lunes, 21 de septiembre de 2015

PROBLEMAS DEL PERDÓN


Problemas del perdón



Pocas veces somos ofendidos; muchas veces nos sentimos ofendidos.
    
Perdonar es abandonar o eliminar un sentimiento adverso contra el hermano. 

¿Quién sufre: el que odia o el que es odiado? 

El que es odiado vive feliz, generalmente, en su mundo. 

El que cultiva el rencor se parece a aquél que toma una brasa ardiente o al que atiza una llama. Pareciera que la llama quemara al enemigo; pero no, se quema uno mismo. El resentimiento sólo destruye al resentido. 

El amor propio es ciego y suicida: prefiere la satisfacción de la venganza al alivio del perdón. 

Es locura odiar: es como almacenar veneno en las entrañas. El rencoroso vive en una eterna agonía. 

No hay en el mundo fruta más sabrosa que la sensación de descanso y alivio que se siente al perdonar, así como no hay fatiga más desagradable que la que produce el rencor. Vale la pena perdonar, aunque sea sólo por interés, porque no hay terapia más liberadora que el perdón. 

No es necesario pedir perdón o perdonar con palabras. Muchas veces basta un saludo, una mirada benevolente, una aproximación, una conversación. Son los mejores signos de perdón. 

A veces sucede esto: la gente perdona y siente el perdón; pero después de un tiempo, renace la aversión. No asustarse!!! Una herida profunda necesita muchas curaciones. Vuelve a perdonar una y otra vez hasta que la herida quede curada por completo...

EL PAPA FRANCISCO DENUNCIA EL ABORTO EUGENÉSICO EN SU SEGUNDO DÍA EN CUBA


El Papa Francisco denuncia el aborto eugenésico en su segundo día en Cuba
Papa Francisco. Foto: Bohumil Petrik - ACI Prensa 






LA HABANA, 20 Sep. 15 / 06:55 pm (ACI).- En su segundo día de visita apostólica a Cuba, el Papa Francisco presidió esta tarde en la Catedral de La Habana las vísperas junto a sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas. En este encuentro, el Santo Padre destacó el servicio de consagrados a personas “a quienes el mundo desprecia” y denunció el aborto eugenésico promovido en la sociedad actual.

“Cuántas religiosas y religiosos queman –y repito el verbo, queman– su vida acariciando material de descarte”, remarcó el Papa tras escuchar el testimonio de servicio a los más necesitados de Sor Yailenys Ponce Torres, de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

Estos religiosos y religiosas, dijo Francisco, acarician “a quienes el mundo descarta, a quienes el mundo desprecia, a quienes el mundo prefiere que no estén”.

“A quienes el mundo, hoy día con métodos de análisis nuevos que hay, cuando se prevé que puede venir con una enfermedad degenerativa se propone mandarlo de vuelta antes de que nazca”, lamentó.

El Santo Padre alentó a los sacerdotes y religiosos atender siempre al “más pequeño”, aquel que “está en el protocolo sobre el cual vamos a ser juzgados: ‘lo que hiciste al más pequeño de estos hermanos me lo hiciste a mí’”.

“Hay servicios pastorales (que) pueden ser más gratificantes desde el punto de vista humano, sin ser malos ni mundanos. Pero cuando uno busca en la preferencia interior al más pequeño, al más abandonado, al más enfermo, al que nadie tiene en cuenta, al que nadie quiere, el más pequeño, y sirve al más pequeño, está sirviendo a Jesús de manera superlativa”, subrayó.

EL PAPA FRANCISCO REGALA A FIDEL CASTRO RECUERDOS DEL SACERDOTE Y SU EX MAESTRO


El Papa regala a Fidel Castro recuerdos del sacerdote y ex maestro que pidió su conversión
Fidel Castro (izq.) y el P. Armando Llorente (der.)



LA HABANA, 20 Sep. 15 / 03:06 pm (ACI).- El Papa Francisco se reunió hoy con Fidel Castro y le hizo un regalo especial: un libro y dos CDs con homilías y canciones del P. Armando Llorente, el sacerdote jesuita español que fue su maestro de escuela y que pidió su conversión antes de morir.

El P. Llorente fue profesor y mentor de Fidel Castro en el Colegio de Belén de La Habana, donde el líder cubano estudió cuando tenía 16 años de edad.

En el año 2007, en una entrevista para la agencia Efe desde Miami donde se exilió, el sacerdote señaló que si "en algún momento de lucidez" Fidel Castro lo llamaba o pedía encontrarse con él, estaba dispuesto a ir "inmediatamente" para confesarle.

"Lo primero que haríamos sería darnos un abrazo tremendo, reírnos recordando las aventuras que tuvimos juntos, que fueron innumerables y muy bonitas" y después le diría: "Fidel, ha llegado el momento de la verdad", declaró a Efe.

El sacerdote aseguró que conservaba el anhelo de absolver a Castro si antes pedía "perdón públicamente, porque sus pecados no son sólo personales" y se arrepentía "de todo el mal que ha hecho".

El P. Llorente nació en España y era un joven novicio jesuita de 24 años cuando lo enviaron a Cuba en 1942 para completar su formación. Trabajó como maestro en el Colegio de Belén donde Castro fue su mejor alumno y se hicieron muy amigos. 

En 1945, el sacerdote escribió al pie de su fotografía de estudiante en el libro escolar del Colegio de Belén: "Fidel Castro, madera de héroe, la historia de su patria tendrá que hablar de él". 

El P. Llorente recordó a Efe que los años de escuela fueron los más felices de Fidel porque hasta entonces "no se había sentido querido por nadie", estaba lleno de "complejos y traumas" por saberse el hijo de una relación extramatrimonial de su padre, Ángel Castro, con Lina Ruz, quien trabajaba en su casa como sirvienta.

En diciembre de 1958, el P. Llorente llegó a la Sierra Maestra haciéndose pasar por ganadero, para entrevistarse con Castro durante la revolución. "Él me confesó que había perdido la fe, y yo le respondí: 'Fidel, una cosa es perder la fe y otra la dignidad'", recordó. 

En esos años, el P. Llorente ayudó a establecer en la isla la Agrupación Católica Universitaria (ACU), un movimiento juvenil de inspiración jesuita, fundado en la década del '30. El sacerdote debió abandonar Cuba en 1961 por el acoso del régimen de Castro contra la Iglesia Católica y estableció ACU en Estados Unidos. 

Vivió en Miami hasta su muerte el 28 de abril de 2010, a la edad de 91 años.

El Arzobispo de Boston, Cardenal Sean O'Malley, escribió tras su fallecimiento que el P. Llorente "dio más retiros en un año que la mayoría de los jesuitas dan en toda una vida. Tenía un gran don para inspirar a los jóvenes a ser muy activos en la Iglesia".

"Era un maestro elocuente de la espiritualidad ignaciana y la vida del Evangelio", indicó.

PAPA FRANCISCO PIDE A CADA SACERDOTE CUMPLIR EN EL CONFESIONARIO


Esta es la tarea que el Papa Francisco pide a cada sacerdote cumplir en el confesionario
Fotos: Petrik Bohumil / ACI Prensa



LA HABANA, 20 Sep. 15 / 09:57 pm (ACI).- El Papa Francisco exhortó a los sacerdotes a no cansarse de perdonar a los fieles que llegan a confesar sus pecados en el confesionario. “Ese o esa que están ahí son el más pequeño y por lo tanto es Jesús”, aseguró.

Al presidir el rezo de las Vísperas junto a sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas en la Catedral de La Habana (Cuba), el Santo Padre indicó que el confesionario es “un lugar privilegiado para el sacerdote” para encontrarse con “ese último, ese mínimo, el más pequeño” necesitado de su ayuda.

“Ahí (es) cuando ese hombre o esa mujer te muestra su miseria”, explicó el Papa, y advirtió que “ojo que es la misma que tienes tú y que Dios te salvó ¿eh? de no llegar hasta ahí”.

Cuando esa persona te muestra su miseria, pidió el Papa a cada sacerdote, “¡por favor! no lo retes, no la retes, no lo castigues”.

“Si no tienes pecado, pues tírale la primera piedra, pero solamente con esa condición, sino piensa en tus pecados y piensa que tú puedes ser esa persona, piensa que tú potencialmente puedes llegar más bajo todavía y piensa que tú en ese momento tienes un tesoro en las manos, en tus manos, que es la misericordia del Padre”.

Francisco pidió a los sacerdotes que “no se cansen de perdonar, sean ‘perdonadores’, no se cansen de perdonar como lo hacía Jesús. No se escondan en miedos o en rigideces”.

“Cuando te llega el penitente no te pongas mal, no te pongas neurótico, no lo eches del confesionario, no lo retes, Jesús los abrazaba, Jesús los quería”, recordó.

“Mañana festejamos San Mateo ¡Cómo robaba ese! y además ¡cómo traicionaba a su pueblo! y dice el Evangelio que a la noche Jesús fue a cenar con él y otros como él”, indicó.

El Papa señaló además que “San Ambrosio tiene una frase que a mí me conmueve mucho: ‘Donde hay misericordia, está el Espíritu de Jesús, donde hay rigidez están solamente sus ministros’”.

“Hermano sacerdote, hermano obispo, no le tengas miedo a la misericordia, deja que fluya por tus manos y por tu abrazo de perdón. Porque ese o esa que están ahí son el más pequeño y por lo tanto es Jesús”, aseguró.

NO NECESITAN MÉDICO LOS SANOS SINO LOS ENFERMOS


No necesitan médico los sanos sino los enfermos
Tiempo Ordinario



Mateo 9, 9-13. Fiesta San Mateo Apóstol. Sólo Jesús fue capaz de ver más allá de sus pecados y encontró al hombre. 


Por: P. Clemente González | Fuente: Catholic.net 



Te adelantamos las Reflexiones del Evangelio de la 25a. Semana del Tiempo Ordinario,  del domingo 20 al sábado 26 de septiembre 2015.
---------------
Del santo Evangelio según san Mateo 9, 9-13
En aquel tiempo, vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: Sígueme. Él se levantó y le siguió. Y sucedió que estando Él a la mesa en casa de Mateo, vinieron muchos publicanos y pecadores, y estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos. Al verlo los fariseos decían a los discípulos: ¿Por qué come vuestro maestro con los publicanos y pecadores? Mas Él, al oírlo, dijo: No necesitan médico los que están fuertes sino los que están mal. Id, pues, a aprender qué significa aquello de: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores. 

Oración Introductoria
Padre mío, escucho tu llamado y quiero seguirte. Deseo levantarme y salir de esta meditación convencido de quitar todo lo que me aparte de Ti, porque Tú bien sabes de mis debilidades y caídas, por eso te suplico que envíes a tu Espíritu Santo para que guíe esta oración y todo mi día.

Petición
Señor, que nunca sea sordo a tu llamado y sepa responder con alegría y generosidad.

Meditación del Papa Francisco
En el desafío del amor, Dios se manifiesta con sorpresas. Pensemos en san Mateo. Era un buen comerciante. Además traicionaba a su patria, porque les cobraba los impuestos a los judíos para pagárselo a los romanos. Estaba lleno de plata y cobraba los impuestos. Pasa Jesús, lo mira y le dice: 'Ven y sígueme'. No lo podía creer. Si después tienen tiempo, vayan a ver el cuadro que Caravaggio pintó sobre esta escena. Jesús lo llama, le hace así, los que estaban con él dicen: '¿A éste, que es un traidor, un sinvergüenza?' Y él se agarra a la plata, y no la quiere dejar. Pero la sorpresa de ser amado lo vence. Y sigue a Jesús.
Esa mañana cuando Mateo fue al trabajo y se despidió de su mujer, nunca pensó que iba a volver sin el dinero y apurado para decirle a su mujer que preparara un banquete. El banquete para aquel que lo había amado primero, que lo había sorprendido con algo muy importante, más importante que toda la plata que tenía.
Déjate sorprender por Dios, no le tengas miedo a las sorpresas. Que te mueven el piso, ¿eh? Nos ponen inseguros, pero nos meten en camino. El verdadero amor te lleva a quemar la vida, aun a riesgo de quedarte con las manos vacías. (Homilía de S.S. Francisco, 18 de enero de 2015).
Reflexión
Dios respeta en su integridad al hombre, y cuando llama a un alma a su servicio, en su solemne poder, ni la violenta, ni la atosiga, sino que con paciencia y amor la deja casi andar a la deriva o al vaivén de las circunstancias. No es fácil, por tanto, dar una respuesta como la de Mateo: pronta, sincera, total.

San Mateo era un cobrador de impuestos, un pecador ante los ojos de todo el pueblo. Sólo Jesús fue capaz de ver más allá de sus pecados y vio a un hombre. Un hombre que podía hacer mucho por el Reino de los Cielos. Y le llamó con todo el amor y misericordia de su corazón para ser uno de sus apóstoles, de sus íntimos.

Todos hemos recibido la vocación a la vida cristiana. Dios nos ha creado para prestarle un servicio concreto, cada uno de nosotros. Tenemos una misión, como eslabones de una cadena. Decía el Cardenal Newman: "No me ha creado para nada. Haré bien el trabajo, seré un ángel de la paz, un predicador de la verdad en mi propio lugar si obedezco sus mandamientos. Por tanto confiaré en él quienquiera que yo sea, dondequiera que esté. Nunca me pueden desechar. Si estoy enfermo, mi enfermedad puede servirle. En la duda, mi duda puede servirle. Si estoy apenado, mi pena puede servirle. Él no hace nada en vano. ¡Él sabe lo que hace!"

Propósito
Pedirle a Dios que me ayude a eliminar todo lo que le ofende de mi comportamiento y por tanto, dar una respuesta como la de Mateo: pronta, sincera, total.

Diálogo con Cristo
Jesucristo, de nada sirve decir que estoy dispuesto a seguirte si no estoy dispuesto a servir y a entregarme a los demás. Gracias porque solo Tu eres capaz de ver más allá de sus pecados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...