martes, 14 de octubre de 2014

VER A CRISTO EN NUESTROS HERMANOS



Ver a Cristo en nuestros hermanos 
Autora: Madre Teresa de Calcuta


Hay una gran diferencia entre el cristianismo y las demás religiones: las demás hacen caridad por algo, nosotros por alguien. Y por eso entran en juego muchos elementos, como el respeto, el amor, la devoción, porque es por Dios mismo por quien hacemos todo esto, es por Cristo que está presente en el hermano necesitado.

En la eucaristía entramos en contacto con el Señor a través del pan, y en el mundo de las miserias, a través del cuerpo de los que tocamos.

Si realmente creemos que Cristo está en nuestros hermanos, ¡cuánto más fácil nos resulta hacer caridad!

LA SOMBRA DEL ASNO



La sombra del asno


Demóstenes echaba en cara los errores a los atenienses. Un día, que les estaba hablando en una  plaza pública, recibió un abucheo fenomenal. “¡Sólo dos palabras para contaros la historia de 
un asno”, gritó. Y la multitud le dejó hablar.

“Había una vez, prosiguió Demóstenes, un viajante que alquiló un asno para  ir de Atenas a Megara y el dueño del asno le acompañó en el viaje. A mediodía buscaron la sombra  de un árbol para sentarse a comer y como no había ninguno, el dueño del animal se sentó a la sombra  del asno.

-Te he alquilado el asno, pero no su sombra de modo que el asno sigue perteneciéndome –  explicó el propietario.

-De ninguna manera. Me has alquilado el burro entero con todas sus circunstancias, replicó el  viajante”.

Al llegar a este punto, Demóstenes se calló. Los asistentes gritaron : “¿Y qué ocurrió  después?” Y el orador preguntó: “¿Os interesa más oír hablar de la sombra de un asno que de 
vuestros propios intereses?

ORAR POR LOS HIJOS



Orar por los hijos...

      Su joven hijo Agustín se extravió cediendo al vicio y cayendo en la herejía. Tras mucho orar y mucho llorar, Mónica logró al fin su conversión. Ya San Ambrosio, su director espiritual, había tratado de consolarla muchas veces diciéndole: “No es posible que perezca un hijo de tantas oraciones y lágrimas”.

PACIENCIA, HERMANO...


Paciencia, hermano...


Un pastor apacentaba su rebaño en el campo cuando un forastero se acercó y le hizo  varias preguntas sobre sus ovejas, cuánto comían, cuánto caminaban, cuánta leche daban.

 A todas  respondía el pastor:¿se refiere usted a las blancas o las negras? Siendo la misma respuesta para ambas, le preguntó enojado el forastero: 

¿Hay alguna diferencia entre las blancas y las negras o no?

Claro que sí, contestó el pastor. Las blancas son mías. ¿Y las negras?, preguntó de nuevo el  forastero. El pastor contestó: “Las negras también son mías”. 

LA PARÁBOLA DE LA VERDAD Y LA LIBERTAD



Parábola de la verdad y la libertad
Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB

Los corazones de los discípulos se encendían de santo orgullo. Veían que los judíos convertidos ante las palabras del Maestro, se acercaban a él  entusiasmados y sin vergüenza de ser vistos por sus compinches.

El Maestro les decía: Manteneos fieles a mi palabra, seréis mis discípulos, entenderéis la verdad y la verdad os hará libres.

            Maestro, ¿cómo puede ser eso? Sabe que somos linaje de Abrahán y nunca hemos sido esclavos de nadie.

Esta es la cuestión. Antes de verse implicados en la novedad que el Maestro traía consigo, querían saberlo todo a la perfección.

-    Sí, amigos. No le deis más vueltas a la cabeza. La verdad es la que traigo de parte de mi Padre celestial. Yo no hablo por cuenta propia. Transmito sus palabras. Las mismas que creyó Abrahán.

-     ¿Las mismas? Sí, acudid a la Escritura. Toda ella  se refiere a mi venida al mundo. Yo soy el Mesías. Lo tenéis delante. Es la verdad. Todo el que cree en mi, es un ser libre.¿ Qué?  ¿Le tenéis miedo a los otros judíos santones e hipócritas?

-    Y los dejó pensativos.

Hoy, Maestro, hay gente que piensa que seguirte a ti es perder  la libertad. Y es todo lo contrario. Tu seguimiento supone estar en la verdad y ésta lleva aneja la libertad, que es respuesta al bien y a la novedad de vida que nos propones. 

¿ Sigues al Maestro con libertad?

ORACIÓN DEL MAESTRO: Padre, ¡cuánto cuesta meter en la cabeza y  en el corazón de esta gente que yo soy tu enviado, el que todos esperan. Pero, ¡ qué pena!, creían que ibas a enviarme como un guerrillero o caudillo para que acabase con todos sus enemigos. Y, al verme tan normal, no me creen. Pero, gracias, Padre porque no me desanimo nunca.

HOMILÍA DE PAPA FRANCISCO EN SANTA MISA DE HOY 14 DE OCTUBRE DEL 2014


Papa Francisco en Santa Marta: 
¿nuestra vida cristiana es de cosmética o trabaja por la caridad?

El Santo Padre en la homilí­a de este martes pide no ser personas de buenas maneras pero de malas costumbres

Ciudad del Vaticano, 14 de octubre de 2014 (Zenit.org)


¿Nuestra vida es una vida cristiana de cosmética, de apariencia o es una vida cristiana con la fe que trabaja por la caridad? El santo padre Francisco ha planteado esta pregunta esta mañana en la homilía de la misa matutina de Santa Marta. De este modo, el Papa ha recordado que la fe "no es solamente recitar el Credo", sino que pide desprenderse de la avaricia y la codicia para saber darse a los otros, especialmente a los pobres.


La fe no necesita aparentar, sino ser. No necesita ser alimentada por cortesías, especialmente si son hipócritas, sino por un corazón capaz de amar de forma genuina. El Papa ha hecho referencia al Evangelio del día para afirmar que Jesús "condena" este tipo de "seguridad" centrada en el "cumplimiento de la ley".

Así, Francisco ha indicado que "Jesús condena esta espiritualidad de cosmética, aparentar lo bueno, lo bello, ¡pero la verdad por dentro es otra cosa!". Jesús condena a las personas de buenas maneras pero de malas costumbres, esas costumbres que no se ven pero se hacen a escondidas. Pero la apariencia es justa: esta gente a la que le gustaba pasearse en las plazas, hacerse ver rezando, 'maquillarse' con un poco de debilidad cuando ayunaban... ¿Por qué el Señor es así? Ved que son dos los adjetivos que usa aquí, pero unidos: avaricia y maldad". 

En el mismo pasaje, en el Evangelio de Mateo, Jesús dice de ellos "sepulcros blanqueados" para pisar ciertas actitudes, definidas por Él duramente como "inmundicia", "podredumbre".

También Pablo, en la Lectura del día, discute con los Gálatas por el mismo motivo, por su apego a la ley. Por lo que Francisco ha recordado que "la ley por sí sola no salva".

"Lo que vale es la fe. ¿Qué fe? La que 'trabaja por medio de la caridad'. El mismo discurso de Jesús al fariseo. Una fe que no es solamente recitar el Credo: todos nosotros creemos en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo, en la vida eterna... ¡Todos creemos! Pero esta es una fe inamovible, no trabajadora. Lo que vale en Cristo Jesús es su labor que viene de la fe o mejor la fe que se hace trabajadora en la caridad, es decir, vuelve a la limosna. Limosna en el sentido más amplio de la palabra: desprenderse de la dictadura del dinero, de la idolatría del dinero. Toda codicia nos aleja de Jesucristo", ha afirmado el Pontífice.

A propósito el Papa ha evocado un episodio de la vida del padre Arrupe, prepósito general de los Jesuitas de los años sesenta a los años ochenta. Un día, una señora rica lo invitó en un lugar para donarle dinero para las misiones en Japón. La entrega del sobre tuvo lugar prácticamente en la puerta y delante de periodistas y fotógrafos. El padre Arrupe contó haber sufrido una "gran humillación", pero aceptó el dinero "por los pobres de Japón". Cuando abrió el sobre había diez dólares. Por esto, el Papa ha invitado a preguntarse si la nuestra "es una vida cristiana de cosmética, de apariencia, o una vida cristiana con la fe que trabaja en la caridad".

Para finalizar la homilía, el Santo Padre ha observado que "Jesús nos aconseja esto: no tocar la trompeta. El segundo consejo que nos da: no dar solamente lo que nos sobra. Y nos habla de esa viejecita que ha dado todo lo que tenía para vivir. Y alaba a esa mujer por haber hecho esto. Y lo hace de una forma un poco escondida, quizá porque se avergonzaba de no poder dar más".

(14 de octubre de 2014) © Innovative Media Inc.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...