martes, 16 de junio de 2015

AMEN A SUS ENEMIGOS Y RUEGUEN POR LOS QUE LES PERSIGUEN


Amen a sus enemigos y rueguen por los que les persiguen
Tiempo Ordinario


Mateo 5, 43-48. Si realmente creyéramos que somos hijos del Padre celestial y que estamos destinados a la vida eterna, todo en nosotros cambiaría. 


Por: David Varela Flores | Fuente: Catholic.net



Del Santo Evangelio según san Mateo 5, 43-48
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiaras a tu enemigo. Pero yo os digo: amen a sus enemigos y rueguen por los que les persiguen, para que sean hijos de su Padre Celestial, que hace salir el sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si aman a quienes les aman, ¿qué recompensa tendrán? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? Y si no saludan sino a sus hermanos, ¿qué hacen de particular? ¿No hacen lo mismo los gentiles? Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto.

Oración introductoria
Jesucristo, yo quiero darte lo mejor de mí. Sabes que lo busco en serio, pero soy débil. Busco la santidad y la anuncio, pero me avergüenzo de ella; quiero cambiar, pero me gusta mi imperfección. Necesito de ti para enorgullecerme y amar la santidad. Jesús, que no me quede en palabras.
Petición
Señor, quítame el miedo a la santidad. Dame tu gracia para comprender que la santidad es la verdadera donación y que no consiste en grandes proyectos, sino en el trato personal con los que me rodean, rezando por los que nos persiguen, amando a los que nos odian, saludando a los que no nos conocen.

Meditación del Papa Francisco
Jesús, en el Evangelio, replica: “Sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto”. Estas palabras nos interpelan a todos nosotros, discípulos del Señor; y hoy se dirigen especialmente a mí y a ustedes […] Imitar la santidad y la perfección de Dios puede parecer una meta inalcanzable. Sin embargo, la Primera Lectura y el Evangelio sugieren ejemplos concretos de cómo el comportamiento de Dios puede convertirse en la regla de nuestras acciones. Pero recordemos, todos nosotros, que, sin el Espíritu Santo, nuestro esfuerzo sería vano. La santidad cristiana no es en primer término un logro nuestro, sino fruto de la docilidad ―querida y cultivada― al Espíritu del Dios tres veces Santo.
El Levítico dice: “No odiarás de corazón a tu hermano... No te vengarás, ni guardarás rencor... sino que amarás a tu prójimo...”. Estas actitudes nacen de la santidad de Dios. Nosotros, sin embargo, a veces somos tan diferentes, tan egoístas y orgullosos...; pero la bondad y la belleza de Dios nos atraen, y el Espíritu Santo nos puede purificar, nos puede transformar, nos puede modelar día a día. (Homilía de S.S. Francisco, 23 de febrero de 2014).
Reflexión apostólica
Nos falta fe. Si realmente creyéramos que somos hijos de nuestro Padre celestial y que estamos destinados a la vida eterna, todo en nosotros cambiaría. Entonces, comprenderíamos que esta vida con sus sufrimientos y sus pesares, son sólo una preparación para la vida eterna. Esa vida eterna en la que nos sorprenderíamos de lo que hay. Una vida en la que me saludarán incluso los desconocidos, en la que estaremos cerca de la perfección.

Lo mejor de todo es que no hay que esperar tanto; podemos empezar ahora. Sólo hay que acoger al Señor y amarlo con el corazón para traer el cielo a la tierra. Al inicio, costará, pero poco a poco la caridad dará otro sabor al sacrificio, hasta que encontremos que hacer el bien es lo más agradable que existe en el mundo. Y, entonces, disfrutaremos el perdonar, el renunciar a nuestros gustos por los demás, el amor. Entonces, y sólo, entonces, habremos comprendido lo que significa el Cristianismo: ser felices haciendo felices a los demás.

Propósito
Ofreceré la actividad que más me gusta por amor a Dios.

Diálogo con Cristo
Jesús, te pido que aumentes mi fe para que me de cuenta de que la santidad no es hacer lo que no me gusta, sino lo que te gusta a Ti. Dame tu gracia para perdonar de corazón como Tú me has perdonado, Dios mío; para amar no sólo a los que me quieren, sino a los que me han hecho algún daño; para parecerme cada día más a ti.

Se considera como perfección el esfuerzo constante por la perfección. (San Jerónimo, Epist. 254)

EL DIABLO ¿CÓMO VENCERLO?

EL diablo ¿cómo vencerlo?
Fragmentos de verdad católica
La vida terrena es un tiempo de prueba, durante el cual Dios consiente al demonio que tiente y pruebe al ser humano, pero nunca por encima de sus fuerzas.


Por: Mons. Rafaello Martinelli | Fuente: Catholic.net



¿Quién es el Diablo?
- La Iglesia enseña que al comienzo los diablos eran ángeles buenos, creados por Dios, pero que después por sí mismos, por su libre e irrevocable decisión, se transformaron en malvados, rebelándose, rechazando a Dios.
- El Evangelio de San Juan llama al diablo-Satanás "el príncipe de este mundo" (Jn 12, 31). "El diablo es pecador desde el principio" (1 Jn 3, 8), y se opone personalmente a Dios y a su plan de salvación.
¿Qué poderes tiene el diablo sobre nosotros?
- En la Primera Carta del mismo San Juan se lee: "Todo el mundo yace bajo el poder del Maligno" (5, 19). San Pablo habla de nuestra batalla contra las potencias espirituales (cfr. Ef 6, 10-17). Es también por causa de él que el pecado y sus consecuencias (enfermedad, sufrimiento, cataclismos y sobretodo la muerte) entraron en el mundo.
- El diablo obra generalmente mediante la tentación y el engaño; es mentiroso, "padre de la mentira" (Jn 8, 44). Puede engañar, inducir al error, ilusionar. Como Jesús es la Verdad (cfr. Jn 8, 44), así el diablo es el mentiroso por excelencia. El escritor francés Charles Baudelaire decía que la astucia más perfecta de Satanás consiste en convencernos de que no existe.
- El diablo posee un inmenso poder de seducción:
· sedujo a Adam y a Eva: de todas las obras realizadas por el diablo "La más grave en consecuencias de estas obras ha sido la seducción mentirosa que ha inducido al hombre a desobedecer a Dios" (CIC, 394);
· ha tratado de seducir también a Cristo directamente (cfr. Lc 4,1-13) o sirviéndose de Pedro (cfr. Mt 16,23);
· trata de seducir a los discípulos de Cristo. La estrategia que sigue para obtener este resultado es la de convencer al ser humano de que una vida vivida en la desobediencia a la voluntad divina es mejor que aquella vivida en la obediencia. Engaña a los seres humanos persuadiéndolos de que no hay necesidad de Dios y de que son autosuficientes, sin necesidad de la Gracia y de la Salvación. Incluso engaña a los seres humanos disminuyendo, más aún haciendo desaparecer el sentido del pecado.
- "El poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de Dios" (CIC, 395).
- Su acción, además de ser limitada, "es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo. El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero "nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman" (Rm 8,28)" (CIC, 395)

¿Por qué Dios "permite" a Satanás que "atormente" al ser humano?
La vida terrena es un tiempo de prueba, durante el cual Dios consiente al demonio que tiente y "pruebe" al ser humano, pero nunca por encima de sus fuerzas. Sabemos, sin embargo, por la Fe que de este mal Dios saca un bien más grande porque, con su gracia, el corazón sale purificado de la prueba y la Fe se hace más sólida.

¿En qué modo Jesús se comporta con los demonios?
- Él, antes que nada, habla frecuentemente del diablo (cfr. p. ej.: Mt 4, 10; Mc 4, 15;Lc 10, 18; Jn 8, 44).
- Además, Él actúa contra el demonio:
· por ejemplo cuando en la tentaciones en el desierto Jesús reacciona con fuerza (cfr. Lc4, 1-13). "La tentación en el desierto muestra a Jesús, humilde Mesías que triunfa de Satanás mediante su total adhesión al designio de salvación querido por el Padre" (CIC, 566).
· en el Evangelio de San Lucas, leemos que Jesús manda a los demonios, que lo reconocen como el Hijo de Dios (cfr. Lc 4, 41; 8, 28...);
· entre los milagros que realiza Jesús, hay liberaciones de posesiones diabólicas (cfr. Mc1, 25; 5, 2-20): realizando esas curaciones, él "tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades." (Mt 8, 17);
· diversas veces los Evangelistas nos cuentan que Jesús practica varios exorcismos, con los que libera a algunas personas de los tormentos de los demonios, anticipando así la gran victoria que El actuaría sobre el príncipe de este mundo (cfr. Mc 1, 25-26), con Su Muerte y Resurrección;
· Jesús predica la venida del reino de Dios, la cual constituye la derrota del reino de Satanás: "Pero si expulso a los demonios con el poder del Espíritu de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes" (Mt 12, 28);
· confía el poder de expulsar los demonios también a sus Apóstoles (cfr. Mc 3, 15; 6, 7.13; 16, 17);
· vence todo el mundo del mal con Su Muerte y Resurrección. Jesucristo ha vencido a Satanás y ha definitivamente roto el dominio del espíritu maligno (cfr. Col 2, 15; Ef 1, 21; Ap 12, 7-12), él es "el más fuerte" que ha vencido al "fuerte" (cfr. Lc 11, 22). "Tengan confianza -dice el Señor- ¡Yo he vencido al mundo!" (Jn 16, 33).
· justo cuando, después de su muerte, desciende a los infiernos, Jesús reduce "a la impotencia, mediante la muerte, a aquel que de la muerte tenía el poder, es decir al diablo" (Hb 2, 14).

¿Cómo se vence al diablo?
De varias maneras complementarias:
Primero que nada con una genuina vida de Fe, caracterizada por un confiado abandono en el amor paterno y providente de Dios (cfr. Lc 12, 22-31), y de obediencia a su voluntad (cfr. Mt 6, 10), imitando a Cristo Señor. Esta es la protección más segura. La más bella victoria sobre el influjo de Satanás es la continua conversión de nuestra vida, que tiene una propia actuación especial y continua en el Sacramento de la Reconciliación, mediante el cual Dios nos libera de los pecados cometidos después de nuestro bautismo, nos dona nuevamente Su amistad, y nos confirma con su gracia para resistir a los ataques del Maligno.
Con una permanente vigilancia; "Estad alertas. Vuestro enemigo, el diablo, como león rugiente va buscando a quien devorar" (1 Pe 5, 8).
Acogiendo y testimoniando, cada vez más, con la palabra y con las obras, el Evangelio. Para ello es necesario un anuncio integral y valiente del Evangelio: no se debe tener miedo de hablar del demonio, y sobretodo de la victoria que Cristo ya ha obtenido sobre él y continúa a obtener en la persona de sus fieles.
Luchando contra sus seducciones y tentaciones. "A través de toda la historia humana existe una dura batalla contra el poder de las tinieblas, que, iniciada en los orígenes del mundo, durará, como dice el Señor, hasta el día final. Enzarzado en esta pelea, el hombre ha de luchar continuamente para acatar el bien, y sólo a costa de grandes esfuerzos, con la ayuda de la gracia de Dios, es capaz de establecer la unidad en sí mismo." (Concilio Vaticano ii, Gaudium et Spes, n. 37, 2).
Huyendo, evitando el pecado, que es una ofensa a Dios: "Contra ti, contra ti solo he pecado, lo malo a tus ojos cometí" (Sal 51,6). El pecado se levanta contra el amor que Dios nos tiene y aparta de él nuestros corazones. Como el primer pecado, es una desobediencia, una rebelión contra Dios por el deseo de hacerse "como dioses", pretendiendo conocer y determinar el bien y el mal (Gn 3,5). El pecado es así "amor de sí hasta el desprecio de Dios"." (CIC, 1850)
Utilizando el discernimiento. "El Espíritu Santo nos hace discernir entre la prueba, necesaria para el crecimiento del hombre interior (cf Lc 8, 13-15; Hch 14, 22; 2 Tm 3, 12) en orden a una "virtud probada" (Rm 5, 3-5), y la tentación que conduce al pecado y a la muerte (cf St 1, 14-15). También debemos distinguir entre "ser tentado" y "consentir" en la tentación. Por último, el discernimiento desenmascara la mentira de la tentación: aparentemente su objeto es "bueno, seductor a la vista, deseable" (Gn 3, 6), mientras que, en realidad, su fruto es la muerte." (CIC, 2847).
Orando. "Si Dios está de nuestra parte, ¿quién estará contra nosotros?" (Rm 8, 31). El mismo Señor, en la oración del Padre nuestro, nos ha enseñado a pedir a Dios Padre: "Líbranos del mal". "Al pedir ser liberados del Maligno, oramos igualmente para ser liberados de todos los males, presentes, pasados y futuros de los que él es autor o instigador. En esta última petición, la Iglesia presenta al Padre todas las desdichas del mundo. Con la liberación de todos los males que abruman a la humanidad, implora el don precioso de la paz y la gracia de la espera perseverante en el retorno de Cristo. Orando así, anticipa en la humildad de la fe la recapitulación de todos y de todo en Aquél que "tiene las llaves de la Muerte y del Hades" (Ap 1,18), "el Dueño de todo, Aquél que es, que era y que ha de venir" (Ap 1,8; cf Ap 1, 4)" (CIC, 2854).
Recurriendo cuando sea necesario al exorcismo.

¿Qué cosa es un exorcismo?
- El excorcismo es un tipo de oración particular, que la Iglesia adopta contra el poder del diablo.
- Se da un exorcismo "Cuando la Iglesia pide públicamente y con autoridad, en nombre de Jesucristo, que una persona o un objeto sea protegido contra las asechanzas del maligno y sustraída a su dominio" (CIC, 1673).
- Es "una oración del tipo de los sacramentales" (Rito de los exorcismos, Praenotanda, n. 11). Los sacramentales "son signos sagrados instituidos por la Iglesia, por medio de los cuales se santifican algunas circunstancias de la vida. Comprenden siempre una oración acompañada de la señal de la cruz o de otros signos" (Compendio, 351). Entre los Sacramentales, ocupan un puesto relevante la bendiciones (de personas, de los alimentos, objetos, lugares), la consagración de personas, la dedicación de objetos para el culto divino, la bendición de los santos óleos, los exorcismos.

¿De qué manera se practica el exorcismo?
En dos formas: simple y solemne:
  1. La forma simple-ordinaria es aquella en la cual el exorcismo se realiza durante la celebración del Bautismo. "Puesto que el Bautismo significa la liberación del pecado y de su instigador, el diablo, se pronuncian uno o varios exorcismos sobre el candidato. Este es ungido con el óleo de los catecúmenos o bien el celebrante le impone la mano y el candidato renuncia explícitamente a Satanás. Así preparado, puede confesar la fe de la Iglesia, a la cual será "confiado" por el Bautismo" (CIC, 1237). 
  2. "El exorcismo solemne sólo puede ser practicado por un sacerdote y con el permiso del obispo. En estos casos es preciso proceder con prudencia, observando estrictamente las reglas establecidas por la Iglesia. El exorcismo intenta expulsar a los demonios o liberar del dominio demoníaco gracias a la autoridad espiritual que Jesús ha confiado a su Iglesia. Muy distinto es el caso de las enfermedades, sobre todo síquicas, cuyo cuidado pertenece a la ciencia médica. Por tanto, es importante, asegurarse, antes de celebrar el exorcismo, de que se trata de un presencia del Maligno y no de una enfermedad (cfr. CDC, can. 1172)" (CIC, 1673).

¿Qué otras características tiene el exorcismo solemne?
- "El exorcismo debe realizarse en un clima de Fe y de oración humilde y confiada, de manera de evitar cualquier impresión de eficacia automática: la liberación del influjo diabólico se da si y cuando Dios quiere. Si, como se indica en el n. 35 de las Prenotanda, están también presentes algunos fieles, sean éstos exhortados a orar intensamente según está previsto en el Rito.
- No obstante la reserva con la cual es celebrado, el Rito del exorcismo non es un hecho privado, sino un evento que concierne a toda la comunidad. El exorcista de hecho es un miembro de la comunidad, actúa en nombre de Cristo y, en nombre de la Iglesia, ejercita un ministerio específico. También el fiel que pide el exorcismo es un miembro de la comunidad, uno de aquellos miembros que la comunidad debe amar con un amor preferencial; cuando está en poder del Maligno, de hecho, él es el más pobre de los pobres, necesitado de ayuda, de comprensión y de consolación" (Rito de los exorcismos,Presentación CEI, nn. 13; 16).
- Todo acto de exorcismo es ciertamente una oración para la liberación de la persona endemoniada por el maligno, pero al mismo tiempo es anuncio:
· del Reino de Dios y de Cristo, que asume nuestras enfermedades y que, como único liberador y salvador, nos libra del Mal;
· de liberación total (espiritual y física) y mediada (por medio de la Iglesia) del influjo diabólico;
· de la realidad escatológica: signo que anticipa la victoria final de Cristo sobre Satanás, sobre la enfermedad, sobre la muerte.

¿Cómo se llega a ser exorcista?
- El exorcista (término ligado al verbo griego exorkízein = conjurar) es un hombre de oración, que actúa en nombre de la Iglesia con la fuerza del Espíritu Santo. Un ministerio que es don de Dios, conferido por el Obispo exclusivamente a sacerdotes al interno de la diócesis y, por eso, por ellos ejercido por medio de la Iglesia. Piedad, ciencia, integridad de vida, equilibrio, discernimiento, preparación teológica y experiencia espiritual, capacidad de escucha, son imprescindibles requisitos para un ministerio que es también un camino de santidad particular porque lleva al enfrentamiento directo con el demonio. En particular al exorcista se le pide la prudencia tanto para acertar la presencia del maligno, como para observar las normas establecidas por la Iglesia.
- El ministerio del exorcista, además de liberación, es también un ministerio de consolación.

¿Cómo se reconoce una posesión diabólica?
- Los fenómenos diabólicos extraordinarios de la posesión, de la obsesión, de la vejación y de la infestación son posibles, pero de hecho, al parecer de los expertos, son raros" (Rito de los exorcismos, Presentación CEI, n. 7).
- El Ritual del exorcismo señala diversos criterios e indicios que permiten llegar, con prudente certeza, a la convicción de que uno se encuentra ante una posesión diabólica. Es entonces cuando el exorcista está autorizado a realizar el solemne rito del exorcismo.
- Algunos de estos criterios son:
· hablar con muchas palabras de lenguas desconocidas o entenderlas;
· hacer conocidas cosas distantes o escondidas;
· demostrar fuerzas más allá de las propias posibilidades;
· aversión vehemente hacia Dios, la Santísima Virgen María, los Santos, la Cruz y las Imágenes sagradas.

¿Existen oraciones para ser recitadas en casos de influjos menores del demonio?
Ciertamente. En el Rito de los exorcismos se encuentran también:
· las oraciones que deben ser recitadas publicamente por un sacerdote, con el permiso del Obispo, cuando se juzga prudentemente que hay de hecho un influjo de Satanás sobre lugares, objetos o personas, sin llegar, sin embargo, al estado de una posesión verdadera y propia;
· una colección de oraciones para ser recitadas privadamente por parte de los fieles, cuando ellos sospechan que están sujetos a los influjos diabólicos (cfr. Rito de los exorcismos, Apéndice II, Oraciones para uso privado de los fieles).

¿Qué otros consejos útiles da la Iglesia en relación al influjo del maligno?

He aquí algunos:
- "No buscar las cosas sensacionales y evitar tanto la ingenua credulidad que ve interventos del diabólicos en cualquier anomalía y dificultad, como el racionalismo prefijado que excluye a priori cualquier forma de intervención del maligno en el mundo;
estar atentos en relación a libros, programas televisivos, informaciones de los medios de comunicación, que con fines de lucro se aprovechan el interés generalizado por fenómenos insólitos o malsanos;
no recurrir nunca a quienes practican la magia o se profesan detentores de poderes ocultos o de medium o presumen de haber recibido poderes particulares. En la duda sobre la presencia de un influjo diabólico es necesario dirigirse antes que nada al discernimiento de los sacerdotes exorcistas y a las ayudas de la gracia ofrecidos por la Iglesia sobretodo en los Sacramentos;
conocer el significado auténtico del lenguaje usado por la Sagrada Escritura y por la Tradición de la Iglesia y madurar una actitud correcta en relación a la presencia y a la acción de Satanás en el mundo;
recordar que la superstición, la magia y, con mayor razón, el satanismo son contrarios a la dignidad y racionalidad del ser humano y a la Fe en Dios Padre omnipotente y en Jesucristo nuestro Salvador" (Rito de los exorcismos, Presentación de la CEI, n. 8).

El Primicerio
de la Basílica de San Ambrosio y San Carlos en Roma 
Monsignor Raffaello Martinelli

MADRES DE HIJOS AJENOS


Madres de hijos ajenos

Historias de Eggsploitation

Documental acerca de las consecuencias de técnicas de reproducción asistida



Por: Paulina Ornelas Cruz | Fuente: www.centrodebioetica.org




En la carencia de información con respecto a las nuevas técnicas de reproducción asistida, el Centro de Bioética y Cultura (Center for Bioethics and Culture) nos presenta en el documental "Eggsploitation" una aproximación a las historias de mujeres cuya inquietud les trajo peores consecuencias de las esperadas y, lo peor, las dejó en el olvido de la lupa médica y tecnológica.
El CBC comenzó a realizar estudios cuando detectó que las técnicas modernas de reproducción asistida son una industria que ha priorizado el aspecto de marketing y ha descuidado el hecho de que las técnicas conciernen al ser humano, su vida y salud. Sostienen que la preocupación por traer nuevas vidas al mundo es incongruente al desproteger a las vidas ya existentes de las mujeres que dan de sí mediante la entrega de óvulos.
La delicadez que requiere el trato con la vida humana debería estar acompañada de información completa y accesible para todos los personajes involucrados en el proceso, pero no es así, y el CBC lo nota. Jennifer Lahl encabeza una investigación acerca del lado poco expuesto del negocio de la reproducción asistida y la donación y venta de óvulos.
Los estudios del CBC parten del tema en general pero centran sus esfuerzos en recopilar las historias de las mujeres que deciden dar sus óvulos; es decir, estas investigaciones tratan del dador, más que del receptor. La exposición de las historias es mediante un profundo documental con el título Eggsploitation que recoge testimonios reales de mujeres cuyas vidas cambiaron a partir de una decisión donde no pudieron elegir libremente debido a la información que se les ocultó y se complementa con opiniones de expertos del rubro científico y médico.
Este documental es acompañado por el libro Egg Donor Stories que plasma las entrevistas con las mujeres que valientemente exponen su historia con el único fin de evitar que más personas se vean involucradas en esta práctica llena de secretos e inconsistencias.
Las mujeres que comparten su testimonio son distintas entre sí, pero cuentan cómo su espíritu de altruismo y necesidad económica las llevaron a cometer una acción de la que todas se arrepienten. Parten por explicar lo bien armados que son los anuncios que buscan un dador y las campañas de marketing que apelan a las emociones más sensibles y ofrecen una remuneración económica atractiva para convencerlas de someterse a un proceso que demerita sus vidas, que tienen un valor mucho más elevado.
Algunas mujeres mencionan que las clínicas de fecundación se dan el lujo de ser elitistas al buscar donadoras de óvulos que sean “saludables y atractivas”, dos características que las mujeres en su mayoría quieren obligarse a tener y que al mencionarlas, se eleva su autoestima y las motiva a aventurarse en la donación o venta de sus óvulos. También destaca la necesidad económica que tenían al momento de ver el anuncio y leer las cantidades de dinero que se ofrecen a cambio de sus gametos y cómo esto representa una salida “sencilla” a su situación.
Las dudas e incertidumbre de estas mujeres son disipadas por las clínicas al prometerles una experiencia placentera y sin riesgos posteriores o secundarios, ocultándoles los posibles resultados que estos procesos les podrían traer. Posteriormente narran el proceso previo a la extracción de óvulos y cómo sus cuerpos son sometidos a duros procesos hormonales que alteran sus ciclos, humor y salud y cómo, a pesar de sus malestares, las clínicas les aseguran que son síntomas “normales”. Una de las anécdotas más impactantes narra el rechazo y discriminación por parte de una de las clínicas al descubrir que su cuerpo no estaba produciendo los óvulos suficientes que establecía el contrato.
Al descartar su participación como donante, esta mujer ya no es tomada en cuenta en los expedientes clínicos y no se le da seguimiento a su caso, mucho menos a su historia médica. La mayor complicación surge después del proceso de extracción, donde un buen número de mujeres sufre Síndrome de Hiperestimulación Ovárica, riesgo al que no sabían que estaban expuestas por falta de información por parte de las agencias.
El libro expone lo doloroso que llega a ser este síndrome que viene acompañado de una inflamación bastante severa, imposibilidad de caminar, pérdida de peso y, como consecuencia a futuro, una posible infertilidad, un infarto o algún tipo de cáncer relacionado con la donación.
A pesar de que el documental expone de manera precisa estas historias, el libro es un excelente complemento que auxilia en exponer de una manera más aterrizada los datos e historias de estas mujeres, este “sucio secreto de la industria de la infertilidad”, como el CBC expone.
El libro genera impacto y una invitación a la reflexión porque es único en exponer el arrepentimiento de estas mujeres más allá de las consecuencias médicas, su cargo de consciencia e incluso su inquietud de saber que podrían tener un hijo en un vientre ajeno, un hijo de una madre ajena, al que quizás jamás conozcan, o, al conocerlo, incluso no lo reconozcan. Muchas de ellas abren su corazón y platican que se preguntan cómo será la apariencia de sus hijos, se cuestionan si será que jamás podrán tener a sus propios hijos con una pareja de su elección por haber dado un hijo a alguien más y se atormentan al imaginar que incluso hay gametos suyos, sangre de su sangre, que aguardan por un vientre mientras son conservados en un laboratorio.
Este libro, el documental, y el gran trabajo de investigación por parte del CBC nos muestran como estas mujeres, si hubiesen sabido todo esto antes, no lo hubieran hecho. 

MI AMOR, TE VOY A DECIR CÓMO ME SIENTO CUANDO VES PORNOGRAFÍA

Mi amor, te voy a decir cómo me siento cuando ves pornografía
La pornografía nos está destruyendo a los dos


Por: Silvia Ordoñez | Fuente: http://catholic-link.com



"Intimidada, insegura, rechazada, pisoteada, infravalorada, herida", son algunas de las maneras en las que se siente un grupo de mujeres de todas las edades que están casadas con adictos a la pornografía. Sus expresiones tristes y preocupadas, algunas resignadas o enojadas, nos hacen entender un poco mejor lo que afirman al final: "La pornografía nos está destruyendo a los dos".
Cuando miré este video y empecé a escribir sobre él, me di cuenta de que cuando me hablan de vicios o adicciones, lo relaciono directamente con alcohol, drogas o incluso juegos de azar, pero no consideraba la adicción a la pornografía, un vicio que también destruye familias, aleja amistades y altera psicológicamente a la persona, dejándole un vacío permanente y un sentimiento de culpa difícil de reparar.
Según un periodista del New York Times, en 2001 la industria pornográfica generó en Estados Unidos más beneficios que la NBA. Esto responde a muchas preguntas con respecto a la falta de control y al poder cada vez mayor de esta dañina industria que negocia con niñas, niños, mujeres y hombres de todas las edades, que son vendidos como objetos al mejor postor.

¿Pero qué hay de la familia del adicto? Es una carga tremenda para una esposa que se casó ilusionada, entregándose completamente al amor de su vida para después sentir que eso no fue suficiente, que a él no le importa sólo ella, que la ve como a una más, que le falló y también a sus hijos (que crecen con resentimiento y desconfianza hacia su padre) mientras acompañan a su madre en la soledad. Así lo revela una hija que escribió una carta a su padre adicto.
Hay una canción de Sam Smith titulada "I’m not the only one" que habla de la traición y en una estrofa dice: "has estado tan poco disponible, ahora tristemente sé que tu corazón no lo puedo obtener, a pesar de que el Señor sabe que tú tienes el mío." De eso justamente se trata el matrimonio, se entrega el corazón, el alma y la vida entera a la otra persona ante Dios, haciéndose los dos una sola carne. Es por eso que las mujeres del video, aunque saben que sus esposos no las corresponden y les traicionan con muchas otras mujeres, aún luchan por recuperarlos, por darle sentido a su matrimonio, que como sacramento tiene una doble finalidad: "el bien de los esposos y la transmisión de la vida."
Esto quiere decir que el amor conyugal del hombre y de la mujer debe estar "situado bajo la fidelidad y la fecundidad." (Catecismo de la Iglesia Católica). La fidelidad es incluso de pensamiento como dijo San Mateo en su evangelio: "Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón."  (Mateo 5:27-28)
Para muchos, vivir la castidad hasta el matrimonio es algo absurdo y anticuado, pero para un católico es el camino de preparación por su propio autodominio, y para ser  fiel en el hermoso pero a la vez duro sendero del matrimonio. En palabras de Juan Pablo II, "La castidad no significa absolutamente rechazo ni menosprecio de la sexualidad humana: significa más bien energía espiritual que sabe defender el amor de los peligros del egoísmo y de la agresividad, y sabe promoverlo hacia su realización plena."
Y como siempre hay esperanza y misericordia, la adicción a la pornografía puede ser superada, así como lo revela el testimonio de Jason Evert, quien fue adicto por mucho tiempo pero lo superó y se encontró con Crystallina, su prometida, quien también llevaba una vida que no le llenaba, pero juntos decidieron empezar a vivir desde cero la castidad. Ahora se dedican a dar testimonios juntos en escuelas de EEUU, hablándoles a los más jóvenes sobre el tema para evitar tantos sufrimientos y llevarlos a descubrir el amor verdadero en la vocación del matrimonio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...