viernes, 9 de octubre de 2015

NO PUEDO PERDONAR

No puedo perdonar...
El odio sólo sirve para fomentar el odio, y en la historia humana nadie ha conseguido ser libre gracias al odio 


Por: P. Jorge Loring, S.I. | Fuente: Catholic.net 



El quinto mandamiento de la Ley de Dios, -no matarás- ordena no hacer daño a la propia vida o a la de otros con palabras, obras o deseos (odio); es decir, querer bien a todos y perdonar a nuestros enemigos. El desear la muerte a sí mismo o a otro, es pecado grave si se hace por odio o desesperación rebelde. El odio es incapaz de liberar a nadie. Sólo sirve para fomentarlo más y en la historia humana nadie ha conseguido ser libre gracias al odio.

El odio nunca está justificado para un cristiano. Las riñas, los insultos, las injurias, etc., pueden, a veces, llegar a ser pecado grave si se desea en serio un mal grave a otro, si se falta gravemente a la caridad y si son la exteriorización del odio. Pero de ordinario no lo son, ya sea por inadvertencia, ya porque no se les dé importancia, etc. Cuando dos riñen, de ordinario cada uno tiene la mitad de la razón y la mitad de la culpa; pero cada cual mira la parte que él tiene de razón y la que el otro tiene de culpa. Por eso no se ponen de acuerdo.

Las riñas empiezan generalmente por pequeñeces, pero con el calor de la discusión se van desorbitando hasta terminar en enemistades profundas..., y, a veces, en crímenes. Lo mejor en las riñas es cortarlas desde el principio sin permitir que adquieran grandes proporciones. Y si uno se encuentra de mal humor, seguir el consejo de aquel inglés que contaba hasta diez antes de contestar. Con calma y con sensatez se evitarían muchos rencores nacidos generalmente por pequeñeces.

La venganza personal no está permitida en ningún sentido. Cristo la prohibió. Si fuese permitida, no se podría vivir en el mundo, todos nos creeríamos con derecho a vengarnos de alguien. No: hay que perdonar a los enemigos, y dejar que Dios los castigue en la otra vida, y la Autoridad Pública en este mundo. Como dice San Pablo, hay que saber «vencer al mal con el bien».

Es necesario saber perdonar a las personas que nos hayan ofendido. Es, desde luego, indispensable estar dispuestos a conceder el perdón si nos lo piden, quedándonos satisfechos con una moderada reparación. Quien niega el perdón a su hermano, es inútil que espere el perdón de Dios. En el «Padrenuestro» tiene su sentencia: como él no perdona, tampoco Dios le perdonará. Lo dijo Jesucristo.

Y no seamos fáciles en echar al otro toda la culpa. Ordinariamente la culpa hay que repartirla entre los dos. Uno fue el que empezó, pero el otro contestó con ofensa más grave. Si los dos están esperando a que sea el otro el que se adelante a pedir perdón, la cosa no se arreglará nunca. El que sea más generoso con Dios es el que debe tomar la iniciativa.

Cristo habla de poner la otra mejilla. Es una fórmula oriental hiperbólica para dar a entender que debemos estar dispuestos al perdón; pero no es para que lo entendamos al pie de la letra. El mismo Cristo al ser abofeteado no puso la otra mejilla, sino que respondió con toda energía, verdad y dominio propio: «Si he respondido mal, muestra en qué; mas si bien, ¿por qué me hieres?».

Si la culpa ha sido nuestra tenemos obligación de pedir perdón de alguna manera, pero incluso, aunque sea claro que toda la culpa es del otro, da una muestra de virtud el que se adelanta a otorgar el perdón, por ejemplo, dirigiéndole amablemente la palabra, ofreciendo un servicio, reanudando el saludo, etc. Durante un tiempo puede manifestarse el disgusto, por ejemplo, con una actitud más seria y distanciada; pero esto no debe durar indefinidamente. Salvo en algunos casos excepcionales de ofensas gravísimas, es muy de aconsejar que al cabo de cierto tiempo se reanuden los saludos ordinarios entre gente educada. Negar el saludo no es cristiano. Si el otro no contesta allá él; pero que la cosa no quede por tu parte.

Cuando han fracasado ya varios intentos de reconciliación, o el otro se niega obstinadamente a devolver el saludo, o si parece cierto que nuestro esfuerzo por la reconciliación puede ahondar la mala voluntad del otro, será mejor esperar otra ocasión. Pero no abandonar el deseo de reconciliación, ni escudarse en esta dificultad para no reconciliarse, por no desearlo. Nuestra voluntad de reconciliación debe ser sincera. Si el otro no quiere saludarnos o hablarnos, nosotros debemos estar dispuestos a hablarle cuando él lo desee, y saludar cuando él nos salude. A veces puede facilitar la reconciliación la ayuda de una tercera persona.

Distingue, con todo, entre el rencor admitido y un cierto distanciamiento para evitar el chocar de nuevo. Y también entre el sentimiento de la ofensa y el resentimiento admitido voluntariamente. Aunque la ofensa recibida nos duela, no podemos desear mal a nadie. Esta voluntad de perdonar puede unirse a un sentimiento inevitable de la ofensa recibida. Muchos se refieren a este sentimiento cuando dicen que no pueden perdonar.

Es posible que la serenidad de espíritu, después de la ofensa, requiera un tiempo mínimo para sobreponerse al dolor. Una prueba de esta sincera buena voluntad sería orar por el ofensor, nunca hablar mal de él y pedir a Dios la gracia de saber perdonar. Cuando tengas antipatía por una persona, pide por ella. Y cuando tengas ganas de desearle algo malo, reza por ella un «Padrenuestro». Dice Jesucristo: «rogad por los que os persiguen».

Y si el que consideramos nuestro enemigo estuviera en una necesidad grave y no pudiera salir de ella sin nuestro especial auxilio, tenemos obligación de ayudarle, porque en estos casos hay obligación de atender al prójimo aunque sea enemigo.

No es odio a una persona odiar lo que hay de malo en ella o el mal que nos causa injustamente a nosotros o a otros. El amor a nuestros enemigos que pide el Evangelio no obliga a la amistad con ellos, sino que prohíbe el odio y la venganza o el desearles algún mal y manda tener un deseo de reconciliación.

«El ofendido está obligado siempre a perdonar al ofensor que le pide perdón, en forma directa o indirecta. Si se niega a hacerlo, comete un grave pecado contra la caridad, y regularmente no podrá ser absuelto mientras continúe en su obstinación».

Por supuesto que es lícito exigir una reparación del daño recibido, pero no por odio ni por venganza, sino por deseo de justicia. La buena voluntad de perdonar de corazón a los que nos han ofendido no excluye utilizar todos los medios justos para que se haga justicia.

Es verdad que hay personas que son indignas de nuestro perdón; pero nosotros no perdonamos porque ellas lo merezcan, sino porque lo merece Jesucristo, que es quien nos lo pide. Para eso nos dio Él su ejemplo: fue mucho más ofendido que nosotros y sin embargo perdonó. No sólo en su corazón, sino que lo manifestó exteriormente. El perdón de Cristo en la cruz es el modelo que debemos imitar. Las almas generosas tienen en esto un inmenso campo de perfección y santificación.

El mundo de los hombres no puede hacerse cada vez más humano si no introducimos el perdón -que es esencial en el Evangelio- en las relaciones de unos con otros.

¿CÓMO LOGRAR UNA SOCIEDAD FELIZ?

¿Cómo lograr una sociedad feliz?
La clave de la felicidad de determinada sociedad consiste, en estar formada por familias cuyos cónyuges anhelan la santidad


Por: Editorial Heraldos del Evangelio | Fuente: Heraldos del Evangelio 



La primera institución humana no fue gubernamental, ni económica, ni siquiera laboral. Creado Adán, y formada Eva de su costado, éstos constituyeron la primera familia humana, principio y causa de todas las demás. Desde el origen, como lo reafirmó posteriormente el Salvador (cf. Mc 10, 6-8), Dios creó al hombre y a la mujer, los cuales, uniéndose según un designio eterno de su sabiduría, "serán los dos una sola carne" (Gn 2, 24).
La solidez y estabilidad de dicha unión —cuya sublimidad fue elevada a sacramento por Jesucristo como fundador de la Iglesia— radican en el hecho de que es obrada por el propio Dios, aunque administrada por los esposos:la iciativa es humana, pero el resultado es divino, ya que el hombre no tiene poder para anularlo.
Esta realidad fue sancionada por el Redentor con una orden clara: "lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre" (Mt 19, 6).
Ése fue uno de los elementos que lo opusieron a los fariseos: bastante preocupados por los aspectos humanos y poco interesados en los designios divinos, trataban de distorsionar los principios mosaicos para adecuar la religión a sus pasiones. Jesús, no obstante, no les dio la mínima oportunidad a sus anhelos; obstinados e impenitentes, con ésa y otras actitudes, los fariseos se fueron empujando voluntariamente hacia el margen de la Historia...
Del matrimonio concebido según la visión cristiana, surgieron las familias que dieron origen a las sociedades inspiradas en el Evangelio, destinadas a hacer florecer los frutos del Espíritu Santo: "amor, alegría, paz,  paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí" (Ga 5, 22-23). De un modo muy orgánico, el hombre conocía a una mujer y, motivados por la caridad, resolvían casarse; enfrentaban dificultades, pero perseveraban juntos. Los años pasaban y ambos se llevaban muy bien. Así han perdurado las sociedades, durante veinte siglos...
Sin embargo, surgieron el divorcio y formas cada vez más excéntricas de "familias"; y los problemas, en lugar de disminuir, aumentaron... Así pues, hemos llegado a una situación en la cual la familia sufre una crisis global, hasta constituirse actualmente en una verdadera encrucijada en la Historia. De hecho, de modo casi cíclico, la dureza de corazón que Jesús había denunciado en los fariseos (cf. Mc 10, 5) vuelve a manifestarse una y otra vez: con pretextos más o menos similares, pretenden siempre retorcer la verdad de manera a creerse en el derecho
de exigirle a Dios que justifique los efectos de las pasiones desordenadas. ¿Dónde se encuentra nuevamente el remedio para ese mal antiguo?
Para un mismo problema, sirve la misma solución. Ayer, como hoy y siempre, el hombre en esta tierra nunca podrá evitar el dolor. El secreto de la felicidad, por consiguiente, no se halla en no sufrir, sino en cómo enfrentar el sufrimiento. La felicidad de la familia bien constituida se cimenta en la Roca sobre la cual fue edificada (cf. Lc 6, 48); mientras ambos esposos se encuentran abrasados en el amor a Dios, no temen ni vacilan; incluso cuando  ufren, están llenos de alegría espiritual.
La clave de la felicidad de determinada sociedad consiste, por tanto, en estar formada por familias cuyos cónyuges anhelan la santidad.

LA FAMILIA, CLAVE PARA LA SALVACIÓN DEL MUNDO


La familia, clave para la salvación del mundo
Familia


La bendición de Dios sobre la unión entre el hombre y la mujer, sobre la familia, y el papel especial de la mujer en ese plan de slavación, son clave y garantía para que el mundo vaya adelante. 


Por: Ramiro Pellitero | Fuente: Catholic.net 



En la catequesis del Papa Francisco sobre la familia (16-IX-2015) nos ha dejado un mensaje iluminador: la familia es garantía para que el mundo funcione. Por eso Dios la bendice como clave en el plan de la salvación. Y la mujer tiene en ese plan un papel especial.


La familia es clave para la salvación del mundo

La familia es clave para la salvación del mundo. En nuestro mundo, señala el obispo de Roma, “la subordinación de la ética a la lógica del beneficio dispone de medios ingentes y de apoyo mediático enorme”.

Pues bien: “En este escenario, una nueva alianza del hombre y de la mujer no solo es necesaria sino incluso estratégica para la emancipación de los pueblos de la colonización del dinero. Esta alianza debe volver a orientar la política, la economía y la convivencia civil. Decide la habitabilidad de la tierra, la trasmisión del sentimiento de la vida, los vínculos de la memoria y de la esperanza”.

¿Por qué esto es así? ¿Cómo es posible que la familia sea estratégica para la salvación del mundo?

La familia –explica Francisco– es la depositaria de la sabiduría creadora que Dios, “que confió a la familia no el cuidado de una intimidad finalizada en sí misma, sino el emocionante proyecto de ‘domesticar’ el mundo”. En efecto, en su raíz la palabra domesticar significa hacer de casa, hacer que algo pertenezca al hogar, se inscriba en el hogar.

Por eso la familia “nos salva de muchos, tantos ataques, tantas destrucciones, de tantas colonizaciones, como la del dinero o las ideologías que amenazan tanto al mundo”. En suma, “la familia es la base para defenderse”.

En definitiva, la familia pertenece al fundamento de la salvación por inscribirse en el marco de la creación: “La creación de Dios no es una simple premisa filosófica: ¡es el horizonte universal de la vida y de la fe! No hay un plan divino distinto para la creación y para su salvación. Es para la salvación de la criatura —de toda criatura— por lo que Dios se hizo hombre: por nosotros los hombres y por nuestra salvación, como dice el Credo. Y Jesús resucitado es primogénito de toda criatura (Col 1,15)”.

Prosigue el Papa recordando cómo, según la Biblia, el mundo creado está confiado al hombre y a la mujer: “Lo que pase entre ellos da impronta a todo. Su rechazo a la bendición de Dios lleva fatalmente a un delirio de omnipotencia que lo arruina todo. Es lo que llamamos ‘pecado original’. Y todos venimos al mundo con la herencia de esa enfermedad”.


La bendición especial para la mujer

 A pesar de eso, no fuimos maldecidos ni abandonados a nuestro destino. Dios le dice a la antigua serpiente embustera y tentadora: Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y el suyo (Gn 3,15ª). “Mediante esas palabras –interpreta Francisco– Dios marca a la mujer con una barrera protectora contra el mal, a la que ella puede acudir —si quiere— para cada generación. Quiere decir que la mujer lleva una secreta y especial bendición, para defender a su criatura del Maligno. Como la Mujer del Apocalipsis, que corre a esconder al hijo del Dragón. Y Dios la protege (cfr. Ap 12,6)”.

Es bien sugerente esta interpretación, que subraya en positivo el importante papel de la mujer en la salvación: “¡Pensad qué profundidad se abre aquí! Existen muchos lugares comunes, a veces incluso ofensivos, sobre la mujer tentadora que inspira al mal. Sin embargo, ¡tiene que haber sitio para una teología de la mujer que esté a la altura de esta bendición de Dios para ella y para la generación!”

Esta especial bendición para la mujer se inscribe en la protección, la ternura y la misericordia de Dios hacia el hombre y la mujer. Después del pecado y antes de la expulsión del paraíso, Dios les confecciona túnicas de piel y los viste (Gn 3, 21). Y observa el Papa:

“Este gesto de ternura significa que hasta en las dolorosas consecuencias de nuestro pecado, Dios no quiere que nos quedemos desnudos ni abandonados a nuestro destino de pecadores”.

La ternura divina, este cuidado por nosotros, se manifiesta hecho carne en Jesús de Nazaret, Hijo de Dios nacido de mujer (Gal 4,4). Como dice san Pablo: aun siendo pecadores, Cristo murió por nosotros (Rm 5,8).

“Cristo, nacido de mujer, de una mujer ­–se fija Francisco–. Es la caricia de Dios sobre nuestras llagas, sobre nuestros errores, sobre nuestros pecados. Pero Dios nos ama como somos y quiere llevarnos adelante con ese proyecto, y la mujer es la más fuerte que lleva adelante ese proyecto”.

De este modo tan sugerente concluye el Papa sus catequesis sobre la familia. La bendición de Dios sobre la unión entre el hombre y la mujer, sobre la familia, y el papel especial de la mujer en ese plan, son clave y garantía para que el mundo vaya adelante.

EL QUE NO ESTÁ CONMIGO, ESTÁ CONTRA MI


El que no está conmigo, está contra mi

Tiempo Ordinario




Lucas 11, 15-26. Tiempo Ordinario. El cristiano vence al mal cuando tiene a Dios morando en su alma. 



Por: Catholic.net | Fuente: Catholic.net 




Durante el mes de Octubre, Mes del Rosario, en esta sección, meditaremos cada día un misterio, y así poder "guardar y meditar en  nuestro corazón" la Vida de Jesús.¡Suscribete a la Meditación diaria!
------------------------------
Del santo Evangelio según san Lucas 11, 15-26
En aquel tiempo, cuando Jesús expulsó a un demonio, algunos dijeron: "Éste expulsa a los demonios con el poder de Satanás". Otros, para ponerle a prueba, le pedían una señal del cielo. Pero Ël, conociendo sus pensamientos, les dijo: «Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y casa contra casa, cae. Si, pues, también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino?.. porque decís que yo expulso los demonios por Beelzebul. Si yo expulso los demonios por Beelzebul, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por eso, ellos serán vuestros jueces. Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios. Cuando uno fuerte y bien armado custodia su palacio, sus bienes están en seguro; pero si llega uno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estaba confiado y reparte sus despojos». «El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama. «Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda vagando por lugares áridos, en busca de reposo; y, al no encontrarlo, dice: "Me volveré a mi casa, de donde salí." Y al llegar la encuentra barrida y en orden. Entonces va y toma otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí, y el final de aquel hombre viene a ser peor que el principio».

Oración introductoria
Padre, ayúdame a encontrar, en la oración, los medios para estar siempre unido a Ti y mantenerme lejos de la tentación y del mal.

Petición
María, cuidame de todo mal y alejame del pecado. Ayudame a cuidar los bienes espirituales como el mayor tesoro.

Meditación del Papa Francisco
Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, ‘vaga por lugares desiertos, buscando reposo, y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando la encuentra ‘barrida y adornada’, entonces va y ‘toma otros siete espíritus peores que él, que vienen y toman posesión de la morada’. Y, así, el postrer estado de aquel hombre resulta peor que el primero.
La vigilancia…, porque la estrategia de él es aquella: ‘Te has convertido en un cristiano, ve adelante en tu fe, te dejo, te dejo tranquilo. Pero luego, cuando te acostumbras y no vigilas tanto y te sientes seguro, voy a estar de vuelta’. ¡El evangelio de hoy comienza con el demonio expulsado y termina con el demonio que vuelve! San Pedro lo dijo: “Es como un león feroz, que gira a nuestro alrededor". Es así.
‘Pero, padre, ¡usted es un poco anticuado! Nos hace asustar con estas cosas...’. ¡No, yo no! ¡Es el Evangelio! Y no se trata de mentiras: ¡es la Palabra del Señor! Le pedimos al Señor la gracia de tomar en serio estas cosas. Él vino a luchar por nuestra salvación. ¡Él ha vencido al demonio! Por favor, ¡no hagamos tratos con el diablo! Él trata de volver a casa, a tomar posesión de nosotros... ¡No relativizar, sino vigilar! ¡Y siempre con Jesús!(Cf. S.S. Francisco, 11 de octubre de 2013, homilía en Santa Marta).

Reflexión
Uno de los factores que ayudaron al éxito del cristianismo en el mundo antiguo fue la fuerza arrolladora que tenía frente a los demonios. La existencia del demonio era -y sigue siendo- tan evidente que todas las religiones creían firmemente en él, sin embargo nadie se atrevía a un enfrentamiento directo con el señor del mal.

Cristo primero, los apóstoles después, y una catarata de santos en los siglos posteriores, han vencido plenamente a Satanás, sea en enfrentamiento directo (exorcismos) sea logrando apartar a los hombres de los tentadores caminos del mal. El cristiano vence a Satanás porque tiene a Dios morando en su alma.

Cristo echa a los demonios porque el reino de Dios está ya entre nosotros y los que siguen a Cristo convierten su vida en un milagro perpetuo en el que Belcebú carece de potencia y de valor. El demonio está cada día intentando que nos apartemos del camino, que nos desviemos, abandonemos o ralenticemos el paso. En ocasiones muy contadas y excepcionales el demonio se deja ver de manera explícita y son pocos a los que se muestra. La mayoría de las veces, y no por ello menos peligrosas, aparece de la forma más sugerente, sutil y solapada.

Pensar que sinónimo de «carácter» es dejarse llevar por el mal genio, que «tener personalidad» es no ceder y dejarse llevar por el egoísmo, que «dignidad» es no dejarse engañar por excesos de entrega o que la «fidelidad» a tu pareja es algo aburrido y carente de aventura. Todos estos postulados y muchos más imperan en nuestros días y lo más importante en nuestro interior, porque simplemente no conocemos el esplendor, la belleza y el atractivo de la verdad. El demonio sabe todo esto y por eso se encarga de no dejarnos ver, incluso de presentarnos nuestra lucha cristiana como un ir en contra de nuestros deseos y de lo atrayente y ceder a ciegas para amar a Jesús. La fuerza de Cristo es verdad, es bien, es belleza. Y cuando esto es conocido por el hombre es de tal fuerza que difícilmente nos podemos apartar del camino.

Esta es la verdad de nuestras vidas que Jesús quiere enseñarnos -y el demonio bien conoce-, que tenemos que ponderar y sobre la que hemos de preguntarnos sin miedo.

Propósito
Pidamos hoy a Dios Nuestro Señor, a través de María Santísima, que nos ayude a ver en nuestra vida sus designios divinos para alcanzar el Cielo, a ejemplo de María. ¿Qué tal si rezamos un Misterio del Rosario?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...