domingo, 8 de agosto de 2021

¿QUÉ ES ESO DE SANTIFICAR EL TRABAJO, PUEDO HACERLO SIENDO UN SIMPLE MORTAL?

 



 ¿Qué es eso de santificar el trabajo, puedo hacerlo siendo un simple mortal? ¡Te lo cuento todo!

Escrito por: María Belén Andrada


Hace ya un buen tiempo escribí un artículo sobre cómo santificar el estudio. Pero ¡el mundo no termina después del colegio o la universidad!

Cuando comenzamos a trabajar, es bueno recordar que nuestra actividad diaria es nuestra ruta para hacernos santos. 

El trabajo es santificable y santificador. Es escuela de virtudes (paciencia, diligencia, honestidad, responsabilidad, etc.) y una oportunidad de hacer un inmenso apostolado.

Ya sea con quienes nos rodean, mediante la palabra o el ejemplo. O simplemente, porque por la comunión de los santos, nuestros esfuerzos diarios «ganan» gracia que tantos otros necesitan.


¿Cómo podemos santificar el trabajo?

Enrique Shaw, empresario argentino en proceso de canonización, dijo:

«La vida activa nos ofrece, si queremos, una magnífica oportunidad de vernos a nosotros mismos, de sorprender nuestras cualidades y defectos.

Sin el trabajo exterior resultaría muy difícil conocernos, ya que hay en cada uno de nosotros mucho mal escondido y disimulado bajo un exterior aparentemente calmo.

La observación de la manera de cumplir con nuestro trabajo puede ser un magnífico método de examen de conciencia».

Pero hay algunas consideraciones más que hay que tener en cuenta, para que en nuestro afán por hacer bien las cosas no caigamos en un perfeccionismo desesperado (y desesperante).

Algunas reflexiones para no quemarnos, pero también para recordar el porqué de nuestras luchas. 



1. Santificar el trabajo ≠ una lista de éxitos

Santificar el trabajo es independiente de los resultados que alcancemos. Claro que procuramos hacer todo de la mejor manera, pero como seres humanos, incluso poniendo nuestro 100%, podemos fallar. 

Puede ser que de nuestro 100% de esfuerzo, un 30% no haya salido como esperábamos. O un 20% de equivocaciones, porque aún intentando prestando atención nos despistamos o porque falló nuestro criterio. 

No es tan importante el éxito, como la rectitud de intención. ¿Te has dado cuenta de que Dios no es buen matemático? Está más contento con un 10% de logros pero un 100% de esfuerzo, que un 100% de resultados con un 0% de rectitud de intención. 

Claro que, si ponemos los medios que están a nuestro alcance, por consecuencia lógica evitaremos muchas “chapuzas” y lograremos entregar mejores resultados. 



2. Rectitud de intención («a lo humano»)

¡No somos ángeles! Nuestros buenos propósitos debemos reafirmarlos una y otra vez. Lo mismo con la rectitud de intención.

Puede que empecemos un trabajo con el corazón, la inteligencia y la voluntad «en su lugar», pero a medida que avanzamos nos desviamos de nuestra meta original. Y hay que rectificar. 

Porque en el camino nos cansamos, porque solo queremos terminar, porque hemos perdido la emoción o porque ya no nos importa y queremos «cumplir».

Es en cada uno de estos momentos —y en tantos otros que aparecen mientras trabajamos— cuando debemos rectificar la intención. 

¿Cómo se hace? Es simple. Vuelve a ofrecer a Dios eso que tienes entre manos. Cuéntale que te has cansado, pero que le entregas ese cansancio.

Dile que te has aburrido, pero que continuarás por Él. Háblale de que has perdido el entusiasmo, pero que trabajarás como si la tuvieras, porque tu única ilusión será poder tener algo que entregarle. 



3. Ora et labora

Así lo decía san Benito: «ora y trabaja». Lleva, de tanto en tanto, tu trabajo a la oración y la oración a tu trabajo. No es sinónimo de traer la computadora al templo y empezar a enviar correos, ni tampoco rezar mentalmente el rosario mientras deberías estar atendiendo una reunión. 

No. Es equivalente a que, cuando te pongas a hacer oración, le cuentes al Señor tus preocupaciones. «Hay un trabajo que no sale como me gustaría, aunque me estoy esforzando…».

«Me han llamado la atención por esto, pero Tú sabes cuánto procuré», «ayúdame a poner buena cara cuando me toca atender a esta persona».

Él quiere escucharte, como un enamorado oye con paciencia las penas y alegrías de quien más ama. 

Y luego, cuando te toque comenzar a trabajar, ofrece esa actividad tuya haciendo un pequeño acto de presencia de Dios. Puede ser una oración introductoria, una jaculatoria, la señal de la cruz, una mirada a un Crucifijo —que te recomiendo tener a mano mientras trabajas—. 

Luego, al acabar, otra oración de acción de gracias. Y cada vez que cambias de tarea o cuando te canses, puedes pensar una breve jaculatoria, un acto de fe y de amor… y recomenzar de la mano de Dios. 

«Cuando uno ama, todo habla de amor, hasta nuestros trabajos que requieren nuestra total atención pueden ser un testimonio de nuestro amor» (Santa María Margarita).

Nuestro trabajo, hecho con pulcritud y esmero, ofrecido a Dios de comienzo a final, es una ofrenda agradable a Él. 



4. El mejor «negocio»

Como te lo dije al comienzo, Dios es perfecto, pero las matemáticas no son lo suyo, aparentemente. El buen ladrón murmuró un «acuérdate de mí…» y Él le regaló el cielo.

Un rosario nuestro puede equivaler a la conversión de un pecador empedernido. Una oración distraída se convierte en fuente inacabable de gracias. 

Pero el «negocio» divino ¡qué buen negocio es! ¡Cuánto «nos conviene» trabajar en él! Me refiero a que, en términos humanos, en una tarea profesional, se nos mide por el desempeño. Puedes cometer un error, y quedas fuera de la nómina. 

Sin embargo, como ya lo dije, Dios mira el corazón. Puede que pongas todo tu empeño en mejorar, y aún no lo logres. Pero Él se alegra igual, porque lo más importante es ese esfuerzo que haces. 



Recomendaciones prácticas

— Reza a tu Ángel Custodio: dile que te muestre tus errores antes de que los cometas y que te ayude a hacer un apostolado profesional fructífero. Pídele que te dé un empujoncito cuando te cansas y necesitas recomenzar cansado. 

— Reza jaculatorias cuando puedas y cuando lo necesites. Te ayudarán a reencauzar el corazón y ponerlo en tu trabajo. 

— Haz pequeñas mortificaciones, que te ayuden a rezar con los sentidos mientras trabajas. Por ejemplo, un rato sin música, o una taza de café menos.

Quizás no escribir o hablar a un colega sobre temas no relacionados, respetando también la concentración ajena. Evitar las redes sociales y distracciones, etc.

—Habla con Dios de tu trabajo, para que tu trabajo hable de Dios. Por tu esmero, tu pulcritud, tu atención a los detalles… ¡una heroica y cristiana lucha!

— No aparentes estar ocupado, ¡llena tu agenda de verdad! Aprovechar el tiempo te ayudará un montón, profesional y espiritualmente. 

— Trabaja sin prisa, pero sin pausa. Y aprende a colocar los paréntesis necesarios para descansar, cuando toca. 

— No «vivir para el viernes» desde el domingo por la noche. Haz que los lunes que cuestan y los miércoles que cansan también cuenten, ¡porque cada día es un don de Dios! Y un peldaño en tu camino al Cielo. 

— Pon intenciones junto a cada tarea. Así, aunque haya algo que no te ilusione hacer, pondrás cariño porque lo harás por una persona que necesita que la encomiendes. 


— Hacer las cosas con orden. Como decía san Josemaría: «Cuando tengas orden se multiplicará tu tiempo, y por tanto, podrás dar más gloria a Dios, trabajando más en su servicio».



«¿Y si no tengo trabajo?»

Antes de terminar, quizás haya personas —más aún en este tiempo— que se encuentran sin trabajo. «¿Qué significa?¿Qué no puedo ser santo? ¡Esto no es para mí!», quizás piensen mientras leen este artículo. 


Pero ¡sí tienes un trabajo! Lo que puedes santificar y en lo que puedes santificarte, en este momento es… ¡hacer lo que puedas hacer! Buscar trabajo, perfeccionar tus habilidades y aptitudes, estudiar y formarte en tu profesión. 


O tal vez sea quedarte en casa, pero no en un sofá empachándote con una maratón de series. Sino aprovechando el tiempo para lavar la ropa, limpiar, quizás hacer arreglos que se postergaban.


Como dije al comienzo, a Dios no le importa tanto el trabajo que realizamos, sino cómo nosotros nos hacemos santos en él y ayudamos a otros  —quienes nos rodean —a lograrlo también.


El trabajo es un medio, no un fin. El fin siempre es Dios. 

domingo, 18 de abril de 2021

¿LA VENERACIÓN DE IMÁGENES EN LA IGLESIA CATÓLICA ES UNA IDOLATRÍA?



 ¿La veneración de imágenes en la Iglesia Católica es una idolatría?

La idolatría no es igual a la veneración imágenes, es mucho más que eso. Los cristianos católicos no adoramos imágenes

Por: Fray Nelson Medina | Fuente: PildorasDeFe.net



Los católicos no adoramos imágenes, creemos en la Veneración de imágenes que es algo completamente distinta. El capítulo 20 del libro del Éxodo nos muestra la proclamación del Decálogo, la Alianza entre Dios y su pueblo. En ella encontramos un mandamiento al cual le dan mucha importancia nuestros hermanos no católicos (los que solemos llamar protestantes o hermanos separados). Ellos, al hacer la enumeración de los mandamientos, distribuyen el texto de modo distinto a nosotros, para ellos hay un mandamiento específico que es el que empieza con estas palabras:

“…No te fabricarás ídolos, ni imagen alguna de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o en el agua, y debajo de la tierra”,

Normalmente, en discusión sobre este tema, nos califican a los católicos de ser idólatras, tomando como base que allí dice que no nos hagamos imágenes para el culto y que cuando nosotros hacemos imágenes somos desobedientes a Dios y, por tanto, no somos el pueblo escogido por Él.


[X]

      

Quisiera que ellos tuvieran razón, quisiera que el problema de la idolatría fuera tan simple como evitar el yeso, el plástico, la madera o el mármol. Si el problema de las imágenes fuese una cosa tan sencilla ¡qué fácil sería la religión! Pero el tema es mucho más complejo y lo es en dos sentidos:


1.- El mismo Dios que dijo esto, luego mandó que se hicieran unas cuantas imágenes.

Al mismo Moisés le dijo en el libro de los Números que hiciera una serpiente de bronce. También le da instrucciones precisas para construir imágenes de querubines (seres celestiales) para colocarlos en el arca de la alianza. Quien ordenó esto fue el mismo Dios que inicialmente había dicho: “No te fabriques ídolos ni imagen alguna”, entonces ¿qué hacemos con esa aparente contradicción?

2.- El verdadero problema de las imágenes no es el yeso, ni la madera, ni el mármol, ni la piedra.

El problema real es que nosotros nos quedemos sólo en la imagen, lo cual no se resuelve suprimiendo los objetos, esto no suprime el problema que tiene el corazón humano de quedarse con ídolos.

Este tema es de la idolatría es mucho más amplio, más profundo, más complejo, porque vivimos teniendo ídolos. De modo que un no católico que tal vez reniega de todo tipo de imágenes, no por eso queda libre de todo tipo de ídolos. La idolatría no es equivalente a construir imágenes.


¿Cómo debemos entender este texto?

Debemos entenderlo como una primera elaboración pedagógica que quiere conducir al pueblo a la conciencia de que Dios siempre es más. A través de la legislación, Dios quiere conducir de la mano al pueblo para que aprenda lo que significa vivir en la verdad y en alianza con Dios.


¿Cómo tenemos que cumplir el mandamiento de las imágenes?

Teniendo conciencia plena de que Dios es más que todo aquello que ahora podemos contemplar, poseer, conocer y dominar. Dios es más que todo esto. Al contemplar nuestras instituciones, construcciones académicas, preferencias litúrgicas, estilos de evangelización, títulos adquiridos, seguridades temporales, personajes admirados... es decir, ante cualquier realidad creada, debemos repetirnos una y otra vez: ¡Dios es más! ¡Dios es el totalmente otro! ¡Dios es el que está siempre más allá! ¡Dios es el completamente trascendente!

Ese es el sentido profundo de este mandamiento, comprender y enraizarnos en esa absoluta trascendencia de Dios por sobre todo lo que hoy vemos y conocemos, es la manera de preservar nuestra fe en que ¡sólo Dios es Dios! Ese es el verdadero sentido de esta formulación, y ahí nos damos cuenta que eso es más intenso y más complejo que solo evitar yesos, maderas o plásticos.

Es más intenso porque es un ejercicio continuo donde tengo que preguntarme una y otra vez si la idea que tengo de Jesús es el verdadero Jesús, o una imagen falsa que me estoy haciendo a mi medida para satisfacer y justificar mi forma de vivir.

Es por ello que tengo que volver continuamente a la Palabra para que cuestione, agriete, derribe la imagen que tengo y me enseñe al verdadero Cristo, que es siempre más. Porque Jesús, “Dios con nosotros”, supera todo lo que pueda pensar:

Si quiero quedarme con un Jesús filósofo o pensador, voy a los Evangelios y encuentro una serie de textos y digo, no, me quedé corto, Cristo es más.

Tengo la idea que Cristo es un revolucionario social, si lo es en un sentido, pero voy a la Biblia, a los Evangelios y digo, no, Jesús es más que eso.

Miro a Jesús, aquel que tiene poder para curar las enfermedades, veo en El al gran taumaturgo, el gran obrador de milagros, pero voy ahí y digo: no, espérate, es que en la Pasión no hizo ningún milagro. Jesús es, también, más que eso.

Este mandamiento nos pone en un itinerario sin fin, nos pone en una purificación continua, porque lo que entiendo de servir a Cristo, y de quién es Cristo, y cómo quiere Dios que viva, continuamente lo tengo que estar revisando y permitir que Dios derribe mis esquemas, tengo que redescubrir a Jesucristo.


¿Quién es Cristo?

Tal vez tú creas que no tienes falsas imágenes de Cristo, también los discípulos creían que ya lo conocían, pero ante cada experiencia tenían que volver a replantearse lo que hasta ahora pensaban tener claro: creen que ya lo conocen, pero de repente este hombre se levanta todavía adormilado en medio de la tormenta y le manda al viento y al mar embravecido que se aquieten, así mueve las bases de los discípulos y de nuevo ellos se preguntan: “¿y este quién es?” Luego llega la transfiguración y de nuevo la cuestión: “¿y este quién es?” Para que posteriormente, en el momento doloroso de la cruz se resquebrajen todas las seguridades y vuelva a surgir: “¿y este quién es?”

Jesús es el que siempre está por descubrir, por conocer, y lo más hermoso de nuestra vida cristiana y especialmente de nuestra vida religiosa es eso, Jesús ¿Quién es Jesús?, es el que está siempre por conocer.

San Ignacio de Antioquia, obispo y mártir del circo Romano en el año 107, cuando iba camino al martirio decía: “ahora empiezo a ser hombre, empiezo a ser discípulo”, en ese momento antes de entregar su vida por Cristo, aún sentía que estaba empezando.

Dichoso el sacerdote, el religioso, la religiosa, dichoso todo cristiano que después de 20, 30 o 50 años, un día se queda mirando con admiración, con cierta perplejidad el Evangelio y dice: “estoy empezando a conocer a mi Señor, estoy empezando a conocer a mi Maestro”.

Dichoso aquel que no se hace imágenes de Cristo creyendo que ya lo conoce a perfección, sino que entiende que Cristo es más, que es aquel de quien siempre se puede aprender, al cual nunca poseo totalmente, aquel que siempre es nuevo, siempre es actual, siempre resplandece.

Ese es el sentido místico profundo y bello de eso que parece tan elemental, “no te harás imágenes, no te postres delante de ídolos”. Cristo siempre es más y tengo que conocerlo una y otra vez. Cada cosa de mi vida me lleva a descubrirlo de otro modo, como cada cosa de mi vida me lleva a conocerme un poco más.

A veces en nuestra vida suceden pecados escandalosos y vergonzosos que hacen que uno diga ¿cómo fui capaz de hacer eso?. Ya aprendiste otra cosa de ti, aprendiste que era posible que pasara, pero al mismo tiempo mi pecado sirve de ocasión para que redescubra el perdón y el poder transformante de Dios, percibiendo de un modo nuevo quién es Dios.

Cada pecado perdonado, cada alabanza bien hecha, cada acción de gracias de corazón, me lleva a descubrir quién es Dios. Ser creyente es estar descubriendo una y otra vez quién es Aquel que ha transformado mi vida.

lunes, 15 de marzo de 2021

SAN JOSÉ, HOMBRE JUSTO ELEGIDO POR DIOS

 




 San José, hombre justo elegido por Dios


Modelo de padre y esposo, patrón de la Iglesia universal, de los trabajadores, de infinidad de comunidades religiosas y de la buena muerte.

A San José Dios le encomendó la inmensa responsabilidad y privilegio de ser esposo de la Virgen María y custodio de la Sagrada Familia. Es por eso el santo que más cerca está de Jesús y de la Santísima Virgen María.

Nuestro Señor fue llamado “hijo de José” (Juan 1:45; 6:42; Lucas 4:22) el carpintero (Mateo 12:55).

No era padre natural de Jesús (quién fue engendrado en el vientre virginal de la Santísima Virgen María por obra del Espíritu Santo y es Hijo de Dios), pero José lo adoptó y Jesús se sometió a él como un buen hijo ante su padre. ¡Cuánto influyó José en el desarrollo humano del niño Jesús! ¡Qué perfecta unión existió en su ejemplar matrimonio con María!

San José es llamado el “santo del silencio” No conocemos palabras expresadas por él, sólo conocemos sus obras, sus actos de fe, amor y de protección como padre responsable del bienestar de su amadísima esposa y de su excepcional Hijo. José fue “santo” desde antes de los desposorios. Un “escogido” de Dios. Desde el principio recibió la gracia de discernir los mandatos del Señor.

Las principales fuentes de información sobre la vida de san José son los primeros capítulos de los evangelios de Mateo y de Lucas. Son al mismo tiempo las únicas fuentes seguras por ser parte de la Revelación.

San Mateo (1:16) llama a san José el hijo de Jacob; según san Lucas (3:23), su padre era Heli. Probablemente nació en Belén, la ciudad de David del que era descendiente. Pero al comienzo de la historia de los Evangelios (poco antes de la Anunciación), san José vivía en Nazaret. Según Mateo 13:55 y Marcos 6:3, san José era un “tekton”. La palabra significa en particular que era carpintero. San Justino lo confirma (Dial. cum Tryph., lxxxviii, en P. G., VI, 688), y la tradición ha aceptado esta interpretación.

Si el matrimonio de san José con la Santísima Virgen ocurrió antes o después de la Encarnación aún es discutido por los exegetas. La mayoría de los comentadores, siguiendo a santo Tomás, opinan que en la Anunciación, la Virgen María estaba sólo prometida a José. Santo Tomás observa que esta interpretación encaja mejor con los datos bíblicos.

Los hombres por lo general se casaban muy jóvenes y san José tendría quizás de 18 a 20 años de edad cuando se desposó con María. Era un joven justo, casto, honesto, humilde carpintero… ejemplo para todos nosotros.

La literatura apócrifa, (especialmente el “Evangelio de Santiago”, el “Pseudo Mateo” y el “Evangelio de la Natividad de la Virgen María”, “La Historia de San José el Carpintero”, y la “Vida de la Virgen y la Muerte de San José) provee muchos detalles pero estos libros no están dentro del canon de las Sagradas Escrituras y no son confiables.



(Fuente: “Primeros cristianos”)

IMÁGENES DE SAN JOSÉ A COLORES Y PARA COLOREAR DE PATRIS CORDE