miércoles, 26 de octubre de 2016

SE DEBE COBRAR EN LAS IGLESIAS CATÓLICAS? TRES PÁRROCOS LATINOAMERICANOS RESPONDEN


¿Se debe “cobrar” en las iglesias católicas? Tres párrocos latinoamericanos responden
Por Giselle Vargas
 Foto: Diócesis San José de Mayo (Uruguay)



REDACCIÓN CENTRAL, 25 Oct. 16 /  (ACI).- Tres párrocos latinoamericanos coincidieron en que el aporte económico de los fieles a la Iglesia ya sea a través del diezmo, la colecta dominical o el estipendio por la celebración de sacramentos u otro servicio pastoral es una necesidad urgente y prioritaria para la evangelización y la acogida de los más afligidos.

Recientemente volvió a circular en las redes sociales lo que el Papa Francisco dijo sobre el “escándalo” de pretender hacer “negocio” con los cobros excesivos en las iglesias por sacramentos como el matrimonio. ACI Prensa buscó a estos tres presbíteros para que expliquen, desde su propia experiencia, el recto orden de los estipendios en las iglesias.

[Puede leer: ¿Qué dijo el Papa Francisco sobre los cobros en las parroquias?]

En Pachuca de Soto, estado de Hidalgo a 115 kilómetros de Ciudad de México están la Parroquia El Buen Pastor y sus tres capillas a cargo del P. Zenon Olvera.

El presbítero conoce bien la realidad de la drogadicción, la delincuencia y otros problemas sociales de muchos sectores periféricos como los de la ciudad de Pachuca. En este pequeño territorio y alta densidad poblacional, existe también la regulación de la Arquidiócesis de Tulancingo “para evitar abusos o pedir donativos excesivos”.

El sacerdote explica que “tenemos que brindar la posibilidad y abrir la puerta para que las personas se acerquen a los sacramentos. Pero, tenemos que tomar conciencia de que todos somos Iglesia y todos debemos ayudar y colaborar para su sostén. No es responsabilidad única de los ministros o de los agentes pastorales”.


El P. Olvera comentó a ACI Prensa que por muy mínimo que sea el aporte, la “gente nunca nos deja solos. Siempre nos ayuda y eso es lo importante (…) Si confiamos en la Misericordia del Señor, de Él lo recibimos todo. Sólo hay que ponerse en sus manos”, precisó.

En Argentina, en la Villa Cura Brochero, en Córdoba, está el Santuario Nuestra Señora del Tránsito y Santo Cura Brochero y sus 22 capillas. El P. David Silva, que está a cargo de esas comunidades, explicó a ACI Prensa que “es una parroquia en misión” y los 7500 habitantes a los cuales tiene alcance “valoran” mucho el gesto.

Este sacerdote se preocupa que cada comunidad tenga su visita mensual y “se hacen campañas para fomentar el sostenimiento de la Iglesia”.

“Aquí la gente es muy cuidadosa de su fe” y se muestra en las “peregrinaciones; la devoción a la patrona de la ciudad Nuestra Señora del Tránsito; el rezo del Rosario del alba; los ejercicios espirituales a cargo de las hermanas; y tantas cosas más”, manifestó el P. Silva.

El sacerdote explicó que la Arquidiócesis de Córdoba “siempre ha pedido que los cobros se hagan con prudencia y capacidad de discernimiento” para lo cual “fijó un criterio para el estipendio” de acuerdo a la realidad que se vive, así como lo hacen las otras divisiones eclesiales.

Sin embargo, destacó que Córdoba es la “tercera prioridad de las diócesis más pobres del país” por eso se hace relevante “que se concientice que lo que queremos sostener es la Iglesia, donde reside la vida sacramental y cristiana”.

“Si bien hay zonas carenciadas, logramos ayudar a las comunidades periféricas. Nos sostenemos mutuamente”, y destacó los programas de ayuda social que se realizan junto a Cáritas Argentina y las campañas de ayuda para catástrofes.

En la diócesis de Rancagua, a 90 kilómetros de Santiago de Chile, el P. Iván Guajardo divide su labor pastoral entre la Parroquia Nuestra Señora del Rosario y las 18 capillas a su cargo, para atender espiritualmente a los 14 mil católicos de su territorio.


En conversación con ACI Prensa, el P. Guajardo aseguró que el sostenimiento de la Iglesia es una “responsabilidad” y “algo urgente” que debe asumir la feligresía. Porque la parroquia tiene una dimensión “espiritual pero vive en un contexto material donde tenemos que pagar servicios básicos, sueldos dignos, reparaciones y a veces incluso reconstrucciones”.

La Capilla Nuestra Señora del Carmen, ubicada en Totihue, es un ejemplo de ello, cuya reconstrucción fue posible a la gestión de Ayuda a la Iglesia que Sufre. El levantamiento de la capilla significó un gran esfuerzo para la comunidad y el premio al mejor proyecto espiritual del mundo, AR Faith 2016, de la revista londinense Architectural Review.

“Las palabras del Papa Francisco son simples, claras, específicas (...). Él sabe que la realidad de la Iglesia no se sostiene solo con la ayuda directa de los fieles. Nos llama también a tomar responsabilidades con el uno por ciento (aporte mensual equivalente al diezmo en otros países) y el apoyo a las colectas. Aun así, a veces no alcanza a cubrir el gasto básico de los templos”.

Respecto al cobro por sacramentos el presbítero asegura que “no deben ser motivo de lucro” y “no debe haber una obligación económica” por parte de la parroquia. Pero sí “debe haber una obligación moral de parte de los feligreses ya que es triste ver- por ejemplo- que gastan más en los adornos de las flores que en el lugar donde reciben el sacramento”.

“Se supone que la Iglesia es solidaria, eucarística, misionera y fraterna. Pero, en lo último estamos muy mal porque no somos fraternos entre nosotros mismos (…) Esa frase de las primeras comunidades que dice: “Miren cómo se aman” no ocurre ahora. Porque, pareciera que las personas no perciben todo lo que hace a Iglesia”, expresó el P. Guajardo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...