jueves, 23 de octubre de 2014

LA VOCACIÓN DEL CATEQUISTA


Autor: Gustavo Daniel D´Apice 
LA VOCACIÓN DEL CATEQUISTA.
Vocación y espiritualidad del catequista y agente de pastoral.



La catequesis (etimológicamente “según el eco”) consiste en la educación ordenada y progresiva de la fe (tiene un comienzo, un desarrollo, y no termina nunca –es “permanente”-).

Implica un llamado de Jesús y de la Iglesia para serlo.
Un llamado que requiere en quien lo recibe una escucha y, para que se transforme en vocación, necesita la respuesta positiva (de fe) de aquel o aquella a quien va dirigido.

Este llamado-escucha-respuesta. según el documento de Puebla en los Nº 994-998, implica lo siguiente:

1º) Fidelidad a Jesús Resucitado, a su Palabra (CEC 75.100) tanto escrita (Sagrada Escritura), como oral (Tradición Viva a través de la Sucesión Apostólica de los Obispos, que se remonta a la Comunidad Apostólica formada por Jesús y los Apóstoles). Ambas interpretadas auténticamente por el Magisterio de la Iglesia (compuesto por el Papa y los Obispos en comunión).

La inteligencia de esta Palabra crece cuando los fieles la leen, estudian y contemplan en forma orante, y cuando la proclaman los Obispos, que por la Sucesión Apostólica poseen el carisma de la verdad (CEC 94).

2º) Fidelidad a la Iglesia, es decir al Magisterio Ordinario y Extraordinario del Papa y de los Obispos que, como dijimos, por la sucesión apostólica poseen el carisma de la verdad, y que componen el Magisterio de la Iglesia, encargado de custodiar, explicar, aclarar, proclamar la Revelación, tanto escrita (Sagrada Escritura) como oral (Tradición Viva –distinta de las tradiciones eclesiales-CEC 83) CEC 85-87.

3º) Fidelidad al ser humano. Es decir, asumir y purificar los valores de la cultura, de la religiosidad popular (CEC 1674-1676.1679).

Hay que saber descubrir la ausencia o presencia de Dios en lo cotidiano (trabajo – estudio – familia – religiosidad).

4º) Conversión y crecimiento. Es el proceso de seguimiento de Jesús, de su imitación, y del crecimiento en la santidad personal.

El cristianismo es una Persona, y esa Persona es Jesús.
Más que normas, preceptos y mandamientos, que pueden servirnos como un “ayo” (guía) para ir hacia Cristo, el cristianismo es Jesús y su seguimiento. “Ama y haz lo que quieras", decía un santo doctor de la Iglesia: Si amas a Jesús, cumplirás preceptos, mandamiento y normas y mucho más, sin necesidad de que te las impongan ni que te las digan, porque Él mismo te enseñará en tu interior (Jer. 3l, 3l-34), te dará un corazón y un espíritu nuevo (Ez. 36), y vendrá a Tí para cenar juntos como enamorados (Ap 3,20), sin desmerecer por ello a alguien que, en el nombre de Jesús, te las recuerde.

5º) Y la catequesis tiene que ser integradora. 
Es decir, conocer la Palabra de Dios y saber anunciarla.
Celebrarla en la liturgia, principalmente en la Eucaristía, los demás sacramentos, y la Liturgia de las Horas, fundamentalmente en Laudes y Vísperas.

Y Testimoniarla en la vida a través de las virtudes, en el trabajo, la familia, la escuela o Universidad, el barrio, la oficina, el club, etc.

6º) Y todo esto dentro de una metodología ordenada (Puebla 1009)

Pablo VI pedía con acierto la memorización de ciertos pasajes bíblicos, litúrgicos y de oraciones, para irlos “rumiando” durante el día y saberlos proclamar en el momento oportuno.

También conlleva la utilización en la catequesis de audios, dibujos y fotos cristianas. Audiovisuales. Fotopalabra.

Mini medias (pequeños medios de comunicación social), como videocasetes, circuitos cerrados de televisión. Dramatizaciones. Representaciones. Canto coral.

El uso de Internet, que según Juan Pablo II es el nuevo foro (lugar) de evangelización, de cuyas páginas virtuales debe aparecer también el rostro adorable de Jesús, sabiendo buscar y navegar por páginas de edificación cristiana, y sabiendo hacer también aportes a las mismas.

Y la utilización de los Mass Media (grandes medios de comunicación social), como son el cine, el teatro, la radio, la televisión.



7º) Y todo esto en forma “permanente”, es decir, desde la infancia hasta la ancianidad. Ya que el proceso de crecimiento y de unión con Dios es ilimitado.

PROMESAS DE LA DIVINA MISERICORDIA A SUS DEVOTOS


Promesas de Jesús a los devotos
 de la Divina Misericordia


Sor Faustina KowalskaA continuación, podrán leer las promesas dictadas por Jesús a Santa Faustina Kowalska:

“Me queman las llamas de la Misericordia, deseo derramarlas sobre las almas, y las almas no quieren creer en mi bondad. Oh, qué dolor me dan cuando no quieren aceptarlas (...) Dile a la humanidad doliente que se abrace a mi Corazón misericordioso y Yo la llenaré de paz”.

“La humanidad no encontrará la paz hasta que no se dirija con confianza a mi Misericordia”.

"De todas Mis llagas, como de arroyos, fluye la misericordia para las almas, pero la herida de Mi Corazón es la Fuente de la Misericordia sin límites, de esta fuente brotan todas las gracias para las almas".

“El alma que confíe en mi Misericordia no perecerá, ya que todos sus asuntos son míos. El alma más feliz es la que confía en mi Misericordia, pues Yo mismo la cuido”.

"Proclama que ningún alma que ha invocado Mi misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión".

"Hija Mía, escribe que cuanto más grande es la miseria de un alma tanto más grande es el derecho que tiene a Mi misericordia e invita a todas las almas a confiar en el inconcebible abismo de Mi misericordia, porque deseo salvarlas a todas. En la cruz, la Fuente de Mi Misericordia fue abierta de par en par por la lanza para todas las almas, no he excluido a ninguna".

"Que los más grandes pecadores pongan su confianza en Mi misericordia. Ellos más que nadie tienen derecho a confiar en el abismo de Mi misericordia. Hija Mía, escribe sobre Mi misericordia para las almas afligidas. Me deleitan las almas que recurren a Mi misericordia. A estas almas les concedo gracias por encima de lo que piden. No puedo castigar aún al pecador más grande si él suplica Mi compasión, sino que lo justifico en Mi insondable e impenetrable misericordia. Escribe: Antes de venir como juez justo abro de par en par la puerta de Mi misericordia. Quien no quiere pasar por la puerta de Mi misericordia, tiene que pasar por la puerta de Mi justicia..."

"Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá. También prometo ya aquí en la tierra la victoria sobre el enemigo y sobretodo a la hora de la muerte, Yo mismo la defenderé como a mi propia gloria... Ofrezco a los hombres el vaso con el que han de venir a recoger las gracias a la fuente de la Misericordia". 

"A las almas que difunden el culto de mi Misericordia, las protejo a lo largo de su vida como una madre cariñosa protege a su niño todavía lactante. A la hora de su muerte, no seré para ellas su juez sino su Salvador misericordioso. En aquella última hora no hay para el alma más que una sola protección: MI MISERICORDIA"...

"Yo preservaré a las ciudades y casas en las cuales se encontrase esta imagen".

"Yo también protegeré a aquellas personas que veneren esta Imagen y tengan confianza en mi Misericordia". 

LOS CINCO PRIMEROS MINUTOS


LOS CINCO PRIMEROS MINUTOS


No es fácil tomar el tren en marcha ni coger el hilo de una conversación ya iniciada, ni situarse en el proceso de un discurso del que no se ha oído el comienzo. 

Si soy invitado a casa de unos amigos, me las arreglo para no llegar después del aperitivo. 

Si asisto al teatro, me gusta estar acamodado antes de que suba el telón, ambientarme en mi butaca, en la sala, con el resto del público que está a mi alrededor. 

Si voy al cine, echo pestes contra los que pasan por delante de la pantalla y me impiden ver la primeras imágenes de la película.
Si voy a un concierto, me gusta oír cómo el primer violín da el "la", cómo todo se organiza y cómo se pasa de la cacofonía al silencio y del silencio a la música. 

Si conecto la televisión para escuchar el telediario, me molesta perderme el anuncio inicial de las noticias más importantes del día (los titulares). O que, mientras las intento escuchar, otros hablen y me impidan enterarme.

En todas partes, siempre, cuando hay diversas personas que se reúnen para formar asamblea y para llevar a cabo algo que aprecian, es muy importante el primer momento, los primeros cinco minutos.

A todos los aficionados les gusta llegar al estadio de fútbol con antelación al inicio del partido y vivir el ambiente.

¿Y en nuestras iglesias? En nuestras iglesias suele suceder todo lo contrario. La gente llega tarde, se empieza sin silencio, como si no importara lo que se hace y se dice. 
¡Bienaventurada la iglesia en la que todos los bancos están ocupados unos minutos antes del inicio de la Misa!

COMO EL LÁPIZ


COMO EL LÁPIZ

El niñito miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado le preguntó:

- ¿Abuelo, estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos?
¿Es, por casualidad, una historia sobre mí?

El abuelo dejó de escribir, sonrió y le dijo al nieto:
- Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras, es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas.

El nieto miró el lápiz intrigado, y no vio nada de especial en él, y preguntó:
- ¿Qué tiene de particular ese lápiz?

El abuelo le respondió:
- Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán siempre de ti una persona en paz con el mundo.

Primera cualidad: Puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. Esta mano la llamamos Dios, y Él siempre te conducirá en dirección a su voluntad.

Segunda cualidad: De vez en cuando necesitas dejar lo que estás escribiendo y usar el sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final, estará más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos dolores, porque te harán mejor persona.

Tercera cualidad: El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.

Cuarta cualidad: Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.

Quinta cualidad: Siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida, dejará trazos. Por eso intenta ser consciente de cada acción.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...