertida.

3. - Un mundo clónico sería un aburrimiento.

4. - Ser padre implica un rol distinto a ser hijo.

5. - Esta diferencia es un valor positivo, no algo negativo.

6. - Querer hacerte igual que tu hijo te despoja de lo que tu hijo necesita realmente que le aportes: esa diferencia que hace que seas su padre.

7. - Los amigos se eligen. Tu hijo no te ha elegido a ti como padre. Esta es la grandeza de la diferencia. Reflexiónalo.

8. - El desarrollo psicológico de un niño necesita de la figura clara de un padre y de una madre.

9. - La paternidad es un derecho de los hijos. No al revés. Un niño y detrás un padre y una madre.

10. - Revisa las modas de opinión. Lo que esté de moda, por el hecho de estarlo, no implica que ese algo sea bueno. El binomio amistad-paternidad está de moda.

11. - Si te haces igual que tu hijo, ¿qué le aportas? ¿Lo mismo que sus amigos?

12.- La familia no es una pandilla.

13. - Paternidad implica autoridad. No te asuste esta palabra. Aprende a aplicarla. La autoridad es un seguro de vida para los hijos.

14. - Haz planes de diversión familiares. Pero no hagas un botellón familiar.

15. - No te empeñes en que tu hijo te cuente todo. Como padre, no necesitas conocer todas los detalles. 

16. - Una cosa es ponerte al nivel de tus hijos para comprenderlos mejor y otra muy distinta es dar por bueno lo malo.

17. - Mal asunto es necesitar de un traductor para hablar con tus hijos porque habléis lenguajes distintos. Igual de malo es que uses el mismo lenguaje que sus amigos. No te engañes. Si esto ocurre, tu hijo preferirá hablar con sus amigos. Ten equilibrio.

18. - Sé padre, sé madre, sé profesor. Es lo que espera un pequeño y un mayor. Cuando encuentra colegueo termina defraudándose

LA RELIGIÓN EN LA ESCUELA


La religión en la escuela
El artículo comenta acerca de los efectos que tiene el quitar la religión de la educación escolar, dando efect


Por: Amando de Miguel | Fuente: conoZe.com


Llevo muchos años de experiencia docente en la Universidad. Cada vez me resulta más difícil que los alumnos entiendan las alusiones a ideas que proceden de la Biblia o de la tradición cristiana. Por ejemplo, tengo que explicar el hecho social de la envidia. Resulta imprescindible la referencia a Caín y Abel, pero esos dos personajes son perfectamente desconocidos para mis alumnos y cada vez más. ¿Cómo van a entender la magistral novela de Unamuno sobre Caín? (Abel Sánchez). Si aludo a la «ética del trabajo», es inútil hablar de la revolución que supuso la vida monástica medieval o la influencia de Calvino. La conclusión es tan evidente como desmayada. Las últimas promociones de alumnos no tienen una idea clara de la Religión como hecho cultural. Ante esa circunstancia, resulta tan vergonzosa como necesaria la reciente propuesta de volver a introducir la Religión en el plan de estudios de la enseñanza obligatoria. Aciaga decisión fue en su día sustituirla por ratos de ocio escolar. En la televisión entrevistaban el otro día a un mozalbete sobre esta cuestión de la nueva asignatura. El zangolotino sostenía que «ahora, con la clase de Religión, ya no vamos a tener tiempo para relajarnos». Espero que al chico no le dé por estudiar Sociología.



Una consecuencia más grave de la ausencia que señalo es que nuestros funcionarios internacionales argumentan que la Constitución europea debe basarse en la «laicidad». Es decir, que ese documento alude a los orígenes culturales de Europa —Grecia, Roma y la Ilustración — saltándose bonitamente el Cristianismo. Qué disparate. No pensarán que yo vaya a votar un texto tan nesciente. En todo caso, la «laicidad» de la cultura europea es una derivación más del Cristianismo. La teoría de «las dos espadas» del papa Gelasio es un portento de civilización que solo el cristianismo supo avanzar. Ni las religiones orientales ni el Islam llegaron a esa estupenda dicotomía entre el poder espiritual y el político.



Otra profunda peculiaridad del Cristianismo es el principio de que uno se salva si contribuye a la salvación de otros. Gracias a ese espíritu la cultura europea ha gozado de ese formidable ímpetu descubridor, transformador, que no tuvieron otras civilizaciones o imperios. Pues bien, lo dicho son solo ejemplos mínimos de lo que habría que estudiar en la asignatura de Religión, necesariamente obligatoria. Por lo menos nos serviría para que los futuros funcionarios (nacionales o internacionales) no fueran tan analfabetos.



Asunto menor es que la Religión sea una asignatura apologética o simplemente histórica. Lo lógico es que se explique desde el punto de vista católico, pues budistas aquí no hay muchos. Pero en el mundo en que estamos ya no se piensa en intolerancias o exclusivismos. Cabe sólo un resto de intolerancia, la de quienes se oponen a que los chicos estudien Religión en nombre de la santa «laicidad». Más bien tontería progresista me parece a mí.

viernes, 24 de octubre de 2014

DIOS NO PATROCINA FRACASOS



DIOS NO PATROCINA FRACASOS

¿Sabes que se necesita para ser mamá? Bueno podrías
darme argumentos como: para ser mamá primero se necesita ser
responsable, tener madurez física como intelectual, planificar
bien....etc.
Pero la verdad básicamente lo que se necesita para ser mamá
es un "papá".
¿Cierto?

Bien ahora que ya sabemos lo que se necesita para
ser mamá dime, ¿Cómo se hace un bebé?.

Bueno para nadie es un secreto que para engendrar un
bebé ambos padres aportan células importantes. ¿Cuáles
son?, Correcto.
La madre aporta algo que se llama óvulo y el papá aporta algo
que se llama esperma en el cual viajan los espermatozoides.

Ahora bien, luego de esta introducción.....dime ahora....
¿cuántos Espermatozoides compiten para llegar al óvulo de la madre?
....uno, dos, diez,.....¿cuántos?,
¡correcto!....millones, tras millones, tras millones.

¿Hasta aquí estamos de acuerdo?, correcto, ahora dime...
de esos millones que compiten, ¿cuantos fecundan el óvulo?, medio
millón, diez, doce, cinco?...dime...¿Cuántos?, permíteme
recordártelo
UNO....el más capaz el más rápido, el más fuerte, el que le
ganó a esos millones.

¿Sabes?. En esa carrera no hay premio para el segundo lugar...
es decir de millones sólo uno alcanza el premio de la
vida, el campeón o la campeona.
Es decir... TU.

Desde el momento en que eres concebido en el vientre
de tu madre ya traes la casta de campeón o campeona, ya
eres un ganador.
Dios no patrocina fracasos.

Si Dios que es el Señor de la vida quiso darte ese
don, no es por un azar de la vida, tampoco por el fallón de un
anticonceptivo,es por que él tiene un plan maravilloso para ti. Por
eso cuándo tu dices: "yo no sirvo para nada, yo no se por qué
nací, yo soy lo peor, yo soy basura"... estás ofendiendo a Dios,
porque Él te hizo a su imagen y semejanza. Dios...... no hace
basura.

Eres importante, eres especial!.

PALABRAS, PALABRAS, PALABRAS


Palabras, palabras, palabras


Al doctor Wilfred Funk, un muy conocido editor de diccionarios, se le pidió que escogiera las diez palabras más expresivas en el idioma inglés (que también podrían ser en el nuestro).  He aquí la lista: 
• la palabra más amarga - soledad 
• la más trágica - muerte
• la más deferente - madre 
• la más bella - amor 
• la más cruel - venganza
• la más pacífica - tranquilidad 
• la más triste - olvido
• la más cálida - amistad 
• la más fría - no
• la más consoladora - fe

jueves, 23 de octubre de 2014

LA VOCACIÓN DEL CATEQUISTA


Autor: Gustavo Daniel D´Apice 
LA VOCACIÓN DEL CATEQUISTA.
Vocación y espiritualidad del catequista y agente de pastoral.



La catequesis (etimológicamente “según el eco”) consiste en la educación ordenada y progresiva de la fe (tiene un comienzo, un desarrollo, y no termina nunca –es “permanente”-).

Implica un llamado de Jesús y de la Iglesia para serlo.
Un llamado que requiere en quien lo recibe una escucha y, para que se transforme en vocación, necesita la respuesta positiva (de fe) de aquel o aquella a quien va dirigido.

Este llamado-escucha-respuesta. según el documento de Puebla en los Nº 994-998, implica lo siguiente:

1º) Fidelidad a Jesús Resucitado, a su Palabra (CEC 75.100) tanto escrita (Sagrada Escritura), como oral (Tradición Viva a través de la Sucesión Apostólica de los Obispos, que se remonta a la Comunidad Apostólica formada por Jesús y los Apóstoles). Ambas interpretadas auténticamente por el Magisterio de la Iglesia (compuesto por el Papa y los Obispos en comunión).

La inteligencia de esta Palabra crece cuando los fieles la leen, estudian y contemplan en forma orante, y cuando la proclaman los Obispos, que por la Sucesión Apostólica poseen el carisma de la verdad (CEC 94).

2º) Fidelidad a la Iglesia, es decir al Magisterio Ordinario y Extraordinario del Papa y de los Obispos que, como dijimos, por la sucesión apostólica poseen el carisma de la verdad, y que componen el Magisterio de la Iglesia, encargado de custodiar, explicar, aclarar, proclamar la Revelación, tanto escrita (Sagrada Escritura) como oral (Tradición Viva –distinta de las tradiciones eclesiales-CEC 83) CEC 85-87.

3º) Fidelidad al ser humano. Es decir, asumir y purificar los valores de la cultura, de la religiosidad popular (CEC 1674-1676.1679).

Hay que saber descubrir la ausencia o presencia de Dios en lo cotidiano (trabajo – estudio – familia – religiosidad).

4º) Conversión y crecimiento. Es el proceso de seguimiento de Jesús, de su imitación, y del crecimiento en la santidad personal.

El cristianismo es una Persona, y esa Persona es Jesús.
Más que normas, preceptos y mandamientos, que pueden servirnos como un “ayo” (guía) para ir hacia Cristo, el cristianismo es Jesús y su seguimiento. “Ama y haz lo que quieras", decía un santo doctor de la Iglesia: Si amas a Jesús, cumplirás preceptos, mandamiento y normas y mucho más, sin necesidad de que te las impongan ni que te las digan, porque Él mismo te enseñará en tu interior (Jer. 3l, 3l-34), te dará un corazón y un espíritu nuevo (Ez. 36), y vendrá a Tí para cenar juntos como enamorados (Ap 3,20), sin desmerecer por ello a alguien que, en el nombre de Jesús, te las recuerde.

5º) Y la catequesis tiene que ser integradora. 
Es decir, conocer la Palabra de Dios y saber anunciarla.
Celebrarla en la liturgia, principalmente en la Eucaristía, los demás sacramentos, y la Liturgia de las Horas, fundamentalmente en Laudes y Vísperas.

Y Testimoniarla en la vida a través de las virtudes, en el trabajo, la familia, la escuela o Universidad, el barrio, la oficina, el club, etc.

6º) Y todo esto dentro de una metodología ordenada (Puebla 1009)

Pablo VI pedía con acierto la memorización de ciertos pasajes bíblicos, litúrgicos y de oraciones, para irlos “rumiando” durante el día y saberlos proclamar en el momento oportuno.

También conlleva la utilización en la catequesis de audios, dibujos y fotos cristianas. Audiovisuales. Fotopalabra.

Mini medias (pequeños medios de comunicación social), como videocasetes, circuitos cerrados de televisión. Dramatizaciones. Representaciones. Canto coral.

El uso de Internet, que según Juan Pablo II es el nuevo foro (lugar) de evangelización, de cuyas páginas virtuales debe aparecer también el rostro adorable de Jesús, sabiendo buscar y navegar por páginas de edificación cristiana, y sabiendo hacer también aportes a las mismas.

Y la utilización de los Mass Media (grandes medios de comunicación social), como son el cine, el teatro, la radio, la televisión.



7º) Y todo esto en forma “permanente”, es decir, desde la infancia hasta la ancianidad. Ya que el proceso de crecimiento y de unión con Dios es ilimitado.

PROMESAS DE LA DIVINA MISERICORDIA A SUS DEVOTOS


Promesas de Jesús a los devotos
 de la Divina Misericordia


Sor Faustina KowalskaA continuación, podrán leer las promesas dictadas por Jesús a Santa Faustina Kowalska:

“Me queman las llamas de la Misericordia, deseo derramarlas sobre las almas, y las almas no quieren creer en mi bondad. Oh, qué dolor me dan cuando no quieren aceptarlas (...) Dile a la humanidad doliente que se abrace a mi Corazón misericordioso y Yo la llenaré de paz”.

“La humanidad no encontrará la paz hasta que no se dirija con confianza a mi Misericordia”.

"De todas Mis llagas, como de arroyos, fluye la misericordia para las almas, pero la herida de Mi Corazón es la Fuente de la Misericordia sin límites, de esta fuente brotan todas las gracias para las almas".

“El alma que confíe en mi Misericordia no perecerá, ya que todos sus asuntos son míos. El alma más feliz es la que confía en mi Misericordia, pues Yo mismo la cuido”.

"Proclama que ningún alma que ha invocado Mi misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión".

"Hija Mía, escribe que cuanto más grande es la miseria de un alma tanto más grande es el derecho que tiene a Mi misericordia e invita a todas las almas a confiar en el inconcebible abismo de Mi misericordia, porque deseo salvarlas a todas. En la cruz, la Fuente de Mi Misericordia fue abierta de par en par por la lanza para todas las almas, no he excluido a ninguna".

"Que los más grandes pecadores pongan su confianza en Mi misericordia. Ellos más que nadie tienen derecho a confiar en el abismo de Mi misericordia. Hija Mía, escribe sobre Mi misericordia para las almas afligidas. Me deleitan las almas que recurren a Mi misericordia. A estas almas les concedo gracias por encima de lo que piden. No puedo castigar aún al pecador más grande si él suplica Mi compasión, sino que lo justifico en Mi insondable e impenetrable misericordia. Escribe: Antes de venir como juez justo abro de par en par la puerta de Mi misericordia. Quien no quiere pasar por la puerta de Mi misericordia, tiene que pasar por la puerta de Mi justicia..."

"Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá. También prometo ya aquí en la tierra la victoria sobre el enemigo y sobretodo a la hora de la muerte, Yo mismo la defenderé como a mi propia gloria... Ofrezco a los hombres el vaso con el que han de venir a recoger las gracias a la fuente de la Misericordia". 

"A las almas que difunden el culto de mi Misericordia, las protejo a lo largo de su vida como una madre cariñosa protege a su niño todavía lactante. A la hora de su muerte, no seré para ellas su juez sino su Salvador misericordioso. En aquella última hora no hay para el alma más que una sola protección: MI MISERICORDIA"...

"Yo preservaré a las ciudades y casas en las cuales se encontrase esta imagen".

"Yo también protegeré a aquellas personas que veneren esta Imagen y tengan confianza en mi Misericordia". 

LOS CINCO PRIMEROS MINUTOS


LOS CINCO PRIMEROS MINUTOS


No es fácil tomar el tren en marcha ni coger el hilo de una conversación ya iniciada, ni situarse en el proceso de un discurso del que no se ha oído el comienzo. 

Si soy invitado a casa de unos amigos, me las arreglo para no llegar después del aperitivo. 

Si asisto al teatro, me gusta estar acamodado antes de que suba el telón, ambientarme en mi butaca, en la sala, con el resto del público que está a mi alrededor. 

Si voy al cine, echo pestes contra los que pasan por delante de la pantalla y me impiden ver la primeras imágenes de la película.
Si voy a un concierto, me gusta oír cómo el primer violín da el "la", cómo todo se organiza y cómo se pasa de la cacofonía al silencio y del silencio a la música. 

Si conecto la televisión para escuchar el telediario, me molesta perderme el anuncio inicial de las noticias más importantes del día (los titulares). O que, mientras las intento escuchar, otros hablen y me impidan enterarme.

En todas partes, siempre, cuando hay diversas personas que se reúnen para formar asamblea y para llevar a cabo algo que aprecian, es muy importante el primer momento, los primeros cinco minutos.

A todos los aficionados les gusta llegar al estadio de fútbol con antelación al inicio del partido y vivir el ambiente.

¿Y en nuestras iglesias? En nuestras iglesias suele suceder todo lo contrario. La gente llega tarde, se empieza sin silencio, como si no importara lo que se hace y se dice. 
¡Bienaventurada la iglesia en la que todos los bancos están ocupados unos minutos antes del inicio de la Misa!

COMO EL LÁPIZ


COMO EL LÁPIZ

El niñito miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado le preguntó:

- ¿Abuelo, estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos?
¿Es, por casualidad, una historia sobre mí?

El abuelo dejó de escribir, sonrió y le dijo al nieto:
- Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras, es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas.

El nieto miró el lápiz intrigado, y no vio nada de especial en él, y preguntó:
- ¿Qué tiene de particular ese lápiz?

El abuelo le respondió:
- Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán siempre de ti una persona en paz con el mundo.

Primera cualidad: Puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. Esta mano la llamamos Dios, y Él siempre te conducirá en dirección a su voluntad.

Segunda cualidad: De vez en cuando necesitas dejar lo que estás escribiendo y usar el sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final, estará más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos dolores, porque te harán mejor persona.

Tercera cualidad: El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.

Cuarta cualidad: Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.

Quinta cualidad: Siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida, dejará trazos. Por eso intenta ser consciente de cada acción.

miércoles, 22 de octubre de 2014

SAN JUAN PABLO II, PAPA, 22 DE OCTUBRE



San Juan Pablo II 
Papa, 22 de Octubre

Karol Józef Wojtyła, aclamado pontífice Juan Pablo II, conmovió al mundo durante casi tres décadas del siglo XX. Sus gestos de bondad, la capacidad para llegar al corazón de creyentes y no creyentes, sus dotes de comunicador, los incesantes viajes apostólicos en los que no cesó de transmitir el amor de Dios, como hizo con su ingente obra, sedujeron a millones de jóvenes y adultos. 

El dolor humano, con su carácter de esencial ofrenda a Cristo, ha tenido en él uno de sus insignes valedores. Al ver los estragos del sufrimiento en su persona, todo el planeta pudo constatar la grandeza del mismo cuando se asume como él lo hizo. Así coronó su vida de entrega entrado el siglo XXI, siendo faro para todos los que sufren.


Nació en Wadowice, Cracovia, el 18 de mayo de 1920. Fue el menor de tres hermanos, aunque Olga apenas sobrevivió. Perdió a su madre a los 9 años y poco después a Edmund, el primogénito, un médico que se contagió en el ejercicio de su profesión. Sus padres dejaron en Karol fuertemente arraigada la semilla de la fe católica. Brillante en sus estudios, con una mente privilegiada, cursó filosofía en la universidad Jagellónica de Cracovia. Al mismo tiempo se vinculó a un círculo teatral. En esa época obtuvo varios galardones como jugador de ajedrez. En 1939, durante la invasión nazi, fue peón en una cantera y obrero en una fábrica química. Era un líder nato, joven atractivo, de carismática personalidad y singular magnetismo para atraer a la gente. Gozaba del respeto y admiración de sus compañeros, católicos idealistas y entusiastas, que conformaron el grupo Unia y que defendían a los más débiles. En 1941, en plena ocupación alemana, falleció su padre, oficial del ejército polaco.

La Gestapo iba tras él, y se recluyó en una buhardilla. Un sastre le dio a conocer a san Juan de la Cruz y se entusiasmó. En esa época se sintió llamado al sacerdocio. Tuvo que formarse en el seminario clandestino de Cracovia hasta que el arzobispo, cardenal Stefan Sapieha, acogió al grupo de aspirantes en su palacio. Ordenado sacerdote en noviembre de 1946, él lo envió a Roma. Estudió en el Angellicum doctorándose en teología con una tesis sobre su estimado santo y reformador carmelita español. En Polonia fue vicario parroquial, capellán universitario y profesor de teología moral y de ética en el seminario y en las universidades Jagellónica y de Lublin; era afín al pensamiento de Scheler, sobre el que hizo su tesis. En 1958 Pío XII lo designó obispo auxiliar de Cracovia. En 1962 participó en el Concilio Vaticano II, donde sus intervenciones sobre el ateísmo y la libertad religiosa no pasaron desapercibidas. Pablo VI lo nombró cardenal en 1967. Al fallecer Juan Pablo I, tras su fugaz asunción de la Cátedra de Pedro, fue elegido para sucederle; tomó el nombre de este antecesor.

A partir de entonces, este polaco, primero en ostentar la altísima misión como Vicario de Cristo en la tierra, inició un pontificado excepcional. Enamorado de la Eucaristía y devoto de María, supo llegar al corazón de todos con independencia de razas, credos, edades, profesiones... Fue un atleta de Cristo, sacerdote y obispo ejemplar, un gran Pastor. También filósofo y teólogo destacado, defensor de la moral y de los derechos humanos, de la cultura de la vida, amante de la paz y de la justicia, papa de los jóvenes y de las familias, adalid de los derechos del no nacido, de los ancianos y de los enfermos. Apóstol de la reconciliación que supo aglutinar a credos diversos en Asís abriendo una vía ecuménica del diálogo interreligioso de un valor incalculable. El papa viajero que recorrió el mundo una y otra vez abrazando y bendiciendo a todos.

El gravísimo atentado sufrido en mayo de 1981, poco a poco fue minando su salud. Perdonó al agresor y siguió viviendo alumbrado por Cristo y por María, que lo rescató de una muerte prematura, pudiendo llevar a cabo de manera heroica su responsabilidad. Afrontó magistralmente numerosos problemas y dificultades que se le presentaron. Fue un hombre de oración que mostró siempre una imponente fortaleza ante las adversidades. Los últimos años de su vida no ocultó al mundo su deterioro físico; se mantuvo al frente de la Sede de Pedro dando ejemplo de su inalterable fidelidad a Cristo y a la Iglesia.

Catorce encíclicas, once constituciones apostólicas y 1060 audiencias públicas celebradas dan prueba del alcance de su entrega y ardor apostólico. En uno de sus mensajes recordó: «La vocación del cristiano es la santidad, en todo momento de la vida. En la primavera de la juventud, en la plenitud del verano de la edad madura, y después también en el otoño y en el invierno de la vejez, y por último, en la hora de la muerte». Él lo cumplió con creces. Si se pudiera hablar en términos numéricos sería uno de los pocos pontífices que ostentó uno de los records más altos. Y no solo por los casi veintisiete años de duración de su pontificado, el tercero más largo de la historia. También por la muchedumbre que le siguió en directo y en diferido multiplicando sus palabras y gestos gracias a los diversos medios de comunicación. Ellos mostraron el dolor que produjo su muerte acaecida el 2 de abril de 2005, y el impresionante gentío que se dio cita en su duelo.

Hay que dejar atrás los detractores que tuvo y sigue teniendo, que también han perseguido a otros integrantes de la vida santa, como se ha recordado aquí para otras biografías; ahí está la reciente de Teresa de Calcuta. Es inútil que traten de silenciar con absurdo griterío el eco de las obras de los grandes hijos de Dios. Él es su valedor; no se le puede acallar. Habla a través de los santos aunque pasen los siglos; lo vemos en esta sección de ZENIT todos los días. La realidad es que por sus muchas virtudes Juan Pablo II fue beatificado por Benedicto XVI el 1 de mayo de 2011. Francisco lo canonizó junto a Juan XXIII el 27 de abril de 2014, fiesta de la Divina Misericordia que este gran polaco instituyó.



PAPA FRANCISCO: EN LA IGLESIA NO DEBE HABER ENVIDIAS NI CELOS, NADIE ES SUPERIOR


EL PAPA FRANCISCO: EN LA IGLESIA NO DEBE HABER CELOS NI ENVIDIAS, Y NADIE DEBE SENTIRSE SUPERIOR



Queridos amigos, les ofrecemos el texto completo de la catequesis de hoy del Papa Francisco durante la audiencia general, en la que ha hablado sobre "La Iglesia, Cuerpo de Cristo". 

"Queridos hermanos y hermanas ¡buenos días!

Cuando se quiere evidenciar cómo los elementos que componen una realidad están estrechamente unidos los unos a los otros y forman juntos una sola cosa, se usa a menudo la imagen del cuerpo. A partir del Apóstol Pablo, esta expresión ha sido aplicada a la Iglesia y ha sido reconocida como su característica distintiva más profunda y más bella. 

Por eso, hoy queremos preguntarnos: ¿En qué sentido la Iglesia forma un cuerpo? ¿Y por qué es definida “Cuerpo de Cristo”?

En el libro de Ezequiel se describe una visión un poco particular, impresionante, pero capaz de infundir confianza y esperanza en nuestros corazones. Dios muestra al profeta una fila de huesos, separados uno del otro y resecos. Un escenario desolador… 

Imagínense, todo un valle lleno de huesos. Dios le pide entonces que invoque sobre ellos al Espíritu. En aquel momento, los huesos se mueven, comienzan a acercarse y a unirse, sobre ellos crecen primero los nervios y luego la carne y se forma así un cuerpo, completo y lleno de vida (cfr. Ez 37, 1-14). 

¡Esta es la Iglesia! Les encomiendo hoy, en casa, tomen la Biblia, en el capítulo 37 del profeta Ezequiel, ¡no lo olviden! Y lean esto, ¡es bellísimo! ¡Ésta es la Iglesia! Es una obra maestra, la obra maestra del Espíritu, el cual infunde en cada uno la vida nueva del Resucitado y nos pone uno al lado del otro, uno al servicio y en apoyo del otro, haciendo así de todos nosotros un cuerpo solo, edificado en la comunión y en el amor.

Pero la Iglesia no es solamente un cuerpo edificado en el Espíritu: ¡la Iglesia es el cuerpo de Cristo! Un poco extraño…pero es así. No se trata simplemente de un modo de decir: ¡lo somos verdaderamente! ¡Es el gran don que recibimos el día de nuestro Bautismo! 

En el sacramento del Bautismo, en efecto, Cristo nos hace suyos, recibiéndonos en el corazón del misterio de la cruz, el misterio supremo de su amor por nosotros, para hacernos luego resucitar con Él como nuevas creaturas. ¡Así nace la Iglesia, y así la Iglesia se reconoce cuerpo de Cristo! 

El Bautismo constituye un verdadero renacimiento, que nos regenera en Cristo, nos hace parte de Él, y nos une íntimamente entre nosotros, como miembros del mismo cuerpo, del cual Él es la cabeza (cfr. Rm 12,5; 1 Cor 12,12 – 13).

La que surge, entonces, es una profunda comunión de amor. En este sentido, es iluminante como Pablo, exhortando a los esposos a “amar a su mujer como a su propio cuerpo”, afirma: “Así hace Cristo por la Iglesia, por nosotros que somos los miembros de su cuerpo” (Ef 5,28-30). 

Qué bueno si recordáramos más a menudo lo que somos, lo que ha hecho de nosotros el Señor Jesús: somos su cuerpo, ese cuerpo que nada ni nadie puede arrancar de Él y al que Él da todo su amor, así como un esposo con su esposa. Este pensamiento, sin embargo, debe hacer surgir en nosotros el deseo de corresponder al Señor y de compartir su amor entre nosotros, como miembros vivos de su mismo cuerpo. 

En los tiempos de Pablo, la comunidad de Corinto encontraba muchas dificultades en este sentido, viviendo, como con frecuencia también nosotros, la experiencia de las divisiones, de las envidias, de las incomprensiones y de la marginación. Todas estas cosas no van bien, porque, en lugar de construir y hacer crecer la Iglesia como cuerpo de Cristo, la fracturan en muchos pedazos, la desmembran. 

Y esto también sucede en nuestros días. Pensemos en las comunidades cristianas, en algunas parroquias, pensemos en nuestros barrios, cuántas divisiones, cuántas envidias, cómo se habla mal, cuánta incomprensión y marginación. ¿Y esto que hace? Nos desmembra. Es el inicio de la guerra. La guerra no comienza en el campo de batalla: la guerra, las guerras comienzan en el corazón, con estas incomprensiones, divisiones, envidias, con esta lucha entre los demás. 

Y esta comunidad de Corinto era así. El Apóstol dio a los Corintios algunos consejos concretos que valen también para nosotros: no ser celosos, sino apreciar en nuestras comunidades los dones y las cualidades de nuestros hermanos. 

Los celos: “aquél compró un coche”, y yo siento aquí celos; “éste ganó la lotería”, y celos; “y ése hace bien esto”, otros celos. Y esto desmembra, hace mal, ¡no se debe hacer! Porque los celos crecen, crecen y llenan el corazón. Y un corazón celoso, es un corazón ácido, un corazón que en vez de sangre parece que tuviera vinagre. Y un corazón que nunca es feliz, es un corazón que desmembra a la comunidad. 

Pero, ¿qué tengo que hacer? Apreciar en nuestra comunidad, los dones y las cualidades de los otros, de nuestros hermanos. Cuando me pongo celoso - porque todos nos ponemos, ¿eh? ¡Todos, todos somos pecadores, eh! Cuando me pongo celoso decirle al Señor: 'Gracias Señor porque has dado esto a aquella persona'. 

Apreciar las cualidades y contra las divisiones hacerse cercanos, y participar en el sufrimiento de los últimos y de los más necesitados; expresar la propia gratitud a todos. Decir 'gracias': el corazón que sabe decir gracias, es un corazón bueno, es un corazón noble. Es un corazón que está contento porque sabe decir gracias. Me pregunto, todos nosotros, ¿sabemos decir gracias siempre? Y… no siempre, ¿eh? Porque la envidia y los celos nos frenan un poco. 

Y por último, éste es el consejo que el Apóstol Pablo da a los corintios y que también debemos darnos nosotros, los unos a los otros: no considerar a nadie superior a los demás. ¡Cuánta gente se siente superior a los demás! También nosotros tantas veces decimos como aquel fariseo de la parábola: 'Te doy gracias Señor porque no soy como aquél, soy superior'. 

Esto es feo, ¡no hay que hacerlo nunca! Y cuando tengas este pensamiento, acuérdate de tus pecados, de aquéllos que nadie conoce, avergüénzate ante Dios y di: Tú Señor, tú sabes quién es superior, yo cierro la boca'; ¡y esto hace bien! Y siempre en la caridad considerarse miembros los unos de los otros, que viven y se donan en beneficio de todos (cf. 1 Cor 12-14).

Queridos hermanos y hermanas, como el profeta Ezequiel y como el Apóstol Pablo, también nosotros invoquemos al Espíritu Santo, para que su gracia y la abundancia de sus dones nos ayuden a vivir verdaderamente como Cuerpo de Cristo, unidos, como familia, pero una familia que es el Cuerpo de Cristo, y como signo visible y bello del amor de Cristo. Gracias".

Traducción del italiano: María Cecilia Mutual, Griselda Mutual - Radio Vaticana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...