domingo, 1 de noviembre de 2015

ALEGRAOS, PORQUE VUESTRA RECOMPENSA SERÁ GRANDE EN LOS CIELOS


Alegraos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Solemnidades y Fiestas



Mateo 5, 1-12. Solemnidad de Todos los Santos. Debe ser para nosotros un día de paz y alegría. 


Por: P Clemente González | Fuente: Catholic.net 



Te adelantamos las Reflexiones del Evangelio de la Semana 31o. del Tiempo Ordinario, del domingo 1 al sábado 7 de octubre 2015.
__________________________________

Del santo Evangelio según san Mateo 5, 1-12
Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos posseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

Oración introductoria
Señor, dichoso soy porque hoy puedo dirigirme a Ti para que me ilumines y ayudes a vivir con alegría las bienaventuranzas, camino seguro para la salvación eterna y la felicidad en mi día a día.

Petición
Jesús, dinos cómo asemejarnos más a ti. ¡Parece que nada te turba! Dinos, Queremos ser santos, estar contigo en el Cielo.

Meditación del Papa Francisco
Siempre nos hace bien leer y meditar las Bienaventuranzas. Jesús las proclamó en su primera gran predicación, a orillas del lago de Galilea. Había un gentío tan grande, que subió a un monte para enseñar a sus discípulos; por eso, esa predicación se llama el “sermón de la montaña”. En la Biblia, el monte es el lugar donde Dios se revela, y Jesús, predicando desde el monte, se presenta como maestro divino, como un nuevo Moisés. Y ¿qué enseña? Jesús enseña el camino de la vida, el camino que Él mismo recorre, es más, que Él mismo es, y lo propone como camino para la verdadera felicidad. En toda su vida, desde el nacimiento en la gruta de Belén hasta la muerte en la cruz y la resurrección, Jesús encarnó las Bienaventuranzas. Todas las promesas del Reino de Dios se han cumplido en Él.
Al proclamar las Bienaventuranzas, Jesús nos invita a seguirle, a recorrer con Él el camino del amor, el único que lleva a la vida eterna. No es un camino fácil, pero el Señor nos asegura su gracia y nunca nos deja solos. (S.S. Francisco, Mensaje para el XXIX Jornada Mundial de la Juventud).

Reflexión
La conmemoración de todos los santos debe ser para nosotros un día de paz y alegría; Cristo, que el día de su Ascensión regresó a la morada definitiva, no lo hizo solo. Fue el primero de un gran cortejo que por su gracia seguirían todos los santos.

Nosotros también somos miembros de ese honorable cortejo, somos Cuerpo Místico y herederos del tesoro de la Iglesia que es la Comunión de los Santos, a través de la cual queda establecido un vínculo constante y recíproco de amor entre los bienes que reciba cualquier miembro. ¡Cuántas gracias y dones nos alcanzarán los santos mediante su intercesión! ¡cuántos hermanos, algunos de ellos conocidos, y otros en el más absoluto anonimato, profundizaron en Cristo y caminaron junto a Él hacia la Patria! La misma senda que encontraron ellos ante sus pies, la encontramos nosotros en nuestros días, unas veces llana y otras empedrada.

Dispongámonos a emprender este viaje. El Camino es sólo uno, Cristo. No necesitamos equipaje, sólo unas instrucciones que Él mismo nos entregó allá en la montaña, donde nos subió, una vez más, para mostrarnos el corazón del Evangelio, el programa de vida de todo cristiano: las Bienaventuranzas.

Me pregunto si lo que escucharon los discípulos allá en lo alto del monte, era lo que esperaban oír. Cristo, que ya les había conquistado con sus enseñanzas y sus sanaciones, había despertado en ellos una especie de añoranza, añoranza de felicidad, de dicha, de paz, en definitiva, de Dios. "Jesús, dinos cómo asemejarnos más a ti. ¡Parece que nada te turba! Dinos, ¿dónde está ese Reino del que tanto nos hablas? ¿Cómo podemos encontrarlo? ¿Dónde se halla?"

Los que seguían a Cristo habían experimentado su amor y sentían la inquietud de buscar el Reino de Dios. Nosotros, detengámonos en este punto y preguntémonos: ¿cuánto conozco yo a Jesús? ¿Le sigo de modo que despierte en mí el deseo de buscar el Reino de Cristo? ¿Me maravillan su presencia, sus palabras, sus acciones? Para poder profundizar en las bienaventuranzas hay que subir primero la montaña siguiendo a Cristo. No se escoge un camino ascendente si no es porque realmente, en la cumbre, se espera alcanzar el éxito. Por eso, me imagino la sorpresa de sus discípulos al escuchar las pautas para alcanzar tan deseado éxito, ¡nada que ver con sus expectativas! Y es que el Reino de Cristo no es de este mundo; para hallarlo, tenemos que vencer al mundo. Cristo ya lo ha hecho y es el auténtico Bienaventurado.

Propósito
Hoy en especial, meditaré las bienaventuranzas, camino seguro para el Cielo y pediré a los santos, a todos, que me ayuden a seguir su ejemplo para ofrecer mi vida, sacrificios, alegrías, a Dios.

Diálogo con Cristo
Señor, ayúdame a meditar sobre la vida eterna. Mi humanidad no se siente atraída por las bienaventuranzas. Lo que ofreces es maravilloso, pero los espejismos del mundo fácilmente atrapan mi empeño. Quiero vivir con el espíritu de las bienaventuranzas para transformarme y renovar a mi familia y a mi entorno social, haz que no tenga otra ilusión que la de ser santo.

SANTIDAD... TAREA DE TODOS


Santidad… tarea de todos




Durante mucho tiempo pensaba que los santos eran algunos seres especiales, dotados de algunas cualidades y algunas potestades que los hacían llevar una vida muy particular. Pensaba que los santos eran, únicamente, algunos seres.

Un día me encontré con una afirmación que recalcaba el que la santidad era la vocación a la que estábamos llamados desde nuestra condición de hijos de Dios.

La Iglesia ha ido, desde tiempos inmemoriales, declarando a algunas personas como santas. No pretende, con tal declaración, hacernos saber que ellos son los únicos santos.

Cada una de las personas declaradas santas no se distinguen por su capacidad de llevar un estilo de vida extraordinario. La santidad no pasa por cosas extrañas sino por una búsqueda de fidelidad a la propuesta de Jesús. Son seres que, productos de su tiempo, han vivido para mostrarnos que se puede intentar ser coherente con Jesús.

Hay santos, de los declarados por la Iglesia, para con quienes uno siente una particular admiración. En lo personal experimento una gran admiración por Juan Bosco y su propuesta como, también, por Francisco de Asís y su coherencia.

Pero, también uno lo sabe, ha tenido la oportunidad de conocer personas que han enseñado, con su estilo de vida, que es posible vivir a Jesús. Son seres que nunca serán proclamados, oficialmente, como santos pero, evidentemente, han hecho de su vida un canto sencillo de amor a Jesús.

La santidad no es exclusividad de algunos seres especiales sino que es un algo que se vive desde un estilo de vida que intenta ser coherente.

Los santos no son seres perfectos sino seres que, como toda persona, convive con virtudes y defectos. Los santos son seres de carne y hueso y, por lo tanto, la perfección no está en ellos de otra manera que no sea una búsqueda. Pese a sus limitaciones han sabido poner sus cualidades al servicio de Jesús y ello lo han hecho estilo de vida.

Podemos encontrar seres que han desarrollado toda clase de actividad y allí mostrarnos que es posible vivir lo de Jesús.

Los santos han tenido el coraje de, amando a Jesús y su proyecto, intentar hacerlo modalidad de vida pese a descubrirse con diversas limitaciones. Son seres que sabiendo de la misericordia de Dios no dudan en intentar una coherencia de vida que les hace dignos de ser mirados para admirar.

Los santos son seres de ayer pero, también, seres de hoy. Son seres que caminan nuestra historia intentando ser útiles puesto que así son fieles a lo que Jesús espera de ellos. Son seres que saben mirar a los demás para brindarles lo que son antes que detenerse a mirarse ellos mismos y sus intereses. Son seres que reconocen sus cualidades y las hacen crecer para ser útiles a quienes necesitan de ellas.

Los santos no viven encerrados en sí mismos sino que, por fidelidad a Jesús, se encuentran en sintonía con los demás y buscan hacerles saberse personas dignas. Los santos son seres que, con alegría, comparten los valores del Reinado de Dios y buscan las maneras de que puedan hacerse realidad.

Por ello es que mirar a los santos es experimentar un desafío. Todos estamos llamados a ser santos aunque ello nos suene a utopía.



Padre Marín Ponce de León
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...