domingo, 24 de julio de 2016

CÓMO MANTENER TUS VALORES?

¿Cómo mantener tus valores?
Para vivir los valores hay que aprender a mantenerlos en nuestro día a día para que se vuelvan parte de nuestra vida. 


Fuente: http://encuentra.com/ 



Los últimos detalles a considerar para llevar a buen término el proceso que hemos iniciado para vivir los valores.
Iniciamos nuestro recorrido con el propósito firme de llevar los Valores a ser parte integral de nuestra vida, planteamos una estrategia a seguir y unos medios concretos para lograr nuestro objetivo haciendo una revisión diaria de nuestras actividades.
En este momento, cabe pensar en el Mantenimiento que daremos a todo el proceso que iniciamos. Para conservarnos en el camino, debemos considerar los siguientes puntos:
- La constancia es el punto medular del proceso.
Esto se refleja en el Examen diario, la tabla que hicimos nos permite ver rápidamente cuántas veces cumplimos.


- Debemos usar la información que registramos diariamente (Lo que hice bien, Lo que hice mal y Lo que haré mañana), para revisar nuestro avance (o retroceso) del mes en cuestión.
En el apartado de "Lo que hice bien", refleja actitudes nuevas que nos ayudaron a lograr el objetivo del día. Recordemos los ejemplos del Examen Diario:
Ejemplo 1: "- ¿Qué hice bien?. Tuve mi agenda sobre el escritorio todo el tiempo y así no olvidé escribir."
Ejemplo 2: "¿Qué hice bien?. Escogí el mejor momento para la llamada, no tuve prisa y pude conversar tranquilamente.
Como se observa, las actitudes nuevas fueron:
1. Colocar la agenda sobre el escritorio (el propósito era escribir la lista de pendientes)
2. Buscar el mejor momento para llamar. (el propósito era llamar a un amigo)
Esto significa que podemos utilizar medios para recordar lo que debemos hacer, como lo de la agenda; algunas personas colocan papeles en su escritorio, el reloj en la otra mano, ponen una alarma en la agenda electrónica o en su computadora… Lo importante es encontrar algún recurso que nos sirva de "despertador" para no olvidar lo que tenemos que hacer.
También se hace necesario planear de manera sencilla, el "como" lo lograremos. En el caso de la llamada, se buscó y programó el momento oportuno. Nuestra metas pueden ser muy sencillas, pero debemos darle su tiempo y su lugar para alcanzarlas.
Aunque suene muy común el decir que "debemos aprender de nuestros errores", la información que recopilamos en "Lo que hice mal" es de gran utilidad. Pensemos que no cumplimos el propósito de salir a caminar por la mañana:
En nuestra hoja de registro tendremos (entre otras posibilidades) todo lo que no hicimos bien y el medio que pondremos para lograrlo:
- No sonó el despertador a la hora; antes de dormir poner la hora correcta y subir la intensidad del timbre (parece un poco drástico pero lo importante es alcanzar el objetivo).
- Me desvelé leyendo un libro o viendo la televisión; mañana pondré como hora límite para dormir a las…
- Olvidé comprar un calzado adecuado; mañana mismo al salir de la oficina pasaré a comprar lo necesario.
Estas acciones concretas y correctivas, las podemos visualizar en el apartado de "Lo que haré mañana".
Es necesario ser conscientes de que al principio costará más trabajo alcanzar las metas; si no avanzamos, o peor aún, retrocedemos, puede ser que no estemos poniendo los medios para cumplir con los objetivos, o realmente no queremos, o no estamos del todo convencidos de la importancia de vivir los Valores.
- Otro recurso que es de gran ayuda para mejorar, es el "Preguntar a un Especialista". Para efectos prácticos, pensemos que el especialista es un amigo, el compañero de trabajo, el vecino o el dueño de la tienda, quien se distingue por vivir muy bien alguno o varios de los valores. Lo más sensato es preguntar "Cómo" hace para vivir el valor; no significa que tenemos que decirle todo el proceso que estamos llevando (si es nuestro confidente o amigo puede ser), sino de manera sencilla, que nos explique que hace para no olvidar las cosas, darse tiempo para la familia, tener y mantener amistades, hacer ejercicio todos los días o ser más ordenado.
Podemos calificar a estas personas como especialistas por la experiencia que tienen, porque es un valor que viven casi sin esfuerzo, seguramente tienen consejos o medios ya probados que utilizan o los llevaron a la práctica para mejorar en su vida.
Nunca debemos perder de vista que los problemas y su solución se ven mejor "desde afuera"; nunca seremos un buen juez de nosotros mismos, por eso necesitamos de las personas que usualmente conviven con nosotros, porque están en mejores condiciones de ayudarnos a resolver los obstáculos que se nos presentan.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...