lunes, 23 de mayo de 2016

LOS VALORES HUMANOS

Valores Humanos
Los valores humanos y los diferentes tipos y niveles. 


Por: . | Fuente: Catholic.net 



Dejando claro que los valores son esencialmente objetivos y subjetivos, podemos ahora enfocar nuestra atención en los valores humanos y, más adelante, en los diferentes tipos y niveles de valores.


1. ¿Qué es un valor humano? 

Los valores humanos son aquellos bienes universales que pertenecen a nuestra naturaleza como personas y que, en cierto sentido, nos «humanizan» porque mejoran nuestra condición de personas y perfeccionan nuestra naturaleza humana.

Hay una diferencia entre los valores humanos en general y nuestros propios valores personales:

El concepto de valores humanos abarca todas aquellas cosas que son buenas para nosotros como seres humanos y que nos mejoran como tales.

Los valores personales son aquellos que hemos asimilado en nuestra vida y que nos motivan en nuestras decisiones cotidianas.


2. Una jerarquía de valores

Entre los valores objetivos existe una jerarquía, una escala. No todos son iguales. Algunos son más importantes que otros porque son más trascendentes, porque nos elevan más como personas y corresponden a nuestras facultades superiores. Podemos clasificar los valores humanos en cuatro categorías: (1) valores religiosos, (2) valores morales, (3), valores humanos inframorales, y (4) valores biológicos.

Niveles de valores

Valores religiosos 
Fe, esperanza, caridad, humildad, etc.

Valores morales 
Sinceridad, justicia, fidelidad, bondad, honradez, benevolencia, etc.

Valores humanos inframorales
Prosperidad, logros intelectuales, valores sociales, valores estéticos, éxito, serenidad, etc.

Valores biológicos
Salud, belleza, placer, fuerza física, etc.

La línea más baja representa el nivel biológico o sensitivo. Los valores de este nivel no son específicamente humanos, pues los comparten con nosotros otros seres vivos. Dentro de esta categoría quedan comprendidos la salud, el placer, la belleza física y las cualidades atléticas.

Los valores del segundo nivel, valores humanos inframorales son específicamente humanos. Tienen que ver con el desarrollo de nuestra naturaleza, de nuestros talentos y cualidades. Pero todavía no son tan importantes como los valores morales. Entre los valores de este segundo nivel están los intereses intelectuales, musicales, artísticos, sociales y estéticos. Estos valores nos ennoblecen y desarrollan nuestro potencial humano.

El tercer nivel comprende valores que son también exclusivos del ser humano. Se suelen llamar valores morales o éticos. Este nivel es esencialmente superior a los ya mencionados. Esto se debe al hecho de que los valores morales tienen que ver con el uso de nuestra libertad, ese don inapreciable y sublime que nos hace semejantes a Dios y nos permite ser los constructores de nuestro propio destino.

Hay todavía un cuarto nivel de valores, el más elevado, que corona y completa los valores del tercer nivel, y que nos permite incluso ir más allá de nuestra naturaleza. Son los valores religiosos. Éstos tienen que ver con nuestra relación personal con Dios.

El mundo de hoy con frecuencia pasa por alto un hecho muy sencillo: la persona humana es religiosa

Buscamos de forma natural la trascendencia. Fuimos creados para ir más allá de nosotros mismos, para tender hacia arriba, hacia el Absoluto. San Agustín expresó esta verdad justo al inicio de sus Confesiones, donde dice: «Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti». Nuestra trascendencia como seres humanos es lo que da sentido y significado a nuestra vida sobre la tierra. Si el hombre cultiva los valores religiosos con tanta tenacidad es porque ellos corresponden a la verdad más profunda de su ser.

3. Encarnación de los valores : la virtud.


Definición de virtud

Virtud es un hábito en el bien; es hacer, de un acto bueno, una costumbre.
Virtud es una propensión, facilidad y prontitud para conocer y obrar el bien, la verdad, la belleza y la unidad.


4. Clasificación de las virtudes


Hay dos clases de virtudes: las virtudes humanas o morales,
y las teologales o sobrenaturales.

A ) Virtudes Humanas.

Las virtudes humanas, llamadas también virtudes morales, son disposiciones estables del entendimiento y de la voluntad que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra conducta según la razón y la fe.

¿Cuántas son las virtudes humanas?

+ La prudencia es la virtud que dispone de razón práctica para
discernir, en toda circunstancia, nuestro verdadero bien y elegir
los medios justos para realizarlo.

+ La justicia es la virtud que consiste en la constante y firme
voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido.

+ La fortaleza es la virtud que asegura la firmes y la constancia en la
práctica del bien, aun en las dificultades.

+ La templanza es la virtud que modera la atracción hacia los
placeres sensibles y procura la moderación en el uso de los bienes
creados.



B) Virtudes Teologales.

Las tres virtudes teologales son infusas por Dios en nuestra alma:
FE, ESPERANZA y CARIDAD

¿Qué es la fe?
La fe es la virtud teologal por la cual creemos en Dios, en todo lo que El nos ha revelado y que la Santa Iglesia nos enseña como objeto de fe.

¿Qué es la esperanza?
La esperanza es la virtud teologal por la cual deseamos y esperamos de Dios, con una firme confianza, la vida eterna y las gracias para merecerla, porque Dios nos lo ha prometido.

¿Qué es la caridad?
La caridad es la virtud teologal por la cual amamos a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios, con el amor filial y fraterno que Cristo nos ha mandado.



¿Qué es un Valor?

Los valores en la vida cotidiana

El hombre, como animal racional, posee capacidades que le diferencian del resto de los seres vivos. Una de esas capacidades es la de emitir juicios de valor: “fulanito es muy empático, menganita tiene don de gentes...” Esto es valorar las cosas que le rodean

Toda comunidad, como toda institución, no puede vivir sin una referencia explícita o implícita a unos valores. Precisamente, para identificar esos valores, el camino más conducente es quedarnos en el terreno concreto de la vida diaria y entresacarlos de los comportamientos y actitudes mantenidas día a día en nosotros como personas, como hijos, hermanos, amigos, trabajadores, novios, esposos, y padres.

En la escuela

En el ámbito académico, como es la Universidad, el estudiante aprende el valor del trabajo, para responder lo más fielmente posible a unos objetivos pedagógicos, a trabajar, no por un puesto o un prestigio, sino para alcanzar una dignidad personal y social. Aprende también a descubrir en verdad sus valores intelectuales, las riquezas y los límites de sus relaciones con los otros, y a deducir las conclusiones para sí mismo. Otro valor educativo es el de sacar al estudiante del trabajo solitario, que tiene el riesgo de replegarle sobre su propia individualidad: a través de trabajos en equipo, donde aprende poco a poco a aceptar el punto de vista de otro, a escuchar, a descubrir que él no detenta toda la verdad y, por último, valora lo difícil que es una obra en común.

Siguiendo al alumno en el terreno concreto de su vida diaria, descubrimos otros lugares de valores que ocupan un gran espacio de su vida: la mesa y el cuarto de trabajo.

La primera, por el modo de comportarse en ella, termina siempre revelando si, en verdad, se ha empezado a desprenderse de los comportamientos instintivos, casi animales, a abrirse y a compartir a través del acto de comer o inversamente.

La mesa es, por excelencia, el lugar de la "convivencia", donde se valora el dominio de sus instintos más primarios en bien de la comunión de ideas y de proyectos, y la voluntad de no hacer nada que carezca de dignidad humana.

En su cuarto de trabajo, que también es el de descanso, el estudiante aprende en firme el valor de la perseverancia en el trabajo personal y solitario: suspira una y otra vez, pero sabe que si no se sujeta a esta disciplina, tiene pocas posibilidades de llegar más lejos. Al mismo tiempo, sólo, si es que tiene la fuerza de apagar su radio o su televisión, puede descubrir otro valor : la interioridad; ese lugar, el más secreto de sí mismo, donde está tan cerca de oír al Otro: pocos se atreven a adentrarse en él, porque, para muchos, silencio e interioridad son sinónimos de soledad, de un cara a cara casi insoportable consigo mismo.
De ahí, el aprendizaje de los límites de su propia libertad, la práctica de las obligaciones de la vida de grupo; así se ejercita en el respeto a la libertad de los otros.


Compromiso personal y social

El estudiante además está comprometido a salir de su propio ambiente para descubrir otros diferentes: los hogares de otras personas, de personas necesitadas, de ancianos, una casa de acogida, hospitales, escuelas, campamentos al aire libre, canchas deportivas. Poco a poco, así puede aprender el valor del servicio gratuito; puede conocer otra óptíca de la vida que la que oye repitiéndose continuamente sobre las ondas o en las conversaciones mundanas: el dinero a cualquier precio, y la vanidad de parecer mejor de lo que se es o se tiene, incluso con desprecio de los otros.

Paralelamente a esta apertura a otras realidades, el muchacho aprende continuamente a abrir los ojos a los valores, lo quiera o no, sobre el mundo contemporáneo. Gracias a la actuación de algunos profesores y educadores y a las juntas de padres de alumnos, le son propuestas algunas acciones concretas de ayuda. Al mismo tiempo, los contactos directos y organizados con hombres y mujeres que viven un compromiso, con frecuencia religioso, en diversas partes del mundo (el Sr. Ernmanuel que ayuda en el hospital, las monjitas de las Misiones, tal sacerdote comprometido en el ambiente del Cuarto Mundo, tal político, etc.) no sólo pueden abrirle los ojos sobre otros modelos valiosos de conducta, cada vez más compleja, del mundo contemporáneo, sino sobre todo, ayudarle a salir de las seguridades y de las estructuras heredadas de su ambiente sociocultural, a las que él mismo se siente inclinado a creerlas las mejores.


Una Universidad cristiana

En nuestro contexto actual educativo, los cristianos hacemos la propuesta clara y precisa de un arraigo de la vida y de la cultura en el Evangelio, de una referencia querida a Jesucristo y a su Palabra, en una Universidad cristiana.

“ La Universidad católica, para cumplir su función ante la Iglesia y ante la sociedad, tiene la tarea de estudiar los graves problemas contemporáneos y de elaborar proyectos de solución que concreticen los valores religiosos y éticos propios de una visión cristiana del hombre “

( Consejo Pontificio de la Cultura, “ Presencia de la Iglesia en la Universidad y en la cultura universitaria “, 1994 ).

La Escuela y Universidad cristiana se define por la referencia explícitamente querida al Evangelio de Jesucristo, a los valores de la paz, del perdón, de la justicia y del amor. Lo esencial de esta formación es Jesucristo vivo, revelador y promotor de un sentido nuevo en la existencia humana, totalmente original y salvadora. Jesucristo, al vivir toda la existencia humana a la manera de Dios, comunicó al hombre los valores divinos que le hacen la creatura más digna dentro del Cosmos : el valor del amor, de la inteligencia, de la maternidad y paternidad, de la compasión, del perdón, de la solidaridad con el necesitado.
De los valores contenidos en las Bienaventuranzas, la escuela cristiana hace los móviles de la formación que ella ofrece y el verdadero estímulo de las actividades que ejerce. Busca el rigor en toda actividad intelectual, física y manual, como expresión del respeto; la cultura como capacidad de comunión; la atención como escucha de las cosas, de los acontecimientos, de las personas. No ambiciona enriquecer materialmente a los alumnos, sino capacitarlos como líderes abiertos, activos y disponibles, que transformen la sociedad. La escuela cristiana no ve el futuro como el tiempo del poder y de la influencia buscados en sí mismos, sino como el del servicio y de la amistad. “Para ella, el mundo no existe para poseerlo, sino para descubrirlo, para recibirlo, para arreglarlo y compartirlo. Los hombres -todos los hombres- no existen para que se los reclute, sino para ser amados y liberados. Enseñar, sea lo que fuere, es empezar a amar". ( P. Ferdinand LAMBERT s.j. )

A modo de recapitulación, diremos que en esta Universidad la referencia explícita a las Bienaventuranzas evangélicas dirige toda la actividad de cada uno. Enraizados en este fundamento inamovible, encontramos propuestos los valores siguientes: sinceridad, dignidad, autoestima, equilibrio, honradez, felicidad, confianza, gratitud, orden y disciplina, respeto, ecuanimidad, decisión, vida familiar, fe, humildad, colaboración, dominio de sí, resistencia, valentía, perseverancia, interioridad, respeto, responsabilidad, compromiso.
En estos tiempos que vivimos, ya no es tan fundamental que el alumno adquiera datos, conocimientos; ni es tan fundamental que el alumno desarrolle habilidades. Ahora lo realmente fundamental es que la escuela transmita valores. Hablamos de educación en valores, no de educación de valores; porque lo que se debe hacer es transmitir contenidos que pueden ser de cualquier índole, pero en un ámbito que tenga en cuenta a los valores. No solo hablar o conocer, sino ser.

Los valores en lo profundo de la vida diaria
Al final de este recorrido, que no pretendemos que sea exhaustivo, comprendemos que, sin negar la necesidad de un proyecto educativo previo, la educación para los valores se hace a diario en lo más hondo de la vida del estudiante.

POR QUÉ ES PECADO LA DROGADICCIÓN?

¿Por qué es pecado la drogadicción?
Es una esclavitud en relación a los efectos de la droga y con gravísimas repercusiones morales


Por: P. Miguel A. Fuentes, IVE | Fuente: TeologoResponde.org 



Pregunta:

Tengo varios amigos que usan drogas; ellos dicen que no usan drogas pesadas sino suaves y que no les hace nada y además dicen que algunas drogas también se usan como medicina y ahí nadie dice nada. Yo tengo mis dudas… y tentaciones. Por eso mi pregunta: el uso de las drogas ¿siempre es pecado?

Respuesta:

Querido joven:
Es verdad que el término “droga” se aplica tanto a los narcóticos o estupefacientes (sustancias que producen en el hombre un estado físico o psíquico que subjetivamente resulta placentero y que lleva progresivamente a la habituación y a la subsiguiente necesidad de suministración en dosis cada vez más altas) cuanto a todos los medicamentos que ejercitan unos efectos sobre las facultades sensitivas e intelectuales del hombre. Por tanto puede hablarse de distintos “usos” de las drogas, unos lícitos y otros gravemente ilícitos.
1- El empleo terapéutico de algunas drogas
Algunas drogas pueden tener un efecto mitigador del dolor; de ahí que sea lícito el emplearlas cuando tienden a aliviar sufrimientos que hacen muy difícil, y a veces insoportable, el sobrellevar algunas enfermedades. Tal es el caso de los medicamentos analgésicos, los anestésicos, los usados para la cura del sueño, las drogas psicotropas, etc.. De todos modos conviene distinguir los problemas morales según las diversas clases de drogas:


  • Hay drogas que son meramente analgésicas (aquellas que no tienen más efecto que la supresión del dolor, sin interferir con el uso de la conciencia psicológica y sin producir efectos psíquicos concomitantes). Estas no suelen presentar dificultades morales, porque sus características farmacológicas no las hacen susceptibles de abusos, y únicamente cabría plantear la cuestión de la dosis que, si es excesiva, puede buscarse con fines suicidas.
  • Hay drogas que, teniendo o no un efecto analgésico, poseen al mismo tiempo efectos euforizantes: el opio y sus derivados naturales y sintéticos, la coca y la cocaína, etc.; alucinatorios (mescalina, LSD, marijuana y derivados de la Cannabis Indica, etc.); embriagantes (alcohol, éter, cloroformo, protóxido de nitrógeno, etc.); hipnóticos (barbitúricos). Todas estas son drogas que pueden presentar serias implicaciones morales, porque es fácil que del uso terapéutico se pase al abuso, sobre todo por lo que se refiere a los llamados de un modo más concreto estupefacientes, como ocurre con la mayoría de las drogas euforizantes y alucinatorias. De aquí la responsabilidad del médico, que debe recurrir a estas drogas (especialmente en lo que respecta a la morfina, que es la dotada de mayor poder analgésico) solamente en casos de urgencia (cólicos agudos, por ejemplo), y sólo si ya han fallado los demás analgésicos. Es prudente incluso que sea administrada sin que el enfermo sepa de qué medicamento se trata, y únicamente en enfermedades incurables y muy dolorosas se podrá suministrar con más amplitud. Siempre se ha de llevar un control estricto de las recetas, para cortar de raíz cualquier intento de tráfico ilícito con fines no terapéuticos[1].
2- El uso de drogas con fines no terapéuticos
Las drogas pueden tener también otros usos: forenses, estimulantes, placenteros, etc.; en estos casos debemos distinguir.
  • El posible uso forense. Algunas drogas (principalmente los barbitúricos) son capaces de producir un estado “crepuscular”, llevan a la desinhibición del yo y a la abolición de la censura moral. Por este motivo se las denomina vulgarmente como “suero de la verdad” (nombre, en realidad, impreciso). ¿Qué decir de esto? ¿Pueden usarse estas drogas para obtener información de parte de presuntos delincuentes? Estos procedimientos son inmorales y deben rechazarse en la seria práctica forense; de suyo violan los derechos naturales y adquiridos del reo (derecho a la libertad de la confesión, derecho a no autoacusarse, derecho a la reputación, aunque fuera sólo aparente o falsa, etc.); además llevan fácilmente a una dejación de deberes por parte de los peritos y de los magistrados, son un medio inadecuado para obtener una confesión objetiva y que responda a la verdad (porque algunas personas pueden disimular la realidad aun bajo los efectos de esas drogas), y otras veces se puede llegar a manifestar como hechos consumados cosas que en realidad son deseos reprimidos o sueños fantásticos. Aclaro que algunos moralistas admiten ese uso forense de la droga si se cuenta con el consentimiento del sujeto; para otros no sería lícito ni siquiera en esas condiciones.
  • El uso estimulante. A veces pueden usarse con fines estimulantes (para aumentar la capacidad de trabajo, el rendimiento físico, etc.). El problema en este caso es delicado, por las diversas circunstancias que pueden influir en la moralidad. Así, por ejemplo, ordinariamente se admite por todos el uso de drogas ligeras, que no ofrecen peligro de instaurar una verdadera toxicomanía, y que han entrado en las costumbres de casi todos los pueblos: tal es el caso del café, el té, el tabaco, el alcohol en moderada cantidad, etc. Únicamente el abuso de estos productos presenta inconvenientes morales. El uso estimulante de drogas más activas ofrece, sin embargo, serias reservas, porque supone o puede suponer pecados graves de templanza, prudencia y justicia. En algunos casos, como sucede con el uso de drogas en actividades deportivas, entra también en juego la lealtad, no solamente con relación a los competidores, de que deben abstenerse de drogas, sino porque contraviene a los reglamentos deportivos que actualmente incluyen de ordinario una prohibición expresa de usar drogas.
  • El uso experimental o por curiosidad. Por lo que se refiere al uso de drogas por curiosidad, espíritu de aventura, afán de originalidad, etc., aunque sea de modo completamente esporádico, ha de tenerse en cuenta la posibilidad de contraer una toxicomanía, y por consiguiente el grave y no proporcionado peligro al que se expone quien hiciera uso de drogas con esos fines superficiales, o para salir de una depresión, brillar en sociedad, etc. Ordinariamente hay también riesgo de incurrir en pecados de lujuria, no sólo por el efecto afrodisíaco de algunas drogas, sino por la obnubilación de conciencia que producen.
3- El abuso y las toxicomanías
Generalmente se da el nombre de toxicomanía al estado de intoxicación periódica o crónica, nociva al individuo y a la sociedad, que ha sido engendrado por el consumo repetido de una droga natural o sintética. Si se tiene presente que sus características son un deseo invencible de continuar el consumo de la droga y de procurársela con cualquier medio, una tendencia a aumentar la dosis, y una esclavitud de orden psicológico y a veces físico con relación a los efectos de la droga, se comprenderán las gravísimas repercusiones morales de estas situaciones: aparte del serio daño que suponen para la salud física, puede achacarse a la toxicomanía cualquier tipo de pecado, pues el toxicómano no duda en cometerlo si le puede facilitar la obtención de la droga. A esto hay que añadir los perjuicios morales que causa a la familia y a la sociedad.
Por otra parte sus características hacen muy difícil la ayuda espiritual, si no se instaura paralela y fielmente una cura médica y psicológica de desintoxicación.
Por estas razones, en este campo, como dice el dicho popular: es más fácil prevenir que curar. Prevenir ya sea mediante el consejo espiritual que recuerde a médicos, farmacéuticos, etc., sus deberes respecto a la administración, control y venta de estupefacientes, ya sea en general a los posibles candidatos a la toxicomanía: por lo común hombres y mujeres descentrados, de vida irregular y superficial, o de enfermos que han sido sometidos a un tratamiento continuado con drogas estupefacientes, o de jóvenes que frecuentan malos ambientes y malas amistades.
La drogadicción suele ser un terrible callejón sin salida.
_________________________________________________________
Bibliografía:
Miguel Ángel Fuentes, La cultura de la droga, en: “Droga vs. Vida. No renuncies a tu libertad” (Folleto preparado por Miguel Ángel Fuentes para el “1° Congreso Nacional de Jóvenes sobre Drogadicción”, Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de San Rafael, EVE, San Rafael 1998);
J.L. Soria Saiz, Drogas, Gran Enciclopedia Rialp, Madrid 1989, t. VIII;
Alonso Fernández, Toxicomanías, Gran Enciclopedia Rialp, Madrid 1989, t. XXII.
Pontificio Consejo para la Familia, Droga: de la desesperación a la esperanza, 5 de agosto de 1982.
[1] Respecto al uso de estas drogas en enfermos desahuciados, no hay nada que objetar cuando se trata de ayudar a morir sin dolor, con tal que no se busque directamente acortar la vida y aunque el uso de estos analgésicos pueda eventualmente acelerar la muerte, por los efectos tóxicos concomitantes a su administración. Son precisas, sin embargo, dos condiciones: 1° que no se pretenda suprimir por principio el dolor, y a toda costa, sino simplemente atenuarlo o quitarlo de un modo razonable; 2° que los sedantes no imposibiliten para prepararse a la muerte con lucidez de espíritu, y para cumplir los deberes con Dios, con la familia y con la sociedad.

SE MARCHÓ ENTRISTECIDO, PORQUE TENÍA MUCHOS BIENES


Se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes

Tiempo Ordinario




Marcos 10, 17-27. Lunes 8a. semana Tiempo Ordinario. Que el amor por las cosas no te impida buscar lo único necesario: Dios. 



Por: Andrés Pérez Apablaza | Fuente: Catholic.net 




Del santo Evangelio según san Marcos 10, 17-27 
En aquel tiempo cuando Jesús salía al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna? Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre» Él, entonces, le dijo: Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: ¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!» Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: ¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios Pero ellos se asombraban aún más y se decían unos a otros: Y ¿quién se podrá salvar? Jesús, mirándolos fijamente, dice: Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios.

Oración introductoria
Oh Señor, yo también me atrevo a preguntarte, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna? Ayúdame a conocer tu voluntad en esta oración y a tener la luz y fortaleza para saberte responder con prontitud y generosidad. No quiero salir triste ni apesadumbrado de esta meditación, sino con la alegría de haber puesto mi vida en tus manos.

Petición
Concédeme Jesús, vivir el día de hoy de acuerdo a tu voluntad.

Meditación del Papa Francisco
Queridos jóvenes, «en la cultura de lo provisional, de lo relativo, muchos predican que lo importante es "disfrutar" el momento, que no vale la pena comprometerse para toda la vida, hacer opciones definitivas, "para siempre", porque no se sabe lo que pasará mañana. Yo, en cambio, les pido que sean revolucionarios, les pido que vayan contracorriente; sí, en esto les pido que se rebelen contra esta cultura de lo provisional, que, en el fondo, cree que ustedes no son capaces de asumir responsabilidades, cree que ustedes no son capaces de amar verdaderamente. Yo tengo confianza en ustedes, jóvenes, y pido por ustedes. Atrévanse a "ir contracorriente". Y atrévanse también a ser felices. (SS Papa Francisco, Encuentro con los voluntarios de la JMJ de Río de Janeiro, 28 julio 2013).

Reflexión
Cuando Jesús fija la mirada en aquel joven, para nosotros hoy desconocido, mira a cada uno de los que ha llamado por el bautismo a la vida de cristianos. No mira tan sólo a los que llama a su pleno seguimiento. Llama más bien a todos aquellos que intuyen que la vida es más que diversión y pérdida de tiempo en naderías. Y es que quien entra dentro de su alma, descubre un vacío por llenar, un corazón por enardecer de amor, un ansia, un no sé qué de eterno, como ese joven, y que no estará tranquilos sino hasta llenarlo de lo único eterno: el amor de Jesucristo.

Mirando bien esta escena contemplamos que Cristo nos ve a cada uno de nosotros. Porque cada uno de los que nos decimos cristianos tenemos de una u otra forma apegado el corazón a las cosas de la tierra y nos damos cuenta que ellas no llenan nuestra alma.

Añoramos a Dios. Y por eso lo buscamos hasta donde pueda estar esperándonos. Este joven lo encontró en el desierto. Y no tuvo miedo de preguntarle qué tenía que hacer. Para eso iba, para conocer el secreto de su felicidad plena. ¡Lástima que fue poco generoso! Su amor a las cosas le impidió dejar volar su alma donde lo único necesario. Y es que cuando Cristo nos pide dejarlo todo, nos pide todo; cuando nos lo pide todo, no nos deja sin nada. ¡Nos da todo porque se da a Sí Mismo, Él todo!

Cristo le siguió con la mirada. Lo vio triste marcharse con su corazón roto por el egoísmo. Los ricos, los que apegamos el corazón a las cosas, tengamos mucho o tengamos nada, tengamos palacios o tengamos harapos, en fin, tengamos algo a lo que no queramos desapegarnos, no podremos hallar jamás descanso, no podremos porque optamos por las pobre creaturas y rechazamos al Creador de las creaturas. En cambio los que han conocido a Cristo de veras Dios, les da la fuerza para dejarlo todo y seguirlo incondicionalmente.

¿Conocemos que somos los más miserables si no le tenemos a Él, la fuente de nuestra verdadera riqueza?

Propósito
Haré algo para compartir con otros mi fe en el gran amor que Dios nos tiene.

Diálogo con Cristo 
Señor, si Tú eres lo único necesario en mi vida, ¿por qué no invierto lo mejor de mi tiempo en vivir tu mandamiento del amor? Desde hoy quiero comprometerme más contigo. Te prometo ser generoso para dedicar lo mejor de mí a mi misión y a mi formación integral y reducir mi afán por lo material para tener un corazón alegre, caritativo y bondadoso con todos. Ayúdame a vencer mis obstáculos y mi falta de voluntad para poder cumplir con este propósito.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...