domingo, 1 de febrero de 2015

ESTE HOMBRE TIENE AUTORIDAD


Este hombre tiene autoridad 
Tiempo Ordinario


Marcos 1, 21 - 28. Tiempo Ordinario. Sólo el camino de unión progresiva con Él puede ser el verdadero proceso de curación del hombre. 


Por: Catholic.net | Fuente: Catholic.net



Del santo Evangelio según san Marcos 1, 21-28
En aquel tiempo, se hallaba Jesús en Cafarnaúm y el sábado fue a la sinagoga y se puso a enseñar. Los oyentes quedaron asombrados de sus palabras, pues enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.
Había en la sinagoga un hombre poseído por un espíritu inmundo, que se puso a gritar: «¿Qué quieres Tú con nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios». Jesús le ordenó: «¡Cállate y sal de él!» El espíritu inmundo, sacudiendo al hombre con violencia y dando un alarido, salió de él. Todos quedaron estupefactos y se preguntaban: «¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es ésta? Este hombre tiene autoridad para mandar hasta a los espíritus inmundos y lo obedecen». Y muy pronto se extendió su fama por toda Galilea. 


Oración introductoria
Señor, no permitas que las preocupaciones de este día, que silenciosamente se convierten en espíritus inmundos, dominen esta oportunidad que tengo ahora de dialogar contigo en la oración. Quiero poder contemplarte en silencio. Dame tu gracia para poder encontrarme contigo.

Petición
Jesús, aumenta mi fe, cura mi debilidad.

Meditación del Papa Francisco
Jesús es perseguido desde el principio: recordamos cuando, al inicio de su predicación, regresa a su pueblo, va a la sinagoga y predica; inmediatamente, después de una gran admiración, empiezan: 'Pero este, sí sabemos de donde es. Este es uno de los nuestros. ¿Pero con qué autoridad viene a enseñarnos? ¿Dónde ha estudiado?' ¡Lo descalifican! Es el mismo discurso, ¿no? ¡Pero este sabemos de dónde es! ¡Cristo, sin embargo, cuando venga nadie sabrá de dónde es! ¡Descalificar al Señor, descalificar al profeta para quitarle la autoridad!
Descalificarlo porque Jesús salía y hacia salir de ese ambiente religioso cerrado, de esa jaula, lucha contra las personas que enjaulan al Espíritu Santo. Y por esto es perseguido: ¡siempre! Los profetas son todos perseguidos o incomprendidos, dejados de lado. ¡No les dan su lugar! Esta situación, ha proseguido, no ha terminado con la muerte y resurrección de Jesús: ¡ha continuado en la Iglesia! ¡Perseguidos fuera y perseguidos dentro! Cuando leemos las vidas de los santos cuántas incomprensiones, cuántas persecuciones han sufrido los santos, porque eran profetas. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 4 de abril de 2014, en Santa Marta).

Propósito
Pedir a Dios me libre de buscar la gloria humana y esforzarme por ser discreto en todo.

Diálogo con Cristo 
Señor, te pido que así como rescataste al hombre poseído por un espíritu inmundo me liberes de la búsqueda de la gloria humana. Ayúdame a ser humilde, que todas mis acciones estén impregnadas de la pureza de intención. Que haga el bien de manera oculta, sin esperar recompensa.

DÍ LO QUE SIENTES


Dí lo que sientes


Siempre dí lo que sientes y haz lo que piensas...

Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma.

Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más.
Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente.

Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría te quiero y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuánto te quiero y que nunca te olvidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo.

Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas.
Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para un sonrisa, un abrazo, un beso, y que estuviste muy ocupado para concederle a alguien un último deseo.

Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles "lo siento", "perdóname", "por favor", "gracias" y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos.

Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos.

IDEAS Y CONSEJOS SOBRE REDES SOCIALES Y EVANGELIZACIÓN

Ideas y consejos sobre redes sociales y evangelización
Es tiempo de valientes: comunicación positiva del derecho a la vida, altavoces del mensaje cristiano.


Por: Francisco Pérez-Latre | Fuente: arguments.es



Mostramos la ponencia que el profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, donFrancisco Pérez-Latre impartió durante las recientes Jornadas “La Comunicación de la Fe en la Opinión Pública”.
Voy a usar un estilo más conversacional que académico, porque estoy entre amigos. Trataré de compartir algunas experiencias y consideraciones de un investigador de la comunicación en un contexto concreto: después de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), y a punto de empezar el Año de la Fe, en el mundo de la nueva evangelización que ha descrito tan bien Jutta Burggraf[i]. Pienso que las JMJ no pueden ser emoción pasajera sino un acontecimiento transformador, que marca un antes y un después.La comunicación de la fe es…la comunicación. La comunicación es una actividad que tiene sus reglas, como la física, la construcción y el fútbol. Vamos a ver algunas de esas reglas en las redes sociales.
1. Las redes sociales son plazas públicas. A partir de 2003, empezaron a tener audiencias “masivas”. En Facebook ahora mismo estamos hablando casi de 800 millones de personas, es un fenómeno único en la historia de la comunicación. Es evidente que en las redes sociales se dicen tonterías, e incluso hay gente que tiene en ellas conductas peligrosas. Pero también reflejan la sed humana de vínculos con otras personas, de amistad, de estar cerca unos de otros. A la vez, pueden reflejar simplemente vanidad o narcisismo. Es un mundo de paradojas, las paradojas de la comunicación digital[ii].
2. En las redes sociales debes tener una clara identidad. No puedes tener lo que se podría llamar el “síndrome de Jason Bourne”, que ya no sabe quién es. Tienes que ser quién dices ser. A veces la distinción entre vida “online” y vida “offline” confunde un poco: la identidad es la misma. Tienes que elegir tu perfil, apostar por qué tipo de persona vas a ser. Puedes suscitar inquietudes, compartir frases que te han hecho pensar, o hablar de Dios, de la Virgen, del Papa o de los ángeles y los santos, nuestros grandes amigos. El cristianismo te hace alegre, optimista, te da esperanza. No tienes más que transmitirlo. Las JMJ tuvieron casi 500.000 amigos en redes sociales. Tú mismo en aquellos días inolvidables escribiste tuits, colgaste contenido sobre las JMJ en Facebook y YouTube.
3. Si hablas de religión tienes más audiencia: la religión fascina a las multitudes. Estudia a Juan Pablo II o Benedicto XVI como comunicadores (lee Luz del Mundo, por ejemplo[iii]): te dará excelentes pistas para tu perfil en las redes sociales. También puedes aprender de la actividad en redes sociales de grandes marcas como Coca-Cola, Starbucks, Volkswagen o Google. Y no es verdad del todo que vayamos contracorriente, porque el mundo neopagano carece de futuro, es una civilización que ha agotado sus soluciones y respuestas. Además, es inferior culturalmente, porque es individualista y eso dificulta mucho encontrar soluciones.
4. Cuenta hasta 10: hay que usar las redes sociales con medida y reflexión. Tienes que formarte para usarlas. Hemos construido autopistas de la información, pero nos hemos olvidado de enseñar a conducir. La adicción a la conexión y a la “popularidad” te hace ineficaz e improductivo. Lo importante no es cuánta gente te sigue, sino quién te sigue y a quién ayudas. A Justin Bieber también le sigue mucha gente: acaba de pasar de los 14 millones de seguidores. Pero tú quieres tener credibilidad y autoridad. La comunicación no es cuestión de medios, es cuestión de tener cosas que decir. Para conseguirlo, necesitas buenas fuentes de información.
5. Es importante la velocidad. Hay ciclos de noticias, hay conversaciones en marcha…La “vida” de un post en Facebook es de 80 minutos. En Twitter, el 95% de los RT ocurren 60 minutos después de publicar[iv]. Las cosas tienen su momento, tienen sus horas, como tus públicos.
6. Antes de escribir, tendrías que preguntarte: ¿aporto luz y comprensión? ¿es una ayuda lo que digo? ¿voy a arrancar alguna sonrisa? ¿voy a hacer pensar? Tienes que hablar con respeto, pero no olvides que los temas son controvertidos. Roland Joffé: “I don’t think an uncontroversial saint is a very good idea. If you are a saint, you stand for something“. En todo caso, no te preocupes por las críticas: “If you stand for something, you will always find some people for you and some against you. If you stand for nothing you will find nobody against you and nobody for you”. Cuando hables de religión muchos te criticarán, pero también muchos te apreciarán más y te apoyarán. Ya vimos lo que pasó con los vídeos de Arguments en las JMJ.
7. La revolución de la sonrisa y la amabilidad. No discutas, no te comportes como un troll. Tienes que tener un timeline impecable: debes cuidar la calidad en la comunicación y no puedes convertirte en “spamer”. Tienes que ganar los corazones, no las discusiones[v]. No se trata de ganar a cualquier precio, como en la política.
El post del 15 de junio de JMJ Young Answers es todo un manual de estilo que puede servir como pauta[vi]:
  • Aceptamos todas las críticas negativas, vengan de donde vengan, siempre y cuando aporten argumentos al debate que estamos generando.
  • Algunas críticas son excelentes pero terminan insultando o lanzando diatribas humillantes que no son de recibo. Al final nos vemos obligados a no publicar esos comentarios.
  • No se aceptan, por tanto, ni los insultos, ni las difamaciones, ni los apuntes soeces.
  • Creemos en el debate. Si algo hemos aprendido del beato Juan Pablo II y de Benedicto XVI es a NO TENER MIEDO a la verdad. Y la verdad se alcanza con estudio y diálogo, desde el respeto y la educación.
  • No queremos imponer nuestras ideas, pero tampoco vamos a esconderlas. Las mostramos y os las hacemos llegar para que vosotros, libremente, las critiquéis, las maticéis, las mejoréis…
8. Usa fotos y vídeos. Es una civilización donde manda lo audiovisual. Tenemos que recuperar la palabra y el pensamiento, pero sin imágenes no se comunica. La religión es rica en imágenes. Hace unos pocos días, Benedicto XVI elogiaba la música de Bruckner, con palabras ricas en imágenes: es “como encontrarse dentro de una gran catedral, observando las imponentes estructuras de su arquitectura que nos envuelven, nos empujan hacia arriba y nos emocionan”[vii]. Piensa en la cruz, la “marca” más omnipresente de la historia, mucho más que Coca-Cola…
9. Las redes sociales tienen también efecto de “comunicación interna”. Los que tenemos fe tenemos que apoyarnos y sostenernos mutuamente. Somos parte de una gran tradición y de un gran equipo. Las cosas buenas que dices animarán a los que piensan como tú y les ayudarán a “salir del escondite”. Ya se sabe que las redes sociales entusiasman, provocan movimientos y llevan a la acción “offline”. A lo mejor movilizas energías que estaban dormidas, o confirmas a otros.
10. Lo importante no son las redes sociales, lo importante es comunicar con los públicos, aportar sentido, significado y relevancia, curar corazones rotos y mentes desorientadas. El 23 de octubre le preguntaban a Pérez Reverte en XL Semanal: ¿qué consejos le daría usted a un nieto? La respuesta: “que no se arrepienta nunca de haber sido valiente”[viii]. Pues eso. Es tiempo de valientes. Me atrevo a proponer algunos retos inmediatos: la comunicación positiva del derecho a la vida, actuar como altavoces del pensamiento excelente de Benedicto XVI y “dominar” las conversaciones públicas sobre el Adviento y la Navidad.

¿QUÉ HACER ANTE UNA PERSONA ATRAPADA POR UNA SECTA?

¿Qué hacer ante una persona atrapada por una secta?
Responde el catedrático José Luis Sánchez Nogales


Por: . | Fuente: Zenit.org



El fenómeno de las sectas, considerado por los documentos de la Iglesia como un desafío, precisa de una respuesta pastoral. ¿Cuál ha de ser? Para profundizar en el tratamiento pastoral y pedagógico que debe hacerse desde la fe católica, presentamos esta entrevista realizada al experto José Luis Sánchez Nogales.

Sacerdote diocesano de Almería, es catedrático de Filosofía de la Religión y de Historia de las Religiones en la Facultad de Teología de Granada, donde ocupa también el cargo de vicerrector. En calidad de destacado conocedor del islam, es consultor del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.

Autor de un buen número de libros y artículos sobre sus especialidades, es también miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES, http://info-ries.blogspot.com) .
¿Cuál es la primera actitud que los educadores en la fe deberían observar ante la sospecha de personas en proceso de ser captadas por movimientos de religiosidad alternativa, incluso sectas?
La primera acción es no perder la cercanía a la persona, de modo que se mantengan abiertos los cauces de comunicación con el entorno, sobre todo familia, educadores y amigos. A pesar de las dificultades de personal de las instituciones religiosas, el camino a seguir es una pedagogía y una pastoral directas, persona a persona. Una de las causas que provocan el deslizamiento hacia zonas de sombra de la religiosidad es el déficit de calidez en la atención pastoral y educativa en momentos de crisis, especialmente cuando se trata de personas que se sienten desatendidas o incluso espiritualmente heridas. Tienden a culpar a la gran institución religiosa. Si en ese momento reciben una adecuada acogida, entonces es posible la reconciliación y la reorientación de la vida religiosa.
¿Cómo entablar un diálogo pastoral y educativo con personas que se encuentran en situación de búsqueda y posiblemente tentadas de deslizarse hacia algún movimiento u organización ambiguos?
El contacto que se requiere entablar en estos casos es lo que llamamos un diálogo terapéutico, sanante, en el sentido espiritual del término. Y el lenguaje propio de este tipo de diálogo es el testimonio. El comienzo del diálogo no es ofrecer una "mercancía", sino demandar con humildad, interrogar, preocuparse por lo que el otro en necesidad puede ofrecer. Es el "dame de beber" de Jesús, al comienzo del encuentro, que da pie a que afloren las auténticas carencias y necesidades de la persona. Por otra parte, el carácter testimonial le da a la palabra del educador una seriedad avalada por el convencimiento grave de lo que expresa, y toma en serio el hecho de decirlo al otro. La palabra llega a ser algo más que comunicación, pues se hace donación que quiere afectar al interlocutor. Se trata de una palabra sincera, que procede de la hondura de quien la pronuncia y que actualiza su eficacia cuando toca la hondura de quien la escucha. No testimonia quien meramente recita un dictado o un discurso aprendido sin que la palabra pase por su corazón y lo "toque". No puede afectar a otro quien, en su propia hondura no se siente impactado y afectado por el mensaje que testifica. Esto creo que es muy importante en el diálogo con estas personas.
¿Qué está fallando en las grandes instituciones religiosas, en nuestro caso la Iglesia, para que se produzca el éxito de movimientos de dudoso perfil religioso en una población en gran medida formada por ellas?
Bueno, es probablemente más fácil decirlo que llevarlo a la práctica. Pero es cierto que notamos un déficit de experiencia religiosa en nuestros jóvenes y también en los adultos. Hay que potenciar la capacidad de evocar auténtica experiencia religiosa en celebraciones, enseñanza, encuentros, etc. El alma de niños y jóvenes queda, en muchas ocasiones, insatisfecha con las atenciones pastorales y pedagógicas que podríamos llamar "de mantenimiento". Creo que se ha producido un déficit en la promoción de actividades que llenen los espacios vacíos de los niños y jóvenes. Hemos asistido, en los últimos veinticinco años a un progresivo envejecimiento de la "población cultual", el sector de creyentes de práctica religiosa regular sobre el que termina recayendo casi toda la acción pastoral más directamente espiritual y religiosa de las instituciones eclesiales. Absorbe un alto porcentaje de las energías pastorales de un clero también envejecido cuya meritoria labor nunca será bastante reconocida.

Pero el sector más joven de nuestra sociedad ha constituido la experiencia en norma de aquello que tiene valor y merece la pena. Por esta razón es necesario procurar un espacio de experiencia viva, pues los receptores cognoscitivos racionales han dejado de tener la primacía en esta cultura. Una comunicación teológicamente coherente y racionalmente válida no será atendida si no es percibida como experiencia que hace vivir, ayuda a vivir, impulsa a vivir. Es un reto para todos nosotros.
Por último, ¿cómo concretar, al menos en algunos elementos, la acción pastoral y pedagógica en esta dirección de proporcionar un ambiente de experiencia religiosa y de diálogo espiritual ante estos fenómenos de los movimientos de perfil ambiguo, incluso sectario?
Me parece importante continuar las experiencias que ya llevan a cabo diversas instituciones y parroquias. Iniciar en la práctica de la meditación cristiana, en las diversas formas de oración, la lectura de la Sagrada Escritura, etc.; propiciar un clima religioso atractivo y pacificador en las celebraciones, donde las personas encuentren a Dios ofreciendo respuesta salvífica a sus diversos problemas y donde haya una actitud verdaderamente participativa. Luchar contra la "falta de alma" que puede darse a veces en los ritos religiosos cristianos y que provoca los vacíos espirituales que luego se intentan llenar en esas sombras religiosas a que aludimos. Esta ayuda a las personas para conocerse a sí mismas como seres únicos, amados por Dios en su peculiar historia humana es muy importante. Se están haciendo esfuerzos para proporcionar calidez a las comunidades cristianas y crear un ambiente de fraternidad y cercanía pastoral. Una verdadera ecología de las relaciones humanas contra el aislamiento y la alienación de que son víctimas muchas personas en nuestras sociedades. Para ello es muy importante el reconocimiento de la mayoría de edad de los seglares. Las sectas emplean precisamente como reclamo la oferta de ese protagonismo religioso que en las grandes iglesias parece menos accesible. Son hoy incontables los sufrimientos de orden físico, psíquico, moral y espiritual que se ceban en personas, familias, comunidades, sociedades enteras. Las iglesias cristianas han de hacer resonar en el mundo actual el mensaje alegre, curativo y salvífico de Dios en Jesucristo tienen que encontrar el modo de acercarse de modo eficaz a ese "exceso de dolor" que aqueja al mundo actual: un hombre que necesita, hoy más que nunca, la cercanía curativa de Dios a su propia vida.

Lee opiniones opiniones sobre el tema en: Foro para temas controvertidos en la fe y en la moral

Consulta a un experto en temas Doctrinales y Apologéticos en: Expertos en Temas sobre la doctrina Católica y la defensa de la fe
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...